Reuters.- Los países del hemisferio norte pueden esperar olas de calor más largas en verano y más días consecutivos de fuertes lluvias con consecuencias dañinas si se superan los objetivos acordados a nivel internacional para limitar el calentamiento global, advirtieron científicos.

Un estudio publicado en la revista Nature Climate Change dijo que los días más calurosos que el promedio se agruparán si el mundo se calienta 2 grados Celsius por encima de los tiempos preindustriales, alargando la duración de los futuros períodos calurosos.

Las temperaturas globales ya han subido cerca de 1°C y están en camino de aumentar al menos 3°C si los estados reducen las emisiones que cambian el clima de acuerdo con los planes elaborados hasta la fecha.

“Nuestro estudio encontró que si el mundo se calienta a 2°C por encima de los niveles preindustriales, podríamos ver un cambio significativo en las condiciones climáticas del verano desde los patrones que conocemos hoy”, dijo el autor principal, Peter Pfleiderer, del grupo de investigación Climate Analytics y de la Universidad de Humboldt.

“El clima extremo se volvería más persistente: los períodos cálidos y secos, así como los días consecutivos de fuertes lluvias, se alargarían”, señaló.

A medida que las olas de calor y la sequía se vuelven más prolongadas, el daño que causan a la salud, los ecosistemas, la agricultura y la economía crece “significativamente”, según los científicos, mientras que varios días de fuertes lluvias aumentan el riesgo de inundaciones severas.

Varios períodos de clima cálido y seco en 2018, cada uno de ellos con varias semanas de duración, contribuyeron a pérdidas del 15% en la cosecha de trigo en Alemania, indicaron.

Y en Estados Unidos, los últimos 12 meses han sido los más húmedos de la historia, con semanas de lluvias casi continuas en las regiones centrales que inundaron franjas de tierras de cultivo.

Los investigadores hallaron que si las temperaturas aumentan 2°C, la probabilidad de que los períodos de calor duren más de dos semanas aumenta en un 4% en comparación con la actual en las latitudes medias del norte, que incluyen gran parte de Europa, América del Norte y Asia Central y del Norte.

La probabilidad de al menos siete días consecutivos de fuertes lluvias sería un 26% mayor en esa misma zona.

El coautor Carl-Friedrich Schleussner dijo que el estudio mostró que limitar el calentamiento a 1,5°C, el límite inferior que los gobiernos acordaron en el pacto climático firmado en París en 2015, reduciría esos impactos “considerablemente”, destacando la necesidad de “medidas urgentes” para reducir aún más las emisiones de calentamiento del planeta.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, hizo sonar la alarma recientemente por los nuevos datos que muestran que julio de 2019 fue el mes más cálido jamás registrado. Asimismo, instó a los líderes a asistir a una cumbre que organizará en septiembre con ofertas concretas para fortalecer la acción climática.

Las ciudades europeas se han sofocado durante este verano boreal con olas de calor récord en las que países como Reino Unido, Alemania y Francia han marcado sus temperaturas máximas históricas.

Holanda dijo que registró casi 400 muertes adicionales por el calor extremo, que es especialmente peligroso para las personas mayores, los bebés y las personas con afecciones médicas preexistentes, como enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Planificación

Roop Singh, del Centro Climático de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, dijo que hay una “gran brecha de investigación” sobre los niveles en que las altas temperaturas comienzan a afectar a la salud en los contextos locales, especialmente en el mundo en desarrollo.

“A menos que comprendamos cómo impacta el calor extremo a las personas, es más difícil comenzar a planificarlo y convencer a las personas (para que actúen)”, dijo en un acto sobre olas de calor y ciudades la semana pasada.

El mes pasado, la Cruz Roja lanzó una guía para ayudar a las ciudades en rápida expansión a advertir de manera más efectiva a los residentes cuándo se pronostica calor extremo y minimizar los perjuicios a la salud pública.

La guía insta a las ciudades a diseñar un plan de acción contra el calor y adoptar medidas como abrir edificios públicos como “refugios frescos”, establecer líneas telefónicas de ayuda y visitar a las personas vulnerables en sus hogares.

Se aconseja a las ciudades que incorporen los riesgos del calor en sus planes urbanos a largo plazo, planten más árboles para dar sombra, pinten los techos de los edificios con colores claros para reflejar mejor el calor y designen zonas libres de automóviles, entre otras medidas.

La Red Global de Información sobre la Salud del Calor (GHHIN, por sus siglas en inglés), que reúne a organizaciones que trabajan en el problema, dijo que a nivel nacional solo alrededor de una cuarta parte de los países tienen planes de acción para limitar el impacto del calor en la salud.

Kate Strachan, que trabaja en el impacto del cambio climático en el brazo africano de ICLEI, una organización que trabaja con los gobiernos locales en materia de sostenibilidad, dijo que la mayoría de las ciudades de su región carece de planes formales de calefacción.

Sin embargo, algunos como Ciudad del Cabo están haciendo cambios más pequeños, como agregar fuentes de agua, aspersores y más árboles, señaló.

En el futuro, los riesgos de calor deberían incorporarse en los planes nacionales para adaptarse al cambio climático, agregó, y las ciudades necesitan nuevos enfoques para las áreas más deprimidas, que hasta ahora han sido descuidadas y carecen de recursos para lidiar con el aumento del calor.

Lee también: Jubilación a la europea: profesionistas compran una aldea y planean retiro conjunto

 

Siguientes artículos

Fortuna Silver detiene operaciones en mina San José, en Oaxaca, por accidente
Por

La mina se detendrá durante un día por razones de seguridad y ya se abrió una investigación para determinar las causas d...