Por Fernando J. Cabrera*

El pasado 25 de noviembre, Croacia se proclamó campeón mundial de la Copa Davis ante Francia (habiendo participado equipos como la armada española, la argentina y el equipo suizo), a tan solo cuatro meses después de erigirse campeón mundial de waterpolo en Budapest y del subcampeonato logrado en la copa mundial de futbol de Rusia. Además, seis croatas juegan en equipos de la NBA, la liga más competitiva del basquetbol profesional en el mundo. En noviembre La Federación Internacional de Historia y Estadística de futbol otorgó a Luka Modric el premio al mejor jugador del mundo por encima de Leo Messi, Cristiano Ronaldo y Mohamed Salah.

Se trata de un país con apenas 4.5 millones de habitantes y con una superficie de 56,000 km², un poco menor a la del estado de Campeche en México.

La historia de Croacia no ha sido nada fácil, después de la segunda guerra mundial formó parte de la república federal socialista de Yugoslavia y solo hasta el año de 1998, después de una sangrienta guerra civil, logró su independencia absoluta. Durante la guerra, muchos atletas reconocidos como Davor Suker en el futbol o Toni Kukoč y Drazen Petrovic en el baloncesto, llevaron a cabo manifestaciones de protesta presionando por la acción internacional y el reconocimiento de la independencia de su país ante la ONU.

The Legacy of Basketball Legend Dražen Petrović

Croatian Footballers: Children of the Yugoslav Wars

Ya en la era post socialista, el deporte en Croacia puede describirse como una grandiosa fuente de aprendizaje social que contribuye a la formación, crecimiento y conservación de identidad nacional en el que los equipos nacionales constituyen un símbolo de unión y ha probado ser la expresión social que dota de contenido a la narrativa de nación, identidad y cultura orgullosamente articuladas.

Un buen ejemplo de esto es la razón por la que los fanáticos y algunos jugadores de futbol croatas orgullosamente usaron un gorro de waterpolo durante el mundial de futbol de buena suerte para su equipo. En el año 2016 durante la Eurocopa, el defensa croata Vedran Corluka participó en un partido donde recibió un muy fuerte golpe que le abrió la cabeza haciéndole imposible seguir participando, acabando el primer tiempo volvió a aparecer en el campo pero con un gorro de waterpolo y gracias a este jugador Croacia pasó a la siguiente ronda del torneo. El gorro de la suerte fue obsequiado por el jugador de waterpolo y medallista olímpico Paulo Obradovic al médico del equipo de fútbol croata Boris Name, a quién al ver que no había forma de parar el sangrado, se le ocurrió la idea de usar la gorra para tapar la herida del jugador. Hoy la foto de Corluka con el gorro está expuesta en el museo de fútbol de la UEFA.

Gorros waterpolo

En las últimas dos décadas diversos académicos han argumentado que las competencias deportivas modernas se han convertido en uno de los mayores rituales de la cultura popular que sostienen la idea de una integración social y contribuyen en otros ámbitos de la sociedad, identificándolas como símbolos nacionales y la cristalización de su identidad y orgullo expresado en una variedad de manifestaciones culturales como himnos, canciones, cantos, banderas y folklor.

Además del orgullo nacional, la disciplina ha jugado un papel predominante en el éxito de la historia deportiva de Croacia, no es gratuito que, en una entrevista reciente, Zlatko Dalić, director técnico del equipo nacional de futbol, ante una pregunta que inquiría respecto a qué se necesita para que una selección triunfe en la próxima Copa del Mundo a celebrarse en Qatar, respondió: “debe existir confianza entre los jugadores, además de lo importante que es mantener la unidad y la disciplina.”

Una muestra de cómo la disciplina tiene un lugar privilegiado en la conducción deportiva croata es el caso de la expulsión de Kalinic en el reciente mundial celebrado en Rusia. El director técnico explicó en aquel entonces que Kalinic se encontraba calentando cuando fue llamado para ingresar en un partido ante Nigeria, entonces el jugador le dijo que sentía dolores en la espalda. El entrenador croata refirió que Kalinic hizo lo mismo en un duelo de preparación para el Mundial contra Brasil y durante un entrenamiento y por eso decidió sacarlo del equipo a pesar de ser uno de sus mejores jugadores y que no podría sustituirlo durante el torneo.

Kalinic expulsado por no querer jugar contra Nigeria

Todos los jugadores de la selección de Croacia actualmente destacan como titulares en los mejores equipos de Europa. En el caso del futbol mexicano la mayoría de sus jugadores participan en equipos europeos de menor envergadura y con menos minutos de juego. Para el caso del tenis, hoy México en Copa Davis se encuentra en la tercera división después de haber estado en el grupo mundial hace más de 20 años.

Por lo anterior, en nuestro país debemos visualizar el deporte con el ingrediente del orgullo de pertenecer a un equipo deportivo nacional apoyado de su talento personal, así como en la disciplina y pasión que debemos procurar, además del reconocimiento internacional de nuestros valores y de nuestra cultura como signos de lo positivo que somos capaces de aportar.

En México, igualmente contamos con muchos de los ingredientes para destacar deportivamente, la técnica y entrega de nuestros deportistas nos mantienen en un lugar competitivo en las competencias internacionales, basta recordar que en el Mundial de Brasil la Selección Mexicana derrotó a los croatas por marcador de 3 a 1 en un duelo para pasar a los octavos de final del torneo. Cuatro años más tarde, los resultados tanto en el futbol como en otros deportes, nos invitan a considerar agregar estos ingredientes de la fórmula croata al deporte mexicano.

México vs. Croacia en Brasil

La disciplina, continuidad y esfuerzo constante que deben mantener nuestros atletas deberá ser en todas las áreas y niveles, desde los infantiles, amateurs, profesionales y en las ligas de elite. Un gran ejemplo de esto lo fueron Hugo Sánchez y Rafa Márquez, quién ante todas las adversidades a las que se enfrentaron, lograron mantenerse en una de las mejores ligas del mundo, ganando lo que muy pocos. En el caso de Hugo, cinco pichichis (máximo goleador) y el botín de oro, colocándose como uno de los mejores delanteros de la historia del futbol. En el caso de Rafa, ha sido el jugador mexicano con más palmarés a nivel club en el fútbol europeo, ganando con el Mónaco y el Barcelona torneos locales, Ligas de Campeones, Mundial de Clubes y Supercopa de Europa.

Hugo Sánchez

Rafael Márquez

Es tiempo de analizar este caso y los miles de ejemplos de atletas en todas las disciplinas que hemos tenido a lo largo de los últimos 100 años. En adición al futbol tenemos como ejemplos, en el box (Salvador Sanchez, Julio Cesar Chávez), atletismo (Ana Guevara), halterofilia (Soraya Jiménez), natación (Felipe Muñoz), tenis (Raul Ramírez y Rafael Osuna), caminata (Ernesto Canto y Raul Gonzalez), clavados (Carlos Girón y Paola Espinoza), equitación (Mariles y Saucedo), golf (Lorena Ochoa), basquetbol (Gustavo Ayón y Manuel Nájera), béisbol (Fernando Valenzuela y Adrián Gonzalez), automovilismo (los hermanos Rodríguez y Adrián Fernández), pateadores en el futbol americano (Rafael Septién y Raul Alegre); todos ellos grandes atletas que destacaron en lo individual y en sus respectivos equipos.

Es decir, en México ya sabemos que sí se puede, ahora debemos descifrar porqué solo lo logran unos cuantos y en ciertas épocas. El objetivo es buscar y obtener camadas o generaciones de grandes atletas que tengan participación sobresaliente, aunque no necesariamente sean los números 1 del mundo en el deporte que practiquen. México tiene con qué y puede alcanzar una hazaña deportiva como la de Croacia.

Además del orgullo y la disciplina el esfuerzo conjunto de la iniciativa privada con el gobierno federal son las piezas claves para poder lograr estos objetivos. Es fundamental el presupuesto que el gobierno destine a la promoción y desarrollo del deporte de alto rendimiento en esta nueva administración.

El presupuesto total para 2018 del gobierno de Croacia fue de 53,000 millones de dólares (un millón 60,000 pesos aproximadamente). Presupuesto que está destinado a Recreación y Cultura entre los que se encuentran las actividades deportivas.

En el inicio de la administración encabezada por Enrique Peña Nieto se destinaron 7,112 millones de pesos , en 2013 y en el último año se redujo a tan solo 2,100 millones de pesos en el 2018. Gran reto tendrá la administración entrante si en verdad queremos escribir una época de oro en la historia del deporte mexicano.

*Experto en Derecho del Deporte.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Necesidad de mejor gobernanza en la movilidad
Por

Además del fondo metropolitano del Valle de México, debería existir presupuesto metropolitano de adecuada magnitud y cer...