Reuters.- Washington y Moscú intercambiaron advirtencias de no intervenir en Venezuela, un día después de que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acusó a Rusia de evitar la salida del presidente Nicolás Maduro del país sudamericano.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo a Pompeo en una llamada telefónica que más «medidas agresivas» en Venezuela tendrían graves consecuencias, informó la Cancillería rusa.

«Rusia subrayó que la interferencia de Washington en los asuntos internos de un Estado soberano y las amenazas contra sus líderes son una flagrante violación de la ley internacional», dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En detalle

El Departamento de Estado de Estados Unidos señaló que, durante la llamada telefónica, Pompeo instó a Rusia a que deje de apoyar a Maduro. También «hizo hincapié en que la intervención de Rusia y Cuba es desestabilizadora para Venezuela y para la relación bilateral entre Estados Unidos y Rusia».

El secretario de Estado acusó el martes a Rusia de intervenir cuando Maduro estaba preparado para abandonar el país tras el llamado del líder opositor Juan Guaidó para que el Ejército venezolano le ayudara a expulsar al presidente.

Rusia rechazó las acusaciones y la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Maria Zakharova dijo que eran «noticias falsas».

Críticas

Estados Unidos ha criticado a Rusia y Cuba por respaldar a Maduro. Moscú, que ha entregado armas y préstamos a Venezuela, dijo que Washington intenta fomentar un golpe de Estado en el país latinoamericano.

Si bien Pompeo dijo más temprano el miércoles en una entrevista televisiva que Estados Unidos está preparado para adoptar acciones militares si es necesario, autoridades del Pentágono dijeron al Congreso que no han recibido órdenes de prepararse para una guerra.

«La acción militar es posible. Si eso es lo que se requiere, eso es lo que Estados Unidos hará», dijo Pompeo a Fox Business Network, pero reiteró que Washington prefiere una transición pacífica del poder.

En las calles

Manifestantes salieron a las calles hoy en respuesta al llamado de Guaidó a celebrar la «marcha más grande» de la historia del país.

Al ser consultado sobre si Washington está estudiando más sanciones contra Rusia por la situación, el Asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, dijo a periodistas que el Consejo de Seguridad Nacional se reuniría para discutir la situación en Venezuela el miércoles. «Analizaremos muchos pasos», sostuvo.

Bolton no entregó detalles sobre qué sabía Estados Unidos respecto de las acusaciones de que Rusia influyó en los supuestos planes de Maduro, pero afirmó que la intervención de Moscú no es bienvenida.

«Este es nuestro hemisferio», dijo Bolton. «No es donde los rusos deberían estar interfiriendo. Este es un error de su parte. No va a llevar a una mejoría de las relaciones», agregó.

Guaidó

Por otra parte, opositores venezolanos y ciudadanos agobiados por la crisis económica se concentraban en las calles atendiendo el llamado del líder de la oposición, Juan Guaidó, a la «marcha más grande» de la historia del país, para empujar a los militares a deponer al presidente Nicolás Maduro.

«Seguimos en las calles hasta lograr nuestros objetivos (…) lograr la libertad de toda Venezuela», dijo el miércoles Guaidó en un acto en el este de Caracas.

Pese a los llamados de la oposición y la comunidad internacional, los altos mandos militares hasta ahora se han mantenido alineados con el gobierno de Maduro y la Guardia Nacional y la policía disolvía el miércoles a pequeños grupos de opositores con gases lacrimógenos.

En su intento más audaz para atraer a las fuerzas armadas, Guaidó apareció ayer por la mañana temprano frente a una base de la fuerza aérea de Caracas con docenas de miembros de la Guardia Nacional, que dio paso a una jornada de protestas violentas que dejaron más de 100 heridos.

Protestas todos los días

El líder opositor dijo que a partir de ahora van a tener jornadas de protestas todos los días y que el jueves comenzarán paros escalonados de empleados públicos.

«La fuerza armada está para hacer cumplir la Constitución, en este caso sacar al usurpador que ostenta en este momento de manera arbitraria, grosera» el poder, dijo Danilo José, un deportista de 37 años.

Guaidó acusa a Maduro de usurpar el poder porque dice que su reelección en mayo del año pasado fue un fraude.

«Tenemos que luchar aun con miedo porque sino lo vamos a perder (el futuro) y creo que esta es la oportunidad», dijo Alfredo Sentían, de 36 años, en Maracaibo, en el noroeste de Venezuela, y una de las ciudades más golpeadas por apagones eléctricos, cortes de agua y escasez de alimentos.

En San Cristóbal, cercano a la frontera con Colombia, Henry Colmenares, de 46 años y propietario de un restaurante, dijo que «la vida de un trabajador venezolano da tristeza (…) nada de lo que uno hace sirve para vivir y mucho menos darle educación a los hijos que es por lo que uno se esfuerza».

No hay vuelta atrás

En una de las marchas en Caracas, Guaidó animó a la multitud a seguir en la calle hasta lograr la libertad de toda Venezuela. “Seguimos recuperando espacio, en las calles, y vamos a continuar hasta conseguir la libertad de toda Venezuela. No hay vuelta atrás», enfatizó.

Llamó a los militares y empleados públicos a seguir un paro escalonado desde mañana hasta alcanzar la huelga general: «A partir de mañana con su banda azul para decir que ya vale. Estamos en el camino correcto. Ya el usurpador perdió», dijo.

“Pensaron que ayer se cortaba la protesta, nosotros vamos a seguir en la calle hasta lograr la libertad de toda Venezuela». «Hoy el poder lo tienen los ciudadanos y ellos lo saben. Vamos a seguir en las calles. Todos los días acciones de protesta, todos los días», indicó.

Poco antes en su Twitter, Guaidó escribió “seguiremos adelante con más fuerza que nunca, Venezuela. #VamosConTodo”.

Maduro combativo

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, prometió defender los derechos de la clase obrera ante las pretensiones de Estados Unidos de arrebatar las conquistas alcanzadas en el país, mientras miles de venezolanos atienden los llamados del mandatario y de la oposición a tomar las calles.

“¡Feliz Día del Trabajador y la Trabajadora! La Clase Obrera tiene en mí un Presidente que siempre defenderá sus derechos y reivindicaciones, haciendo frente al imperio y a sus lacayos que pretenden arrebatarnos nuestras conquistas; fracasarán. ¡Nosotros venceremos!”, escribió Maduro en su cuenta de Twitter.

Indicó que este miércoles la clase obrera venezolana se moviliza en todo el país para celebrar su día y defender sus logros, con una gran marcha que le dirá “no al golpismo y no a la injerencia de Estados Unidos.

En otro tuit, el mandatario dijo que quedó demostrado que la injerencia, el golpismo y el enfrentamiento armado, no son el camino para Venezuela, y que el camino para superar diferencias siempre será la constitucionalidad y el respeto mutuo.

A un día de la derrota del levantamiento de un grupo de militares, que Maduro consideró un nuevo intento golpe de Estado, miles de venezolanos responden a las convocatorias del presidente y del líder opositor Juan Guaidó para tomar las calles este miércoles, en el Día Internacional del Trabajo.

 

 

 

También te puede interesar:

Ejército de EU no ha recibido órdenes para intervenir en Venezuela: Pentágono

 

Siguientes artículos

Ejército de EU no ha recibido órdenes para intervenir en Venezuela: Pentágono
Por

Una funcionaria de la Secretaría de Defensa estadounidense dijo que siempre evalúan las opciones disponibles y hacen pla...