Reuters.- El Congreso de Honduras anunció el martes la suspensión de la aprobación final de dos leyes que presuntamente alientan la privatización de los servicios de salud y educación pública, buscando aplacar violentas protestas que han dejado varios edificios públicos incendiados y negocios saqueados.

Gremios educativos y médicos sostienen que las normas aprobadas la semana pasada impulsan la privatización y el despido masivo de empleados, por lo que protestan desde el lunes con multitudinarias marchas, bloqueos de vías y suspensión de clases y algunos servicios en hospitales.

Funcionarios del gobierno de Juan Orlando Hernández niegan que con las leyes, que aún deben ser ratificadas en el Congreso unicameral dominado por el oficialismo y sus aliados, se pretenda privatizar la educación y la salud o impulsar despidos masivos de maestros y médicos.

Puedes leer: Hondureños protestan contra reformas a salud y educación

“Hemos decidido suspender y archivar esas legislaciones e invitar al diálogo a los dirigentes de los gremios de la salud y el magisterio, con el ánimo de traer paz”, dijo el presidente del Congreso, el oficialista Mauricio Oliva, a medios.

Líderes de los gremios magisterial y médico aceptaron el llamado a diálogo, pero aseguraron que mantendrán el martes las medidas de presión de bloqueos de carreteras en el interior del país y en la capital Tegucigalpa, donde sus bases marchaban.

El lunes, al menos tres edificios públicos y uno privado fueron parcialmente incendiados en Tegucigalpa tras enfrentamientos entre la fuerza pública y manifestantes armados con piedras, palos y bombas molotov.

 

Siguientes artículos

Sectores: Mercado laboral sigue siendo precario en el país
Por

A pesar de que Guatemala cuenta con un potencial en el recurso humano, las condiciones del mercado laboral están rezagad...