Los videojuegos del género shooter —ya sea en primera o tercera persona— tienden a favorecer a los sistemas donde controlamos a un soldado humano que toma un arma para enfrentarse al mundo. Y aunque actualmente los sistemas donde controlamos vehículos o naves no sea tan popular, hay propuestas interesantes, como Daemon X Machina, una original exclusiva para el Nintendo Switch donde controlamos robots gigantes del estilo conocido como mechas.

Aunque en 2019, franquicias como Armored Core o Zone of the Enders se sienten ya lejanas, la casa de publicación japonesa Marvelous, lanzó en septiembre una nueva propiedad intelectual desarrollada por su equipo interno, que recoge varios de los mejores elementos de los videojuegos de mechas y le da un toque moderno: Daemon X Machina es un shooter en tercera persona donde tomas el lugar de un mercenario que pilotea un mecha gigante para defender a la humanidad de su extinción.

La historia ya la hemos escuchado muchas veces: un cataclismo de dimensiones apocalípticas destruyó la luna, ocasionando que lloviera sobre la tierra un material misterioso que despertó la Inteligencia Artificial de las máquinas, haciendo que se rebelaran contra la humanidad. Afortunadamente, este material también otorgó súper poderes a los humanos que pilotean mechas, quienes deberán enfrentar a las IA para asegurar la supervivencia de la especie. La historia parece un refrito de Mega Man, con un tono y estilo análogo a Astral Chain, también exclusivo del Nintendo Switch.

Al ver Daemon X Machina, la primera referencia que viene a la mente es Macross, lo cual es bastante acertado, ya que cuenta con la participación de Shoji Kawamori, el legendario creador de este anime que hace más de 30 años cimentó el concepto de los mechas en la cultura popular. Kawamori diseñó los personajes del juego, imprimiendo su particular sello y estilo, sobre todo en el diseño de los mechas, que con su estilo cel shading del juego hacen una propuesta visual interesante.

Al ser un mercenario, podemos tomar misiones que nos ofrecen en el hub del juego, que regularmente implican destruir a las máquinas enemigas o defender algún área. Nuestros mechas —llamados Arsenals— pueden ser personalizados con distintas armas, y partes que nos dan habilidades especiales. El reto no sólo consiste en pilotear al mecha por los aires y contar con habilidad para los disparos, sino en entender las necesidades de cada misión, para usar el tipo de modificaciones particulares de los enemigos. Para adaptar piezas nuevas a nuestro Arsenal, es necesario buscar partes útiles entre los restos de nuestros enemigos, o comprarlas con el dinero ganado en la misión.

Aunque el juego cuenta con más de 70 misiones, la variedad es poca. Prácticamente todo el juego estamos peleando contra robots gigantes, o incluso contra otros mechas. Los controles están bien balanceados, y cuentan con simpleza suficiente para dominarlos sin gran esfuerzo, pero después de algunas horas, comienza a sentirse la repetición de las misiones; irónicamente, lo que sostiene el interés en el juego es la interesante variedad en el diseño de los enemigos.

Para el contexto de los videojuegos contemporáneos —sobre todo en las exclusivas del Nintendo Switch— Daemon X Machina es una propuesta bastante única e interesante, que amarán profundamente los entusiastas de los mechas debido al homenaje que hace al género. Sin embargo, la repetitivo del gameplay y lo débil de la historia harán que quienes no sean fans se aburran rápidamente.

 

Contacto: 

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

No te pierdas: Un ganso es la nueva sensación en los videojuegos

 

Siguientes artículos

DocsMX: ‘El guardián de la memoria’, de Marcela Arteaga
Por

El documental mexicano, presentado por primera vez en la Ciudad de México, retrata los esfuerzos de Carlos Spector, un a...