Los errores más comunes de las pymes

Foto: Reuters.

Las Pymes son la principal fuente generadora de empleos en el país, pero las empresas jóvenes cometen errores comunes. 

Las pequeñas y medianas empresas (Pymes) en México generan algo cerca del 72% de los empleos formales de la economía. Es por eso que evitar tropiezos y errores, podría impedir que estos negocios dejen de operar.

El portal Finanzas Prácticas de Visa sugiere no descuidar ningún detalle en el funcionamiento de una Pymes.

Según el portal de Visa, trabajar en el día a día, irá mostrando qué cosas son en las que uno se debe fijar más y otras que definitivamente se deben cambiar.

Estos son algunos de los errores más frecuentes cuando se trata de iniciar una empresa.

  • No contar con un plan de negocios: El plan de negocios será aquel que nos permitirá tener claridad en todos los aspectos de la empresa y los alcances de la misma. Por ello,  cuando pienses abrir un negocio, no olvides realizar un plan.
  • Claridad en tu empresa: Tener el deseo de abrir una Pyme no basta, es importante que cuentes con la claridad de qué es lo que harás y cómo lograrlo, ya que puedes enviarle mensajes difusos a tus clientes y no consigas lo que tenías planeado.
  • Prometer cosas imposibles: No prometas a tus clientes cosas que tú mismo sabes no puedes lograr o darles. Sé realista en todo momento y sincero con tus compradores, pues eso garantizará a la larga que tu clientela tenga la seguridad de que cumples con lo que prometes.
  • No contar con el financiamiento adecuado: Es importante tomar en cuenta que además de la inversión inicial, podemos necesitar en otros momentos más dinero. No gastes todo tu capital desde un principio, para que ante cualquier imprevisto puedas salir bien librado.
  • Tomar decisiones aceleradas: la emoción que te puede generar la apertura de tu empresa, te puede llevar a tomar decisiones o realizar cosas de una manera apresurada. En lo referente a los negocios, analiza toda situación que se te presente.
  • Descuidar tu economía: ser el dueño del negocio no significa que no debas prestar atención en la inversión de capital. Recuerda que tendrás que hacer pagos de distinta índole, por ejemplo pagar salarios, la renta, compra de mercancía, entre otras cosas. Lleva un registro de todo el dinero que ingresa y egresa, para que tu economía no resulte afectada.