Para la coyuntura nacional, en la que necesitamos replantear las rutas de desarrollo de México, encuentro trascendental que entendamos nuestras ventajas y desventajas competitivas y los factores que nos podrían encaminar hacia la convergencia económica con los países desarrollados. Por ello, en las próximas entregas compartiré una serie de artículos sobre este tema, empezando con un análisis sobre la productividad del capital, qué es y por qué importa.

A finales de septiembre, el World Economic Forum (WEF) publicó su reporte anual sobre competitividad, en el cual compara este indicador en 137 países. México se ha mantenido en el lugar 51 en los últimos dos años. El WEF define la competitividad como el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan la productividad. El resultado de este ranking es importante, primero por la resonancia que tiene el índice en el mundo; y, segundo, porque la productividad es el indicador que determina el potencial de crecimiento de un país en el largo plazo. Pero, entonces, ¿qué es la productividad?

Podemos definir la productividad como la eficiencia de dos factores: el capital y el trabajo, para transformar insumos en productos o servicios que generen riqueza. Podemos simplificar este concepto con el clásico ejemplo de una fábrica, donde el capital sería la inversión del empresario en maquinaria y equipo de transporte. El trabajo es la cantidad de horas trabajadas por sus empleados. La productividad mide las unidades de producción que resultan de cada peso invertido por el empresario y cada hora trabajada por sus empleados.

Sin embargo, no debemos ver la productividad como un concepto aislado (que nos dice solamente qué tan capacitado está un trabajador o qué tan moderna es una máquina), sino como un elemento ajustado a los costos.

PUBLICIDAD

Ante dos fábricas con niveles similares de productividad, el empresario invertirá en la fábrica más eficiente, sí, pero también en aquella cuyo costo de productividad sea menor. La productividad ajustada al costo determina, así, la tasa de retorno que las inversiones pueden obtener en un país.

De acuerdo con Ray Dalio, en su estudio sobre productividad de 2015, el costo de un trabajador educado, ajustado por productividad, en México es 68% menor que en Estados Unidos y 82% que en Alemania. Otro indicador muy importante para la productividad es cómo se comporta la inversión en un país. Tanto para atraer inversión extranjera, como para retener la inversión nacional, es fundamental que las mismas perciban: I) un potencial atractivo, reflejado en los retornos esperados de inversión; y, II) un cierto grado de certidumbre para que estos retornos se materialicen.

Desde 1994, la inversión extranjera directa (IED) de México ha representado, en promedio, sólo 13% de la inversión total en el país, con todo y TLCAN. Este dato nos da cierta perspectiva, en especial, en medio de las tensiones comerciales con Estados Unidos, y nos ayuda a entender que lo importante es asegurarnos de ser un país atractivo para todas las inversiones, independientemente de su origen geográfico. Importa más que México fortalezca sus indicadores de productividad para volverse más atractivo a las inversiones, y no tanto que se dedique a atraerlas de una en una. Haciendo lo propio, lo demás llegará por sí solo.

Notas

  1. Otra fuente de capital es la inversión del gobierno. El gobierno mexicano invierte mal. De acuerdo con Jonathan Heath, entre 2010 y 2015, el crecimiento promedio anual de la economía pudo haber sido 0.4% más, sin la inversión de éste.
  2. México está entre los cinco países con menor inversión privada respecto a su PIB (14%) de los 20 que mide Ray Dalio, a pesar de que nuestra tasa de ahorro respecto al ingreso (9%) es la sexta más alta. El bajo nivel de ingreso relativo que tienen los mexicanos nos habla de la urgencia de incrementar su productividad.

 

Contacto:

Twitter: @a_legorreta / @OpcionaMX

Facebook: @opcionalacorrupcion

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Rusia quiere que la Fuerza Aérea Mexicana vuele su caza de última generación
Por

Ilia Tarasénko, Director general de MiG, la empresa rusa de aeronáutica, dice quiere que la Fuerza Aérea Mexicana vuele...