Por Fernando J. Cabrera*

En mayo, el clásico Barcelona vs Real Madrid atrajo a una audiencia de más de 500 millones de espectadores en 182 países.

Es lógico suponer que, durante ese fin de semana, fuera de España, las ligas locales compitieron directamente contra el clásico español por atraer a los espectadores.

El futbol profesional ha dejado de ser un evento de consumo local y ha transitado hacía una feroz competencia por alcanzar a las audiencias globales que se ven atraídas por el espectáculo que ofrecen las grandes ligas como la de España, Italia o Inglaterra.

La liga de México no se debe quedar atrás y en su proporción guardada, debe cautivar las audiencias globales en el continente americano fomentando el espectáculo con talento atractivo.

Muchos son los factores que contribuyen a la formación y reclutamiento de talento en el futbol profesional, uno de ellos, naturalmente, es el beneficio financiero que los atletas buscan recibir a cambio de los sacrificios de índole personal y familiar que una vida dedicada al deporte implica, amén de que la carrera de un jugador profesional de fútbol es corta con un promedio de 15 años (19 a 34 años).

Por lo anterior, resulta importante para los jugadores ahorrar y maximizar sus ganancias lo más posible, tomando en cuenta que deben cumplir con sus obligaciones fiscales; Esto sería el pago del impuesto sobre la renta que toda persona física debe cumplir en México incluyendo los futbolistas o cualquier otro deportista profesional consistente en el pago de una tasa efectiva de entre el 30% hasta el 35% de sus ganancias.

Al respecto, no solo la cartera de los clubes deportivos es la que tiene la voz cantante, pues en este escenario convergen en primer lugar la decisión de inversión de los clubes, seguido de la visión de crecimiento de los directivos de la liga y finalmente el respaldo de políticas públicas hacendarias que permitan aprovechar a su máximo los beneficios que puede brindar una liga de futbol competitiva a nivel mundial.

La Liga en España

En España, a partir del año 2004, estuvo en vigor una modificación a la Ley del Impuesto sobre la renta llamada “Ley Beckham” que establece, hasta por cinco años, beneficios fiscales a extranjeros con ingresos derivados de actividades de personas físicas residentes en España.

Esto supuso que los impuestos se pagaran con una base del 24%. Sin embargo, la ley fue modificada y actualmente los jugadores pasaron de tributar el 24% a un 45%, a partir del 2015.

A partir de la “Ley Beckham” los equipos de la liga española han alcanzado 34 títulos, su mayor cosecha histórica de campeonatos en las competencias internacionales que actualmente existen.

El beneficio de la legislación española está limitado a 5 años, lo que ha causado graves dolores de cabeza a las estrellas extranjeras de la liga española y por ello los jugadores han buscado opciones en otras ligas para maximizar sus ganancias con incentivos fiscales y evitar pleitos con las autoridades hacendarias como ha sido el caso de Ronaldo, Messi y James entre muchos otros.

Cabe recordar que Messi fue condenado a 21 meses de prisión por evasión de impuestos y James acusado de un fraude fiscal por 6,35 millones de euros; y, quizás el más trascendente de todos, es el caso de Cristiano Ronaldo, quien en julio cerró un acuerdo con el gobierno español por el que pagará 19 millones de euros por supuesta defraudación fiscal.

Liga Italiana

Desde el 2017, la legislación italiana dispone un pago máximo de 100,000 euros al año por los derechos de imagen de los futbolistas, esta cuota fija se puede prolongar un total de 15 años, lo que nos permite descubrir una de las motivaciones para que Cristiano Ronaldo, con ingresos anuales superiores a los 80 millones de euros, optará por continuar su impresionante carrera en el club Juventus de Italia.

No es de extrañar el reciente anuncio de EA Sports, creadora de un popular videojuego de fútbol, que llegó a un acuerdo de licenciamiento con la liga italiana Serie A TIM para incluir el logo oficial del torneo, tanto en la interfaz del juego como en las camisetas de los avatares de los jugadores, el balón.

¿Qué podríamos hacer en México?

En México, la legislación fiscal no contempla reglas similares a las de España e Italia que favorezcan la atracción de talento y que permitan elevar el nivel del balompié nacional.

Por el contrario, el SAT recientemente informó que llevará a cabo investigaciones a los equipos de la Liga MX para descubrir si existen irregularidades en las operaciones financieras de los clubes.

En México se requiere alinear los intereses de jugadores, gobierno, liga y clubes y reflexionar sobre la conveniencia de adoptar leyes y políticas públicas fiscales similares a las que hemos descrito, que contribuyan a crear condiciones para que los torneos de la liga mexicana logren atraer y retener al mejor talento atlético.

Nuestro país cuenta con grandes atractivos que lo distinguen y que lo hace un destino óptimo para que los mejores futbolistas del orbe lo consideren como una gran opción para vivir y elevar su calidad de vida. Dichos atractivos que ofrece México no solo son para los jugadores sino también para sus familiares, quienes influyen para la toma de sus decisiones y toman en cuenta factores como educación, tradiciones, cultura, calidez humana, folklor, comida, clima, playas, etc., México sin lugar a duda se convierte en un gran imán para atraer al mejor talento deportivo del mundo.

Prueba de ello es la participación en la liga de figuras como Pep Guardiola, Michel, Butragueño, Iván Zamorano, Ronaldinho y hoy en día Gignac, Menéz y Honda entre otros, lo han confirmado.

Áreas de oportunidad

Si en verdad queremos darle prioridad al deporte en todas sus disciplinas y todas sus formas para combatir el problema de inseguridad, violencia, vicios entre los jóvenes, y volver a poner a México en un plano digno en el deporte mundial, bien valdría la pena buscar incentivos fiscales para generar interés nacional y extranjero en el deporte mexicano.

Para tal efecto, se podría pensar en establecer políticas públicas a través de una reforma legislativa en materia fiscal para contar con una tasa preferencial de Impuesto sobre la Renta para deportistas profesionales. También podrían darse incentivos fiscales para que las empresas del deporte puedan deducir de forma acelerada sus inversiones, con lo cual se promovería el crecimiento del área y generaría economías de escala alrededor de todos los deportes y no solamente del fútbol (béisbol, tenis, box, natación, basquetbol, etc..).

Con lo anterior, no habría pretexto para que México se pudiera convertir en la mejor liga de América y robar algo de mercado a la liga europea y ahora oriental. Sólo habrá que tener en el radar a la MLS (Liga de los Estados Unidos), que también ofrece grandes atractivos de calidad de vida para sus jugadores, con salarios y patrocinios muy bien pagados. Talento que emigró de México como los hermanos Dos Santos, Carlos Vela y recientemente el entrenador Matías Almeyda son prueba de que la competencia con dicha liga se irá acrecentando.

En conclusión, para competir con otras ligas y hacer más atractivo el fútbol mexicano se requiere contratar talento de primer nivel, y asegurar que sea un negocio no solo para los jugadores sino también para todos los demás involucrados (patrocinadores, clubes, asociaciones civiles deportivas, escuelas de fútbol etc…), para ello mucho ayudaría establecer un esquema fiscal óptimo para todo el gremio deportivo involucrado que incentive a las partes a seguir invirtiendo en México y poder llegar a estar en los primeros planos internacionales del fútbol y otros deportes.

*Experto en Derecho del Deporte

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Arrestan en Florida a persona relacionada con bombas enviadas por correo
Por

Las autoridades dieron a conocer el nombre de la persona detenida: Cesar Sayoc, un hombre de 56 años y republicano regis...