Reuters.- La ola de frío de Texas se extiende por sexto día este jueves y el mayor estado productor de petróleo de Estados Unidos sufre por extendidos apagones en refinerías, mientras que los envíos de gas y petróleo quedaron paralizados hasta el punto de afectar los suministros en la frontera con México.

Se espera que el clima extremo, que ha causado la muerte de al menos 21 personas y dejó sin electricidad a más de 4 millones de personas en Texas, permanezca hasta el fin de semana.

El hielo por las bajas temperaturas causó el cierre de un quinto de la capacidad de refinación de Estados Unidos y suspendió los trabajos de producción de crudo y gas natural en varias partes del estado.

No te pierdas: CFE reconecta luz a 99% de usuarios; consigue gas para 5 centrales eléctricas

Las fallas de energía en Texas también impactaron los suministros de electricidad en México, con las exportaciones de gas natural a través de un ducto paralizadas en 75% el fin de semana pasado, de acuerdo con datos preliminares del programa Eikon de Refinitiv.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ordenó a los proveedores de gas natural no enviar combustible fuera del estado y pidió a los reguladores locales que se ciñeran al plan.

Lee más: Texas prohíbe a empresas exportar gas natural

El operador de suministro eléctrico del estado, ERCOT, estaba intentando restaurar la energía, pero los generadores térmicos -que funcionan con gas natural, carbón y otros combustibles- perdieron capacidad de operar porque las válvulas y ductos se congelaron.

No estaba claro si Abbott o los reguladores podrán aplicar una prohibición sobre los cargamentos interestatales o que crucen la frontera.

El pedido de Abbott a la Comisión de Autopistas de Texas, el regulador de petróleo y gas del estado, ha terminado por implicar asuntos políticos, de acuerdo con una fuente, vinculando a grupos que no tienen la autoridad para interferir en el comercio del área.

Texas exporta gas por ductos a México y a través de navíos que llevan gas natural licuado desde los terminales en Freeport y Corpus Christi. También suministra combustible a numerosas regiones del país, incluyendo el medioeste y el noreste de Estados Unidos.

La prohibición provocó una respuesta de funcionarios en México, ya que las exportaciones de gasoductos estadounidenses al vecino del sur cayeron a 3,800 millones de pies cúbicos por día el miércoles, frente a un promedio de los últimos 30 días de 5,700 millones de pies cúbicos, según datos de Refinitiv.

El gobierno mexicano llamó el miércoles al máximo representante de Estados Unidos en la nación para presionar por el suministro de gas natural.

Los cortes de energía han afectado a millones de personas en el norte de México. Los principales fabricantes de automóviles cerraron sus operaciones temporalmente porque no tenían el gas natural necesario para operar las plantas.

No te pierdas: GM detiene operaciones en Silao por escasez de gas natural; Audi ajusta producción en Puebla

Catástrofe

Con 2.7 millones de hogares de Texas todavía sin calefacción este jueves por la mañana, autoridades advirtieron sobre los peligros de un efecto dominó en la infraestructura.

La falta de energía cortó el suministro de agua para millones de personas, tensó más la capacidad de los hospitales para tratar pacientes en medio de una pandemia y dejó aisladas a comunidades vulnerables con carreteras congeladas aún intransitables en algunas partes del estado.

“Esto es, en muchos sentidos, una catástrofe dentro de la catástrofe”, advirtió Lina Hidalgo, máxima responsable electa del condado de Harris, que abarca Houston. “Los efectos en cascada no van a desaparecer”.

Los residentes de más de 100 condados de Texas recibieron la orden de hervir el agua para potabilizarla mientras las plantas de tratamiento siguen afectadas por cortes de energía, según las autoridades.

Más de 12 millones de personas en el estado -el segundo más grande del país con una población de aproximadamente 29 millones- no tienen agua potable en sus hogares o tienen agua potable disponible sólo intermitentemente.

Con las temperaturas heladas que se esperan hasta el fin de semana, volver a encender las luces será un proceso lento, ya que Texas ha perdido el 40% de su capacidad de generación, con pozos, tuberías de gas natural y turbinas eólicas congeladas.

Los hospitales de Houston, la mayor ciudad del estado, y de otros lugares de Texas han informado de que no tienen agua. Una veintena de decesos se han atribuido a la ola de frío, pero las autoridades sospechan que muchas más personas han fallecido sin que sus cuerpos hayan sido encontrados. 

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

Frontera norte: ¿cuál será su rumbo con 4 nuevos gobiernos estatales?
Por

La integración y coordinación entre gobiernos estatales serán importantes para mantener el impulso y crecimiento en la f...