Por Fabio Irino*

Un estudio reciente realizado por Accenture encuestó a 200 altos ejecutivos de TI en compañías con ingresos superiores a mil millones de dólares a lo largo de siete países en 10 industrias, para conocer los factores de éxito de todas las organizaciones que comenzaron su viaje a la nube. Lo que descubrimos fue que dos tercios de ellos no estaban logrando todos los beneficios de implementar está tecnología, siendo las barreras principales la seguridad, los impactos a nivel de aplicación y la complejidad de los cambios operativos y de negocios.

El viaje de la migración a la nube hacia una mayor innovación y eficiencia es más complejo de lo que la mayoría de las empresas anticipan. Y tarda más en completarse. Para la mayoría de las empresas, el viaje hacia la plena realización de los beneficios puede durar entre tres y cinco años. El modelo de nube empleado por las organizaciones parece influir en su capacidad para entregar los resultados específicos. Las compañías que usan nubes privadas tienden a quedarse atrás con respecto a sus contrapartes que utilizan la nube pública o los modelos híbridos, con 28%, 42% y 38%, respectivamente, diciendo que han alcanzado sus resultados esperados.

En cuanto a las barreras para realizar los beneficios de la nube, los más citados fueron el riesgo de seguridad y cumplimiento, identificado por el 65% de las empresas, seguido de la complejidad del cambio empresarial y organizativo mencionado por 55% de los encuestados, la infraestructura heredada y/o la expansión de aplicaciones con un 43% y la falta de habilidades en la nube dentro de la organización con 42%.

¿Cómo superar estos retos?

Los encuestados mismos opinaron que los servicios de nube administrados podrían ser el camino hacia la obtención de beneficios, con un 87% que indica que considerarían usar un proveedor de servicios. Curiosamente, cuando se les pidió que calificaran los beneficios que hacen que los servicios en la nube sean atractivos, calificaron el acceso a las habilidades correctas como el principal beneficio.

Estos hallazgos dan a las empresas una pausa para reflexionar, y en lugar de que la nube se trate como una idea de último momento, las empresas necesitan una estrategia integrada de “nube por diseño”, considerando la perspectiva de negocios desde un principio, comprometiéndose por adelantado a reunir todas sus aplicaciones, datos, Inteligencia Artificial y seguridad, todo bajo un caso de negocio acordado a nivel organización. De esa manera, pueden construir un ecosistema totalmente integrado que ofrecerá más valor a una velocidad más alta, permitiendo la interoperabilidad de las aplicaciones en todo el espectro de la nube y liberando un valor atrapado sustancial mediante el análisis y el intercambio de datos.

Alrededor del mundo ya se están viendo casos de éxito que son el resultado de una migración a la nube muy alineada con los objetivos de la organización. Una compañía líder del mercado de plataformas de transmisión con sede en el Reino Unido que ha adoptado completamente la tecnología de nube pudo realizar cambios a gran escala, agregar funcionalidad para sus espectadores y mejorar funciones con mayor frecuencia. Al mismo tiempo al aprovechó el análisis de datos para convertir alrededor de 370 millones de puntos de datos de uso anónimo por día en inteligencia procesable. Como resultado, en un plazo de 18 meses, pudieron implementar una experiencia de usuario de próxima generación en más de tres millones de hogares.

Sin embargo, incluso con este enfoque, todavía puede haber desafíos en torno a la complejidad. Para resolver esto, las empresas deben adoptar un enfoque estructurado paso a paso, esto podría significar comenzar con un conjunto de aplicaciones que se pueden mover fácilmente, luego decidir cuáles abandonar y cuáles transformar en la nube.

De esta manera, la nube también se convierte en un habilitador para el desacoplamiento digital: el uso de nuevas tecnologías, metodologías de desarrollo y métodos de migración para construir nuevos sistemas que se ejecutan sobre sistemas heredados. ¿El resultado? Las organizaciones pueden desacoplar gradualmente sus sistemas centrales, migrando funcionalidades y datos críticos a nuevas plataformas al ritmo que más les convenga.

El mensaje es claro, en lugar de ver la nube como una oportunidad para eliminar costos de los sistemas existentes, las empresas necesitan un enfoque holístico que se dirija explícitamente al desbloqueo del valor comercial a través de la transformación digital. Debería ser encabezado por el movimiento de aplicaciones y datos a la nube de manera integrada, manteniendo una alineación estrecha entre la estrategia comercial y los habilitadores de tecnología. Como confirma nuestro estudio, cuando se trata de la nube, todavía hay una brecha entre la aspiración y la realidad para muchas empresas, pero con una estrategia integrada de nube por diseño, las brechas pueden desaparecer.

*Líder de Technology Consulting para Accenture México.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La nueva movilidad y la industria de los seguros
Por

Las aseguradoras han estado vigilando de cerca los nuevos desarrollos de transporte, como los autos autónomos o la telem...