Tras un avance meteórico en un camino marcado en parte por sus propios usuarios, Rappi aspira a ser la primera “superapp” de Latinoamérica.

Juan Sebastián Ruales Duque, director comercial de Rappi, retoma el concepto de “superapp” del mercado asiático, donde han surgido aplicaciones que venden tanto productos como servicios.

En contraste, en el mercado occidental existen plataformas que se han erigido en gigantes, pero especializadas en un solo producto o una sola vertical de negocio, explicó el directivo en su participación en la eCommerce Summit & Expo (ECSE) 2019.

Actualmente con más de 15 millones de usuarios en Latinoamérica, Rappi surgió hace cuatro años en Colombia con el servicio de entrega a domicilio de productos de supermercado y el siguiente paso fue incorporar a restaurantes.

Esos dos sectores son hasta la fecha los dos principales pilares de la app, pero poco a poco se fueron integrando otras comercios, como farmacias y tiendas de conveniencia.

Lee también: Así fue la megainversión de 1,000 MDD de SoftBank en Rappi

En un momento, narró Ruales Duque, se decidió poner un espacio de “Lo que quieras” para que los propios usuarios pusieran el producto que necesitaban y dónde podía ser comprado por los rappitenderos, cómo se les llama a las personas que hacen las compras y entregas.

Entonces ocurrió que la gente empezó a pedir cosas no sospechadas, como que les llevaran algún objeto olvidado, dinero del cajero automático –lo que se convirtió en Rappi Cash– o que sacaran a pasear a su perro, por ejemplo.

Así surgieron los Rappi Favores y tras ello se decidió que hubiera una opción para que los rappitenderos rentaran una hora de su tiempo para hacer lo que el usuario pidiera, siempre y cuando fuera una actividad legal.

No faltó quien pidió a alguien que se pusiera de portero en un partido de futbol; así, en Brasil se colocó en la app un botón de “Rappiportero”, servicio muy popular, comentó Ruales Duque.

La plataforma también quiso incursionar en los servicios financieros y así surgió Rappi Pay, función para transferir dinero y que sirve también como método de pago digital por medio de códigos QR.

Te puede interesar: A Uber Eats no le espantan las inversiones multimillonarias en Rappi y otros rivales

Dolores de crecimiento

Rappi ha sostenido una tendencia de crecimiento que lo lleva a duplicar su tamaño cada cuatro o cinco meses, afirmó el director comercial de la compañía.

Además, se ha pasado de ser un servicio de delivery guy a ser todo un “ecosistema de última milla”, el cual satisface una necesidad diferente a cada hora del día; por ejemplo, en la mañana son solicitados productos de tiendas de abarrotes o de farmacias, más tarde surte alimentos de restaurantes, luego prevalecen otros servicios como Rappi Cash y hacía la noche, el envío de bebidas alcohólicas.

Pese a todo, Ruales Duque reconoce que Rappi no es un servicio perfecto, ya que aunque son un porcentaje ínfimo, llega a haber quejas.

El directivo consideró que problemas como la tardanza en la entrega de productos o la falta de rappitenderos son “dolores de crecimiento”.

No obstante, reivindicó la filosofía de “construir el avión durante el vuelo” en aras de seguir creciendo en un sector sin un futuro concreto, como es el del consumo por la vía electrónica.

No dejes de echar un vistazo a este video:

Reparto seguro: La historia no contada por los repartidores de Uber Eats y Rappi

 

Siguientes artículos

Chevron adquiere 40% de contratos petroleros de Shell en aguas profundas de México
Por

Chevron dijo que este acuerdo fortalece aún más su portafolio en upstream y avanza su estrategia de crecimiento en la ex...