Reuters.- El viceprimer ministro chino, Liu He, visitará Estados Unidos esta semana para asistir a las conversaciones comerciales, se dijo desde Pekín, poniendo paños fríos a una escalada en las tensiones después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, prometió imponer nuevos aranceles al gigante asiático.

Funcionarios estadounidenses han acusado a China de dar marcha atrás en los compromisos que asumió durante meses de negociaciones para terminar con su guerra comercial. Eso llevó a Trump a amenazar con nuevos aranceles a productos chinos.

Los gravámenes más altos entrarán en vigencia el viernes si no se llega a un acuerdo para ese entonces, dijo el lunes a la prensa el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en una sesión informativa que arrojó dudas sobre las perspectivas de un acuerdo.

Giro negativo

El giro negativo en las expectativas sobre las conversaciones sacudieron a Wall Street, provocando que los principales índices de acciones perdieran más de 1 por ciento. Los rendimientos de los bonos y los precios del crudo también declinaban.

El Ministerio de Comercio chino confirmó que Liu, que lidera las conversaciones para Pekín, visitará Estados Unidos el 9 y 10 de mayo, sólo dos días en vez de los tres que estaban previstos originalmente.

Una persona con conocimiento de las conversaciones dijo a Reuters que los negociadores chinos intentaron revertir los acuerdos anteriores de reformar las leyes chinas para reflejar los cambios en las políticas en una gama “integral” de temas.

Sería difícil superar este contratiempo y llegar a un acuerdo sobre otros puntos conflictivos, como los subsidios y el acceso a la computación en la nube, en solo dos días de conversaciones, agregó la fuente.

En reserva

La respuesta de China ante la perspectiva de nuevos aranceles se ha mantenido en reserva. El martes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, dijo en una conferencia de prensa que el respeto mutuo es la base para alcanzar un acuerdo comercial.

“Agregar aranceles no puede resolver ningún problema”, dijo Geng. “Las conversaciones son, por su naturaleza, un proceso de discusión. Es normal que ambas partes tengan diferencias”.

La disposición de Pekín de continuar con las negociaciones tras los tuits de Trump demuestra que el gigante asiático mantendrá la calma y que “se centrará en las conversaciones en lugar de involucrarse en una guerra mediática”, dijo en un editorial el diario Global Times.

En una columna, el Diario del Pueblo del Partido Comunista, dueño del Global Times, dijo que China ha sorteado antes las amenazas de Estados Unidos y que mantendrá la calma.

“China tiene plena confianza en enfrentar todas las posibles dificultades y desafíos en el proceso de consultas económicas y comerciales entre China y Estados Unidos, razón por la cual China siempre ha podido mantener su compostura”, aseguró el medio.

También te puede interesar:

Así pretende el gobierno luchar contra la informalidad en la economía

 

 

Siguientes artículos

Myanmar libera a periodistas de Reuters detenidos desde fines de 2017
Por

Wa Lone y Kyaw Soe Oo, periodistas de Reuters detenidos en Myanmar en 2017 acusados, fueron liberados como parte de un i...