En la nueva negociación de comercio libre entre México, Estados Unidos y Canadá se incluyen condiciones para que en la región se evite cualquier tipo de trabajo forzoso u obligatorio, violencia en contra de los trabajadores, discriminación sexual en los centros de trabajo e incluso el reconocimiento a la vulnerabilidad de los trabajadores migrantes.

Las disposiciones en materia laboral, que por primera vez integran al tratado comercial trilateral, representan una visión progresista en opinión de Juan Rodrigo Moreno, Consejero Delegado de Asuntos Internacionales Representante de COPARMEX, en el Cuarto de Junto.

“En materia laboral se incluye una visión más progresista a diferencia de tratados anteriores por la incorporación especifica de un tema laboral y se protegen aspectos que nunca se habían integrado porque se dejaban a las soberanías nacionales”, señaló Moreno en entrevista con Forbes México.

El capítulo laboral del Estados Unidos, México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés) que sustituye al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) reafirma los compromisos asumidos por los tres países de garantizar la implementación de los derechos laborales fundamentales y promover la transparencia en la aplicación de la legislación laboral.

PUBLICIDAD

“Reconoce los derechos fundamentales que ya están integrados en la Organización Internacional del Trabajo (OIT), aterriza los compromisos y refuerza su cumplimiento”, detalló el especialista.

El documento reconoce la importancia del rol de las organizaciones de trabajadores y empleados para proteger los derechos laborales reconocidos internacionalmente.

Las partes firmantes reconocen en este acuerdo comercial que es inapropiado alentar el intercambio o la inversión debilitando o reduciendo las protecciones a los derechos laborales, además de que ningún país dejará de hacer cumplir sus leyes laborales de manera que afecte el comercio o la inversión de “las partes firmantes”.

Para evitar el trabajo forzado u obligatorio, los integrantes de América del Norte se comprometieron a que a través de medidas que consideren necesarias prohibir la importación de bienes producidos en su totalidad o en parte por el trabajo forzado, incluido el trabajo obligatorio a niños.

Respecto a los trabajadores migrantes se acordó reconocer la vulnerabilidad de éstos y asegurarse que estén protegidos bajo sus leyes laborales, ya sean connacionales o no de los países en los que laboran.

En el caso de México se integran disposiciones específicas en materia de negociación colectiva como la garantía en el derecho de los trabajadores a participar en actividades de negociación colectiva y a formar o afiliarse al sindicato de su elección, establecer órganos independientes para registrar elecciones sindicales y resolver disputas por contratos colectivos y garantizar la transparencia de estos.

En la negociación México se compromete a aplicar efectivamente su legislación laboral y a no incumplirla de una manera que afecte el comercio o la inversión con sus socios comerciales.

Este acuerdo apoyará a crear mejores empleos para trabajadores y productores y alentar la inversión y desarrollo en compañías automotrices de la región, apunta el documento Rebalancing Trade to Support Manufacturing, publicado en el portal de la Oficina de Representantes de Comercio de los Estados Unidos.

 

Siguientes artículos

Estos son los beneficiados y perjudicados con el USMCA
Por

Según analistas de Actinver, el acuerdo es positivo, ya que incorpora otra vez el Capítulo de Resolución de Controversia...