“La poesía es la adolescencia fermentando, y por lo tanto conserva.”
José Ortega y Gasset

A lo largo de mi primer año en Cerveceros de México pude percatarme de lo común que es ignorar o desconocer las diferencias que existen entre una bebida fermentada y una destilada. Esto es algo que, debo confesar, hasta hace algún tiempo tampoco tenía claro, y por eso mismo es que llamó mi atención que fuera algo tan frecuente en mis pláticas cotidianas con amigos y conocidos.

Si bien el abanico de bebidas fermentadas es muy amplio, las más populares en cuanto a consumo y producción a nivel global son el vino y la cerveza. En México, además, existen otras bebidas fermentadas como el pulque y el tepache, cuya popularidad y nivel de consumo son menores y su alcance es más bien local.

Como su nombre lo indica, las bebidas fermentadas son aquellas que son producidas mediante un proceso de fermentación, ya sea de cereales, frutas y/o vegetales. La fermentación es, entonces, el proceso químico que se presenta al dejar reposar cualquiera de estos ingredientes con un alto contenido de glucosa durante periodos largos y a determinadas temperaturas dependiendo de la bebida de que se trate. Es en este punto que se generan las condiciones propicias para que ciertos microorganismos conviertan la sacarosa en alcohol.

PUBLICIDAD

En el caso de la cerveza es común referirnos a la levadura como un ingrediente esencial para que, junto con las maltas, haga de la cerveza una bebida sumamente saludable, pues brinda una buena cantidad de vitaminas del complejo B y minerales como el silicio y el calcio.

Además, a la levadura se le atribuye la responsabilidad, en un alto porcentaje, del perfil de sabor de una cerveza, pues aunque son casi imperceptibles, cada una de las decenas de cepas diferentes de este hongo brinda aromas, sabores y texturas distintas.

Pero si las bebidas destiladas también son fermentadas, ¿cuál es, entonces, la diferencia? Que una vez terminada la fermentación, en lugar de encaminar el proceso de producción para su consumo, aprovechando todas sus propiedades y nutrientes, éstas comienzan otra etapa de producción: la destilación.

La destilación en su forma más tradicional implica calentar el líquido fermentado dentro de un recipiente cerrado hasta que el alcohol (con un punto de ebullición menor al del agua) se evapore. Las gotas de alcohol se concentrarán al centro del techo del recipiente y se condensarán escurriendo por un tubo hacia otro recipiente. De esa forma, el nuevo recipiente contendrá alcohol de mayor pureza, dejando atrás agua y otros compuestos. Conforme más avance la destilación, más agua comenzará a pasar, reduciendo el porcentaje de alcohol.

Normalmente los destilados llevan una segunda o una tercera destilación, repitiendo este proceso. De esa forma se asegura tener alcoholes más puros, pero se pierden también la mayor parte de sus atributos nutricionales y saludables, además de una buena cantidad de compuestos aromáticos y de sabor. Se obtiene, entonces, una bebida ‘delicada’ con un porcentaje alcohólico definido por el productor (ajustando con agua o con distintas partes de la destilación) pero vacía en cuanto a compuestos benéficos para la salud.

En conclusión, la principal diferencia que tienen la cerveza y otros fermentados respecto de las bebidas destiladas se encuentra en que las primeras conservan gran parte de sus propiedades y atributos nutricionales, mientras que las destiladas privilegian la pureza en términos de alcohol, elevando la concentración del mismo, aunque perdiendo la mayor parte de sus propiedades.

Hasta el próximo martes…


También te puede interesar…

‘El libro de la cerveza mexicana’

Levadura: el ingrediente mágico de la cerveza


 

Contacto:

Twitter: @maribelquirogaf / @CervecerosdeMex

Facebook: Maribel Quiroga / Cerveceros de México

Página web: Cerveceros de México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Por qué los universitarios deben aprender a ahorrar antes de salir al mundo real?
Por

Prepararse para salir al mundo real después de la universidad y enfrentar situaciones como dónde trabajar, comprar una c...