El cambio climático es una realidad inevitable. Sus efectos se hacen sentir cada vez con mayor fuerza, ya sea en huracanes más fuertes, olas de calor de mayor duración, o deshielos de las capas más profundas del Ártico.

Expertos de la Organización de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, advirtieron en un reciente informe que el mundo necesita tomar acciones rápidas y sin precedentes en diversos sectores si se quiere llegar a limitar el alza de temperatura global a no más de 1.5 grados centígrados sobre niveles preindustriales.

Si la meta de reducir el aumento de temperatura no se alcanza, las consecuencias serán implacables, desde la extinción de diversas especies hasta la desaparición de ciudades costeras, y por supuesto, la reducción en producción de alimento para la población global. De acuerdo con dicho informe, la labor no reside únicamente en acuerdos internacionales para limitar la emisión de carbono, sino en la planeación estratégica en lo que respecta a desarrollo de ciudades, planificación agrícola e implementación de tecnologías.

Sin importar si la meta se consigue o no, las empresas deben prepararse para lidiar con las consecuencias que ya están ocurriendo debido al cambio climático. De acuerdo con el reporte, Managing the impacts of climate change: risk management responses, desarrollado por la aseguradora suiza Zurich, es crucial que las empresas desarrollen una estrategia de adaptación resiliente al cambio climático y actuar inmediatamente.

El análisis de la aseguradora sugiere que el nivel actual de esfuerzos por evitar que las temperaturas globales aumenten más de 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales probablemente fracase. Sin embargo, en el reporte se ofrecen dos estrategias de resiliencia de acuerdo con las acciones globales que se lleven a cabo, y si el objetivo se logre o no.

El reporte examina dos escenarios posibles: uno basado en el fracaso de las acciones contra el aumento de temperatura, lo que incrementaría los riesgos físicos de las empresas; y el otro asume que se toman medidas efectivas para reducir las emisiones de carbono, con el aumento de los riesgos de transición para ser administrados en el corto plazo.

De acuerdo con Zurich, hay tres pasos que las compañías pueden seguir para generar una estrategia de adaptación y resiliencia climática, sin importar su ubicación geográfica: identificar los riesgos generales y estratégicos para el negocio; desarrollar una visión granular de los riesgos, incluyendo locaciones individuales; generar una estrategia de mitigación que involucre seguridad y resiliencia, así como la implementación estratégica de modelos de negocio.

Los científicos coinciden en que el cambio climático derivará en huracanes más intensos con mayor cantidad de agua de lluvia y crecimiento de los niveles del mar, lo que resultará en tormentas más peligrosas e inundaciones. Los costos de adaptación serían significativamente menores a los costos de reparación por lo que es fundamental que las empresas conozcan la magnitud de los riesgos climáticos a los que se enfrentan para así priorizar acciones basadas en su situación particular.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Página web: zurich.com.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Contagia al país “síndrome del edificio enfermo”
Por

La eficiencia del aire acondicionado es trascendental en la productividad de las personas... y en su buen estado de salu...