La calidad del gasto público abarca aquellos elementos que garantizan un uso eficaz y eficiente de los recursos públicos, sin embargo, la medición de la calidad del gasto público es fundamental para el logro de estos objetivos, los indicadores son un factor que nos ayuda a entender los elementos y vínculos entre los aspectos cuantitativos y cualitativos.

Para que el presupuesto incida en mayor eficiencia y eficacia del gasto, se requiere entre otros aspectos integrar mayor evaluación en las áreas de alto impacto en el gasto público. Tal es el caso del presupuesto federal en seguridad ejercido en México, si uno analiza el gasto desde el sexenio de Vicente Fox, a partir de la cuenta pública, muestran que se ha duplicado en términos reales, es decir, como contexto el gasto en seguridad representa una media entre el presupuesto de la Secretaria de Educación Pública, la Secretaria de Desarrollo Social y la Secretaria de Salud.

Hoy hemos invertido cantidades enormes de recursos en seguridad pública sin obtener resultados visibles, en términos prácticos el gasto en derechos humanos no ha crecido, ha caído en prevención y ha sido nulo en inteligencia, es importante mencionar que es un gasto del que conocemos poco, ha sido un apartado que año con año y de forma sistemática se incrementa por encima de lo aprobado por la Cámara de Diputados, es un rubro que presenta características de opacidad porque al preguntar sobre las mismas, se informa que son de carácter de seguridad nacional o de seguridad pública y de esta forma se evita que cualquier persona la pueda conocer, justo así es la radiografía del gasto público de seguridad en México.

Hoy lo que nos parece elemental es que exista un mecanismo de evaluación del gasto y de la política pública en materia de seguridad, que se amplíen los instrumentos de monitoreo y evaluación como ya se ha realizado en otras materias, tal es el caso del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), que ha permitido que los programas sociales puedan tener mejoras para conocer cómo funcionan. Esto es un ejercicio de transparencia, pero sobre todo es una herramienta efectiva para la priorización del gasto público y un sistema de monitoreo y evaluación que proporcione la información necesaria acerca de la eficiencia y eficacia de nuestras políticas de seguridad.

PUBLICIDAD

Hoy no existe un debate preciso sobre la política pública de seguridad porque no hemos definido objetivos, no hay mecanismos claros de evaluación, como lo ha mencionado la Auditoria Superior de la Federación cuando analiza el Consejo Nacional de Seguridad Pública, por tal motivo hoy proponemos que se tome en serio la creación del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Seguridad con las facultades de poder tener acceso a toda la información y de poder evaluarla y que de esta forma los mexicanos tengamos certeza y claridad de cuáles serán las políticas públicas de seguridad y si estas serán eficientes y eficaces, hoy hemos llegado al límite, hemos alcanzado el nivel más alto de homicidios en la historia de nuestro país, hoy la violencia ha llegado a los extremos más altos que hemos visto en uno de los países que se ha vuelto de los más violentos del mundo y ante esta situación lo único que observamos de parte del gobierno federal son ocurrencias, la seguridad se va a mejorar en este país cuando con indicadores, evaluación y tomándonos en serio el problema, se destinen los recursos necesarios a donde realmente deben de destinarse.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @vidallerenas

Facebook: Vidal Llerenas

Página web. vidal-llerenas.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Una transacción digital es dos veces más rápida que un parpadeo
Por

El promedio de tiempo para procesar una transacción digital es de 130 milisegundos, dos veces más rápido que el parpadeo...