Por Martín Hoz*

Las redes sociales se han integrado estrechamente en nuestra vida cotidiana. Ya no se limita a una herramienta para compartir reflexiones personales y fotografías con nuestros amigos más cercanos, sino que ha evolucionado hasta convertirse en un medio abarcador que utilizamos considerablemente con diferentes propósitos: entretenimiento y noticias hasta negocios y networking, entre otros.

De hecho, las estadísticas revelan que el uso diario promedio de las redes sociales ha aumentado a 135 minutos por día mundialmente, con las generaciones más jóvenes entre los usuarios más comunes, con encuestas revelando que los adolescentes pasan un promedio de un tercio de sus días en las redes sociales.

Junto con esta creciente dependencia en las redes sociales como medio preferido para entretenimiento y conexión, también estamos presenciando una mayor tendencia a la filtración de datos. Aún recordamos el fallo del software de Twitter, que expuso las contraseñas de sus usuarios legiblemente en su sistema informático interno. Ahora es más importante que nunca tomar las medidas de seguridad en línea adecuadas con el fin de proteger nuestra información personal.

PUBLICIDAD

A continuación, se incluyen algunos consejos fáciles de seguir, pero fundamentales que recomendamos para mantener nuestra información protegida:

  • Recuerde que las redes sociales son públicas en esencia. La privacidad desaparece en el mundo de las redes sociales. Todo contenido publicado, será conocido por amigos y potencialmente por completos extraños. Sea cuidadoso sobre los detalles personales y laborales que revela, siendo consciente que una vez hecho, la información revelada sale de su control y puede ser conocida por cualquiera en el presente o futuro.
  • Controle las conexiones de redes sociales. Los cibercriminales suelen configurar sitios o cuentas falsas y luego solicitan que las agreguen como amigo con el fin de robar datos o engañarlo a que haga clic en enlaces a sitios maliciosos. Antes de conceder amistad con algún perfil, intente validar que sea de una persona real. Observe detenidamente su información. Jamás haga clic en los enlaces que reciba a través de mensajes privados, especialmente de un extraño. Verifique antes, no actuar aceleradamente puede evitarle ser hackeado.
  • Comprenda y siga prácticas seguras en línea. Esto incluye limitar la información personal fácilmente accesible, configuraciones de privacidad en diferentes aplicaciones, y otros filtros para mantener su información protegida. Active los controles parentales en las redes sociales si es que hay menores que tienen acceso desde el mismo dispositivo. También vigile su información de tarjetas de créditos en el momento de comprar en línea, y revise sus transacciones regularmente.
  • Establezca prácticas seguras de contraseñas. Cambiar sus contraseñas en períodos de dos o tres meses, y usar diferentes a través de las distintas plataformas contribuye a la seguridad de su información personal. Aunque muchas redes cuentan con alertas al usuario si sufre de intentos indebidos en su cuenta, si no comparte las mismas contraseñas para sus otras plataformas puede estar tranquilo. Además, habilitar la autenticación de dos factores evita que los hackers accedan con facilidad en sus correos electrónicos o cuentas bancarias.
  • Actualización regular de dispositivos. Actualizar periódicamente todos sus dispositivos es imprescindible para proteger la información personal. Hacer un inventario de los dispositivos conectados al internet y luego consultar en línea las vulnerabilidades para asegurar que estos dispositivos ejecuten los últimos parches y versiones recientes de sus sistemas, al menos dos veces al año, para limitar cualquier amenaza potencial.

Protegernos a nosotros mismos ya no se limita a mirar hacia ambos lados al cruzar la calle o no abrirles la puerta a desconocidos. En el mundo digital actual, también estamos expuestos a riesgos e inseguridad que exigen que protejamos nuestra información personal. Desafortunadamente, así como la tecnología ha evolucionado, la inseguridad también lo ha hecho y el cibercrimen se ha convertido en parte de nuestra nueva realidad, por lo que debemos implementar prácticas para protegernos en las redes sociales y en un mundo cada vez más interconectado.

*Vicepresidente de Ingeniería de Preventa y Servicios Postventa de Fortinet para América Latina y el Caribe.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

aurelio-nuño-sep
La lucha anticorrupción comienza en la escuela
Por

La corrupción es un gran lastre para el crecimiento y el desarrollo económico de los países. La lucha contra esta es tar...