Mucho. Hay diversas maneras de medir nuestra relevancia como país a nivel mundial, y en casi cualquier rubro somos un “peso pesado”. Cultura, turismo, biodiversidad, economía y muchas otras variables nos permiten ser un país donde, si abordamos con seriedad nuestros enormes retos, podremos dar un gran salto hacia el progreso que muchos estamos imaginando y por el que estamos trabajando.

Si dividimos todos los países del mundo en porcentaje, México estaría consistentemente entre el selecto grupo del 5 y 10% de naciones más importantes en tamaño de economía, territorio, consumo y población. Para el año 2030, nuestra población será más grande que la de Rusia y nuestro PIB per cápita es mayor que el de Brasil, China o India.

Junto con India, México es uno de los países emergentes que presentan mayor crecimiento estimado en su fuerza laboral y clase media para las siguientes décadas. Quizás este gran mercado interno y su dinamismo sea un factor importante para explicar el interés de tantas empresas por entrar en México y poder participar en nuestro mercado.

Para muestra, un botón: Hace unas semanas, Amazon lanzó en México su “Amazon Prime Day”, con lo que nos convertimos en uno de los 13 países del mundo (el único emergente, junto con India) donde Amazon tiene un servicio local. Este hecho pone en claro que nuestro poder de compra está creciendo.

PUBLICIDAD

Además, México es un destino atractivo para producir bienes: tenemos el lugar 12 como exportadores, y el segundo emergente después de China, y exportamos 374,000 millones de dólares (mdd), el equivalente a Brasil y Australia juntos.

México está globalizado y, dentro de la cadena de valor mundial, es el país con más acuerdos comerciales del mundo, y el decimonoveno mayor receptor de inversión extranjera directa, con casos de éxito reciente, como las siete rondas de la reforma energética, donde se comprometieron cerca de 50,000 mdd, en un contexto difícil, con bajos precios del petróleo y baja inversión en el sector, una clara señal de la confianza de los inversionistas.

En geografía, somos también privilegiados, gracias a la frontera con Estados Unidos y nuestros dos océanos. Incluso, el hecho de que el tiempo de vuelo entre la CDMX y NY o San Francisco sea menor que el que separa esas dos ciudades norteamericanas nos deja ver el enorme potencial de desarrollo que aún tenemos en comercio, turismo, conocimiento, etc.

Sin embargo, los mercados financieros todavía no reflejan del todo la relevancia de nuestro país en el mundo. A pesar de que el peso mexicano se pelea con el yuan chino por el primer lugar como la moneda más intercambiada de países emergentes, la bolsa de valores no ha tomado aún la relevancia que le corresponde.

La bolsa de valores refleja la actividad empresarial de un país y, por lo general, es un vehículo para que los inversionistas participen en el desarrollo económico. México no es la excepción. Sin embargo, el nivel de inversión en bolsa no corresponde al tamaño de nuestra economía. La Bolsa Mexicana sólo representa el 0.51% de la capitalización de mercado global, mientras que el PIB de México equivale al 2% del PIB mundial.

Así podemos verlo en diferentes ejemplos. Tal es el caso del índice de mercados emergentes, denominado MSCI, el cual está invertido en un 70% en cinco bolsas: China (HK), Corea del Sur, Taiwán, India y Brasil. En este índice, Taiwán constituye el 12%, mientras que México sólo el 3%, cuando nuestra economía es dos veces más grande y exportamos 20% más.

La asignación actual del capital global tiene como consecuencia que el mercado de valores mexicano esté valuado de manera menos eficiente. Por definición, éste es el caldo de cultivo para las oportunidades de inversión y también la muestra de que hay acciones claras que debemos realizar para corregir esta brecha.

Somos muchos los mexicanos que trabajamos cada día para combatir nuestros principales problemas (impunidad, corrupción, deficiente educación, falta de oportunidades) y detonar el máximo potencial de nuestro país, pero es importante hacer una pausa y analizar las áreas donde vamos por buena ruta. México puede dar ese gran salto que imaginamos, pero, para lograrlo, todos debemos hacer nuestra tarea.

 

Contacto:

Twitter: @a_legorreta / @OpcionaMX

Facebook: @opcionalacorrupcion

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

ABC Forbes sobre el nuevo cálculo de la inflación
Por

El INPC incide en el sistema financiero, la determinación de la política monetaria y fiscal y tiene un impacto en la fij...