México ya sufrió una reducción de 4,400 millones de dólares en la llegada de inversión extranjera directa ante la incertidumbre relacionada con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pero las cosas podrían ser peores en un escenario donde no haya una resolución positiva sobre el acuerdo, pues la economía podría caer en recesión y el tipo de cambio escalar a los 27 pesos por dólar.

En caso de que Estados Unidos salga del acuerdo, Moody’s no prevé un “golpe fulminante” para la economía nacional.

“Lo que vemos es que el TLCAN implica volatilidad en las variables financieras de corto plazo. En caso de un escenario de estrés, la variable de largo plazo más afectada sería la llegada de inversión”, explicó Jaime Reusche, analista soberano para México de Moody’s.

Lee también: Mnuchin se dice optimista, pero cuateloso, sobre futuro del TLCAN

PUBLICIDAD

El escenario base de la calificadora contempla que se llegará a una renovación que podría denominarse TLCAN 2.0. Sin embargo, ante la demora para alcanzar un acuerdo antes del 2 de abril (la fecha prevista inicialmente), la firma ha desarrollado un panorama con tres escenarios.

  1. Demora en la negociación. En este caso se llegaría a una actualización del TLCAN en 2019. La continuidad del comercio implicaría un crecimientos de 2 a 2.5% en 2018 y 2019, que se aceleraría en tanto el país se viera fortalecido por el crecimiento de Estados Unidos y la mayor inversión como resultado de la reforma energética.
  2. Un acuerdo bilateral regido por la OMC. En este escenario se disolvería el TLCAN y México y Estados Unidos tendrían que sujetarse a las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Como resultado, Moody’s prevé que habría una depreciación del tipo de cambio de 30% como un efecto transitorio, el cual se corregiría en el mediano plazo.
  3. Conflicto. En el escenario de mayor estrés, México y Estados Unidos no alcanzan un acuerdo e incluso el gobierno estadounidense podría imponer aranceles y barreras al comercio. Estas medidas sí generarían una recesión en México y una respuesta en forma de incrementos arancelarios.

En el escenario conflictivo, Moody’s estima que el tipo de cambio podría tocar niveles de 26 o hasta 27 pesos en 2018 con un crecimiento nulo e incluso una caída de 2 a 3% para 2019.

El tipo de cambio bajaría a un rango de 24 a 25 pesos en 2019, pero los efectos pasarían por un endurecimiento de la política monetaria que colocaría las tasas de referencia entre 8 y 9% y la inflación fluctuaría en niveles de 6 a 7%.

“La inversión es la variable que afectaría más a la economía. En materia de comercio es 55% del comercio el que depende del marco NAFTA (siglas del TLCAN en inglés), pero México tiene capacidad de resiliencia, incluso en los escenarios más adversos”, señaló Reusche.

Te recomendamos: No es el fin del mundo si no se llega a buen puerto en el TLCAN: Vasconcelos

 

Siguientes artículos

Fondos de inversión inmaduros limitan a emprendedores: Proméxico
Por

El ecosistema emprendedor en México continúa en un estado incipiente por la inmadurez y bajo número en fondos de financi...