Mujeres de pelo cano, con el torso descubierto, o con brillantina en su rostro, portando pasamontañas que cubrían sus rasgos físicos, las que cargaban a sus hijos con rebozos, las que alzaban los carteles con fotografías de las hermanas o madres que asesinaron o están desaparecidas, las que portaban dispositivos de descargas eléctricas, o pancartas con mensajes y las que llevaron cámaras fotográficas para documentar; todas, integraron el grupo heterogéneo que cubrió de verde y morado las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México. 

La marcha en conmemoración del Día Internacional de la Mujer partió de la explanada del Monumento a la Revolución alrededor de las dos de la tarde en donde se reunieron los colectivos, organizaciones feministas, grupos de amigas y las que arribaron solas. 

Desde antes del mediodía empezaron a congregarse en este espacio ya fuera para hacer pancartas, regalar paliacates verdes, que simbolizan las luchas para despenalizar el aborto en diversos países de Latinoamérica; o para se realizar ceremonias de conmemoración para las víctimas de feminicidios. 

Lee también: Los motivos de las mujeres para tomar las calles en el 8M

Se trataba de una congregación que reunía diversas demandas: el rechazo a la violencia machista, que en 2019 fue el móvil de 3,616 asesinatos de mujeres; la exigencia para despenalizar el aborto a nivel nacional, el acoso sexual que viven cada día en las calles o en escuelas, la disparidad salarial, que en México provoca que por cada 100 pesos que gana un hombre, se le entreguen 75 a una mujer; y el hartazgo en contra del “sistema patriarcal”. 

8M MARCHA EN CONTRA DE LA VIOLENCIA DE LA MUJER

Foto: Fernanda Cortina / Forbes México

Las hermanas, madres y tías de las mujeres que fueron asesinadas durante los últimos años fueron las primeras en iniciar el recorrido hacia el Zócalo capitalino, guiadas por una cruz roza cubierta por fotos de las que ya no están. 

“Tenemos que exigir justicia y arrancarla a pedazos al sistema judicial. A pesar del dolor tenemos que seguir marchando, hacer lonas, mostrar nuestro dolor a los medios de comunicación para hacer un poco de presión al sistema de justicia”, apuntó Sandra Soto, líder de la organización Los Machos Nos Matan en México, que fundó después de que asesinaron a su hermana. 

En el trayecto de este grupo hacia Avenida Juárez, la fuente del crucero de las Avenidas Paseo de la Reforma y Bucareli se tiñó de rojo, luego de que un grupo de adolescentes arrojó bolsas con polvo del mismo color al grito de “Ni una menos”. 

8M MARCHA EN CONTRA DE LA VIOLENCIA DE LA MUJER

Foto: Fernanda Cortina / Forbes México

Aunque estaba establecido que estas mujeres irían a la vanguardia de la marcha, pronto se perdió el punto en el que comenzaba y finalizaba el contingente. Mujeres, adolescentes, niñas y los integrantes de los medios de comunicación que buscaban alguna imagen o declaración, se incorporaban desde diversas avenidas o calles; lo que convirtió a un grupo de manifestantes en toda una comunidad que por varias horas tomó las calles del corazón de la ciudad. 

Durante el recorrido también se hicieron presentes grupos feministas radicales que a su paso pintaban o intentaban derribar las estructuras que “defendían” a los negocios de la zona. En algunos casos eran confrontadas por mujeres al grito de “Sin violencia”. 

Foto: Fernanda Cortina/ Forbes México

“Esta es la primera vez que vengo a una marcha feminista, mi hija que tiene 35 años ya tiene varios años viniendo los 8 de marzo, pero nunca le hice caso. Y ahora a mis 62 años, pues decidí venir, pues por toda esta violencia que cada día es más evidente y porque también viví jodida por esto del machismo y yo pensando que así era la vida”, señaló Adriana Betancourt, quien iba acompañada de su hija y nietas. 

8M MARCHA EN CONTRA DE LA VIOLENCIA DE LA MUJER

Foto: Fernanda Cortina / Forbes México

Entre consignas, aplausos, brincos y el ruido de las estructuras que derribaban algunas mujeres, la marcha avanzó por las avenidas Juárez, 5 de Mayo hasta llegar a la plancha del Zócalo capitalino. Una vez ahí las más jóvenes se tomaban fotos, otras descansaban y compartían agua o alimentos, algunas bailaban, o se paraban frente a un micrófono para gritar lo que alguna vez no pudieron decir; historias de acoso sexual, violencia física o psicológica o la desaparición de alguna de las suyas; y en otros puntos continuaban derribando las estructuras que protegían monumentos o negocios. 

Te puede interesar: Violencia y desigualdad, los motores que hacen ‘parar’ a las mujeres el 9M

Foto: Fernanda Cortina/Forbes México

8M MARCHA EN CONTRA DE LA VIOLENCIA DE LA MUJER

Foto: Fernanda Cortina / Forbes México

8M MARCHA EN CONTRA DE LA VIOLENCIA DE LA MUJER

Foto: Fernanda Cortina / Forbes México

8M MARCHA EN CONTRA DE LA VIOLENCIA DE LA MUJER

Foto: Fernanda Cortina / Forbes México

8M MARCHA EN CONTRA DE LA VIOLENCIA DE LA MUJER

Foto: Fernanda Cortina / Forbes México

8M MARCHA EN CONTRA DE LA VIOLENCIA DE LA MUJER

Foto: Fernanda Cortina / Forbes México

 

Siguientes artículos

Los motivos de las mujeres para tomar las calles en el 8M
Por

Para muchas de las más de 80,000 mujeres que salieron a la calle, la marcha del 8 de marzo fue la primera a la que asist...