Por Felipe Bueno Viesca*                                                                                                                                      

En el idioma chino tradicional la palabra crisis contiene un símbolo que también pertenece a la palabra oportunidad y es que ante cualquier crisis siempre existe una oportunidad.

En México estamos viviendo momentos de transición, incertidumbre, presión y atrás de todo esto podemos observar oportunidades.

El T-MEC por ejemplo en la industria automotriz está normando un porcentaje de contenido regional de 75% mismo que en el TCLAN es de 62.5% y esto en lugar de verlo como un problema debemos considerarlo como la oportunidad de más Fusiones, Adquisiciones e Inversiones que lleguen a México para cumplir con las nuevas reglas.

La guerra comercial entre China y México que lleva más de un año significa una gran oportunidad para México, en primer lugar empresas mexicanas son más competitivas que las chinas exportando a Estados Unidos al grado que ya México exporta más a ese país que China y en segundo término empresas chinas y estadounidenses establecidas en el país asiático están realizando Fusiones, Adquisiciones e Inversiones en México para exportar directamente a Estados Unidos y evitar los castigos arancelarios entre los dos gigantes como es el caso de Polaris que ya anunció la posibilidad de mudar sus operaciones del país asiático a Apodaca Nuevo León donde cuenta con facilidades de manufactura.

Para las firmas que ya cuentan con operaciones en los Estados Unidos es más sencillo aumentar las exportaciones desde México como es el caso de conglomerados como ALFA, Mexichem y Grupo México entre otros.

Te puede interesar: La gran encrucijada de la economía mundial

México también se beneficia cuando China decreta aranceles de importación a productos norteamericanos como es el caso de las productoras de carne como BAFAR, SuKarne y KUO algunas de las cuales ya cuentan con la certificación China para importar con la ventaja que desde México el arancel es cero.

A principios de año se decía que la energía limpia es cara y pronto se aclaró que CFE recurrirá a fuentes limpias tras las críticas por el supuesto incremento en el uso del carbón en los procesos de generación de energía eléctrica y es así como siguen llegando a México inversiones para parques solares y eólicos.

A pesar de la situación general de México hay grandes oportunidades de inversión como se refleja en la Bolsa de Valores en la que se invierten importantes flujos de capital extranjero y más de un tercio de la posición es extranjera es decir más de 150 mil millones de dólares.

En el campo de Fusiones y Adquisiciones continua la actividad y es que las empresas extranjeras ven que los fundamentales de México son buenos, se enfocan en el largo plazo e invierten, entre los fundamentales tenemos más de 3,000 kilómetros de frontera con el país que más consume del globo…

En pocas palabras ante toda crisis debemos abrir la mente y encontrar las oportunidades que siempre existen.

*Director Senior para Latinoamérica de Seale & Associates

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La gran encrucijada de la economía mundial
Por

La guerra comercial, el Brexit, entre otros sucesos, siguen dañando el escenario económico. Sin embargo, problemas más r...