Por Alex Knapp

Los errores son oportunidades de aprendizaje. Y al pensar en Star Wars, olvidémonos de las precuelas y enfoquémonos en la trilogía original. Esas tres películas tienen mucho que enseñarnos sobre los estilos de liderazgo.

En particular, el Imperio Galáctico me parece un ejemplo por excelencia de cómo no dirigir una organización de manera efectiva. Echemos un vistazo a cinco de los mayores errores del Imperio y veamos cómo puedes evitarlos en tu propia organización.

Lee también: Cinco lecciones de liderazgo de los Caballeros Jedi

PUBLICIDAD

 

1 Construir una organización alrededor de personas particulares, en lugar de instituciones.

Tal vez el error más grande cometido por el Imperio Galáctico es su enfoque singular en la preservación del poder para el Emperador y algunos de sus lacayos elegidos. Hay una línea constante que vemos comenzando con A New Hope y llega hasta el final con Return of the Jedi, la del Emperador consolidando más y más poder en sus propias manos y la de su mano derecha, Darth Vader. En A New Hope, el Senado Galáctico se disuelve en favor de los gobernadores regionales seleccionados a mano por el Emperador. Para el marco temporal de Return of the Jedi el único consejero del Emperador es Darth Vader, y su desconfianza en su organización es tan completa que su único plan de sucesión es un intento desesperado de robar a Luke Skywalker a la Alianza Rebelde y lograr que se una su organización. Cada vez que tus planes futuros dependen de obtener una estrella en ascenso de una organización rival para unirse a tu equipo, sabes que tienes algunos problemas institucionales graves.

Como dejan en claro los acontecimientos de la película, las muertes del Emperador y Darth Vader prácticamente eliminaron cualquier oportunidad de sucesión. Una organización de presencia galáctica fue derrotada simplemente eliminando a dos personas clave. A pesar de sus décadas de maquinaciones, la organización de Palpatine apenas duró un día después de su ausencia.

Qué aprendimos: Tu organización debe estructurarse para que el talento se desarrolle en todos sus niveles, a fin de garantizar un funcionamiento sin problemas y que sea fácil para las personas ascender en la organización en caso de que personas clave se vayan. La responsabilidad debe distribuirse en varios frentes, de modo que no se produzca el caos si no se puede llegar a una persona. Los planes de sucesión realistas son vitales para desarrollar una organización perdurable.

 

2 Privar a las personas de la oportunidad de tener una participación en la organización.

Al consolidar su poder, el Emperador no solo se aseguró de que su organización no sobreviviera a su muerte, también privó a una motivación clave tanto para sus empleados como para el público en general: la sensación de tener un interés en el éxito de la organización. El Emperador disolvió el Senado Galáctico, eliminando la idea de cualquier participación democrática en el gobierno. Borró todas las referencias a la Fuerza, por lo que ya no existía ninguna ideología guía. Su única idea para mantener el control del Imperio fue la construcción de la Estrella de la Muerte, con la teoría de que, en palabras de GrandMoff Tarkin, “El miedo mantendrá los sistemas locales en línea. El temor a esta estación de batalla”. De manera similar, mientras en la primera película de Star Wars había una escena en la que los oficiales de la Armada Imperial discutían la estrategia, por para Return of the Jedi, estaba claro que ya no se solicitaban más comentarios. El Emperador o Vader daban órdenes y eso fue todo. No más discusión.

Pero como se demostró hábilmente en este intercambio en la película Office Space, ésta es la peor manera posible de obtener el mejor trabajo de sus empleados. El miedo, combinado con una sensación de impotencia, solo inspira la mínima cantidad de trabajo:

Peter Gibbons: Verás, Bob, no es que sea flojo, es que simplemente no me importa.

Bob Porter: ¿No te importa?

Peter Gibbons: Es un problema de motivación, ¿de acuerdo? Si me desgasto e Initech vende algunas unidades adicionales, no veo un céntimo más, entonces, ¿dónde está la motivación? Y he aquí otra cosa, tengo ocho jefes diferentes ahora mismo.

Bob Porter: ¿Ocho? Peter Gibbons: Ocho, Bob. Entonces eso significa que cuando cometo un error, tengo ocho personas diferentes que vienen para contarme al respecto. Esa es mi única motivación real: no ser molestado, eso y el miedo a perder mi trabajo. Pero, ¿sabes, Bob?, eso solo hará que alguien trabaje lo suficientemente duro como para que no te despidan.

Qué aprendimos: Para obtener el mejor trabajo de las personas de tu organización, debes solicitar sus comentarios, involucrarlos en el proceso de toma de decisiones y asegurarse de que tengan interés en el éxito de la organización.

 

3 No tener tolerancia al fracaso.

En una primera parte del Empire Strikes Back, el Imperio intentó acabar con la Alianza Rebelde de una vez por todas en la Batalla de Hoth. Sin embargo, debido a que el Almirante Ozzel sacó a la Flota Imperial de la velocidad de la luz demasiado cerca del sistema Hoth, la Alianza Rebelde pudo detectar el acercamiento Imperial y rápidamente comenzó su defensa. Enfurecido por este error, Darth Vader usó la Fuerza para asfixiar al Almirante Ozzel hasta la muerte. El Capitán Piett, el segundo al mando de Ozzel, luego fue ascendido a Almirante y se le dio el mando de la Flota Imperial.

Este rápido y decisivo castigo del fracaso es un gran error de gestión. En primer lugar, los errores son inevitables, especialmente en momentos en que se necesitan decisiones rápidas sobre información incompleta. En lugar de simplemente matar al Almirante Ozzel, Vader debería haber intentado dirigirlo a un curso de acción que corrigiera su error. En lugar de eso, lanzó a la Flota Imperial al caos organizacional cuando un sinnúmero de oficiales repentinamente fueron empujados a nuevos roles y responsabilidades sin la oportunidad de aprender sobre ellos. Este caos organizacional fue indudablemente clave para la capacidad de los rebeldes de escapar en masa, incluso mientras volaban peligrosamente cerca de la Flota Imperial.

Incluso más allá de este único error, al adoptar un estilo de gestión “asfixiante”, Vader desarrolló una cultura organizacional que estaba destinada a ser débil. Las personas tendrían miedo de ofrecer comentarios o sugerencias, eligiendo en su lugar seguir órdenes al pie de la letra. Esto asegura que las decisiones se toman a un nivel muy alto, y cualquier persona bajo esos niveles carecerá de iniciativa o la capacidad de actuar de acuerdo con su conocimiento local. Además, al castigar el fracaso con tanta dureza, el Imperio proporciona un incentivo para que las personas dentro de la organización lleven a sus superiores al fracaso. Después de todo, la forma más rápida de promoción en el Imperio es que su jefe cometa un error, por lo que es en su propio interés asegurarse de que lo haga.

Qué aprendimos: es esencial recordar que el fracaso es el motor del éxito. Los errores son inevitables, pero la clave para hacerlos es aprender de ellos. También es vital garantizar que las organizaciones sean flexibles, capaces de adaptarse rápidamente a las condiciones cambiantes y que permitan la iniciativa y la acción rápida en todos los niveles, incluso si eso lleva a algunos errores.

Lee también: Cinco lecciones de liderazgo de los Caballeros Jedi

 

4 Enfocar todos los esfuerzos de la organización en un solo objetivo y no considerar alternativas.

Cuando se trataba del éxito del Imperio Galáctico, el Emperador tenía una sola idea con la que estaba absolutamente obsesionado: construir la Estrella de la Muerte. La finalización de la Estrella de la Muerte, con su capacidad de destruir planetas enteros, fue la obsesión del emperador. En ningún momento vemos alguna alternativa abordada. No hay escenas entre Darth Vader y el Emperador debatiendo la viabilidad de construir una segunda Estrella de la Muerte tan pronto como la primera fue destruida. Nadie sugiere al Emperador que sería más inteligente desarrollar formas más flexibles para que el Imperio destruya los planetas, como la combinación de la potencia de fuego de varios Destructores Estelares a la vez.

El único otro objetivo que vemos que el Emperador persigue, aparte de la destrucción de los Rebeldes, es lograr que Luke Skywalker se vuelva hacia el Lado Oscuro y suceda a Darth Vader y posiblemente al mismo Emperador. Como se discutió anteriormente, tener un solo plan de sucesión, basado completamente en conseguir que un jugador clave de una organización rival cambiara de opinión, mostró una notable falta de previsión. Esta obsesión única con una forma de tener éxito es algo que debilitó no solo al Imperio Galáctico, sino también a muchas otras organizaciones a lo largo de la historia. Kodak se enfocó en el filme incluso después de la llegada de la tecnología digital.

Qué aprendimos: Es vital ser flexible y adaptable a las circunstancias cambiantes. Siempre debes considerar alternativas a tu curso de acción y desarrollar múltiples planes para alcanzar metas particulares en caso de que uno o más planes no funcionen.

 

5 No aprender de los errores.

El Imperio Galáctico dedicó años, una enorme cantidad de dinero y una enorme cantidad de mano de obra a construir la Estrella de la Muerte. Después de que se construyó, la Estrella de la Muerte solo completó con éxito una misión antes de que fuera destruida por los Rebeldes. ¿La respuesta del Imperio? Construye una Estrella de la Muerte más grande y nueva para atraer a la Alianza Rebelde. En el segundo caso, la Estrella de la Muerte ni siquiera se completó antes de que los Rebeldes lograran destruirla de nuevo.

A pesar de que la Fuerza fracasó en su intento por asfixiar al Almirante Ozzel para mejorar el rendimiento de la Flota Imperial, Vader Force estranguló al Capitán Needa después de su fracaso en capturar el Halcón Milenario poco después.

Tanto el Emperador como Vader estaban obsesionados con convertir a Skywalker al Lado Oscuro, incluso después de que Skywalker dejó en claro que prefería morir antes que abandonar la Alianza Rebelde o unirse a quien resultaría ser su padre.

Podemos ver un patrón aquí. Quizás el Emperador y Vader fueron cegados por su éxito al tomar el control de una república milenaria y convertirla en un Imperio, pero está claro que se confiaron en sus propias habilidades. A pesar de cometer los mismos errores una y otra vez, todavía se movían obstinadamente, ciegamente hacia adelante sin cambiar el rumbo. Y luego siguieron avanzando sin cambiar sus caminos hasta que el Imperio fue destruido.

Qué aprendimos: Si bien es admirable no permitir que los contratiempos te impidan perseguir tus objetivos, es vital aprender de cada falla para corregir tu curso de acción. Si no aprendes de tus errores y los repites inevitablemente conducirás a la destrucción de tu organización.

 

Conclusión

En última instancia, el Imperio Galáctico fracasó como una organización duradera debido a un liderazgo increíblemente defectuoso en la parte superior. Al construir una cultura organizacional basada en el miedo, la falta de independencia y la falta de voluntad para adaptarse a las circunstancias cambiantes, el Emperador preparó el escenario para su propio fracaso inev

 

Siguientes artículos

Burnout: un síndrome, cuestión de empresa
Por

La confusión en los ambientes empresariales entre la capacidad multitasking y el agotamiento silencioso es digna de clar...