El ex presidente de México también dijo que empresas como Telmex no dieron el resultado que se esperaba. Además criticó la competitividad crediticia en el país y los comentarios de Donald Trump hacia los mexicanos.

 

La crisis económica de 1995 desprestigió las políticas de privatización de empresas del sector público, dijo el ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari.

“Hay empresas emblemáticas que se privatizaron y que, con el paso del tiempo, no dieron el resultado que se esperaba de ellas. ¿Quiere que digamos nombres o mejor no hablamos de Telmex?”, dijo Salinas durante su participación en el aniversario número 25 del México Summit de la revista The Economist.

PUBLICIDAD

Asimismo, dijo que la crisis del 95 provocó un desánimo tan grande, que una de las salidas fue culpar al pasado, “y eso lo hace cualquiera cuando se cometen errores, como  cometimos —y lo reconocemos—, pero nos agregaron otros”, en referencia a las privatizaciones que ocurrieron durante su administración.

En enero de 1995, después de que Carlos Salinas de Gortari entregara el poder ejecutivo a Ernesto Zedillo en diciembre de 1994, la falta de reservas de dólares desencadenó una devaluación del peso y la peor crisis de México desde “la revolución mexicana”, pues sólo en un año, el Producto Interno Bruto (PIB) se desplomò 7%  y 10 millones de mexicanos entraron en pobreza extrema, según Salinas.

“En ese momento se interrumpió el proceso de crecimiento en México y vino una recesión terrible (…) y desafortunadamente, perdimos el gran momento  en que la economía norteamericana, con el presidente Clinton, inició el proceso de expansión más largo y sostenido de su historia: cinco años de crecimiento sostenido de la economía americana, y lo perdimos por la crisis del 95… El TLC ayudó a recuperarnos más rápido”.

Antes del TLC, Salinas recordó que las exportaciones representaban entre 8 y 10% del PIB; hoy es más de 40%. Las exportaciones mexicanas estaban petrolizadas en un margen de 80% ; hoy 80% son manufacturas y en esas exportaciones, los trabajadores que laboran en esas industrias reciben salarios que son 40% más altos que el resto de la economía.

No obstante, el ex mandatario advirtió que el TLC fue visto como un fin y no como un instrumento. “Tuvimos casi dos décadas sin reformas, y en realidad lo que el TLC ha permitido es un mayor dinamismo mayor del que hubiéramos tenido con las reformas, pero no basta, es un instrumento, y si no se dan los otros elementos,  se puede crecer a tasas superiores”.

Salinas detalló que las reformas tienen tres momentos: debate, aprobación y periodo de instrumentación, este último el más importante, porque si no se instrumentan adecuadamente, no importa que tan buenas sean, no van a dar los frutos que de ellas se esperan.

Por ejemplo, el político mexicano argumentó que el contenido norteamericano de las exportaciones mexicanas  es 40%, mientras que las exportaciones chinas  solo representan 4%, un margen “enorme” para sustituir insumos norteamericanos con producción mexicana sin regresar al proteccionismo.

“Una enorme oportunidad para aprovechar el enorme volumen de insumos para que nuestras exportaciones se conviertan en un jalón adicional para los productores mexicanos”.

 

Crédito muy caro

Salinas también cuestionó las tasas de interés crediticio en México frente a las de países de Europa como España, con quienes el país comparte tasas de inflación similares y autonomía del banco central.

“Yo quiero preguntarle a los empresarios mexicanos que enfrentan competencia de fuera y que vienen con financiamiento de 3%, ¿cómo pueden competir cuando aquí sus anuncios en el periódico tienen la magnífica tasa de 18% para empezar a prestar?”

Cuando los bancos se entregaron a los extranjeros después de la crisis 1995, se dijo que era porque iban a competir más entre ellos, porque tenían suficiente capital para no tener otra crisis y luego en 2008 quebraron las matrices y las nacionalizaron en sus países, expresó Salinas.

“Y aquí no vemos que trasladen al costo del financiamiento el nivel bajísimo histórico que tienen las tasas de interés”.

Con esos costos, Salinas de Gortari ve muy difícil que haya procesos de inversión y crecimiento del PIB, “entre otras razones”, porque el crédito es muy caro.

“Necesitamos que el piso sea más parejo”.

 

Donald Trump, hijo de inmigrantes

Sobre el precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, el empresario Donald Trump, y sus comentarios en contra de los  mexicanos, Salinas dijo que el estadounidense debe ser familiar de inmigrantes.

“Siendo norteamericano, ciudadano de un país formado por inmigrantes, él tiene que ser hijo, nieto o bisnieto de inmigrante por definición”.

Por oportunismo electoral, señaló Salinas, Trump adopta una posición similar a la del ex senador Joseph McCarthy, “el gran demagogo de los años 50”, que perseguía a la gente por sus ideas.

“¿Cuándo se calló esta campaña del señor McCarthy? cuando hubo alguien que se levantó  y le hizo la pregunta fundamental: señor ¿tiene usted un mínimo de decencia? Eso es lo que yo le preguntaría a Trump”.

 

Siguientes artículos

Pemex Transformación Industrial inicia operaciones
Por

La nueva subsidiaria es resultado de la fusión de Pemex Refinación, Pemex Gas y Petroquímica Básica, y Pemex Petroquímic...