El director de Bank of America (BofA) en México, Emilio Romano Mussali, aseguró que sí hay apetito para invertir en el país, aunque en segmentos muy específicos; de hecho, la institución financiera estadounidense está incrementando su apuesta, ya que ésta es a largo plazo, al menos por los siguientes 50 años.

De acuerdo con el banquero, existen fondos que ven claramente a México como una opción, especial dentro de Latinoamérica y países emergentes, ya que es una de las naciones con mayor estabilidad macroeconómica y está cada vez más integrada al bloque de Norteamérica.

Sí hay apetito por inversión en México y está en segmentos muy específicos, si bien en el energético y en otros hay incertidumbre en cuanto a las reglas aplicables y vemos una resistencia a incrementar las inversiones, en otras como en consumo o infraestructura, en áreas de minería y en otras muy específicas en retail hemos visto bastante interés”, aseguró.

Lee: De Apple a Bimbo, cuentas de mexicanos para invertir en bolsa se disparan 217%

En este sentido, el directivo comentó en videoconferencia que el gobierno federal ha podido mantener finanzas públicas estables, ejemplo de ello es que la proporción de la deuda respecto del PIB prácticamente no se incrementó durante la pandemia.

“Se está demostrando que, sí se están manteniendo las finanzas públicas estables, con esto y políticas públicas cambiantes hay empresarios que sí se la juegan y otros que no, no es un tema de ganar y perder, es un México distinto, pero lo vemos como un México con el cual se puede hacer negocios, especialmente por la estabilidad, y si se ve México con otros países de desarrollo tenemos los mejores niveles macroeconómicos”.

No obstante, Romano Mussali comentó que hay un impacto en la inversión privada que viene antes de la crisis de la pandemia, donde las empresas no han dejado de ejercer recursos en casos concretos porque no pueden dejar de hacerlo, pero las nuevas inversiones están siendo más cautelosas.

“No están percibiendo las condiciones para aumentar la inversión y eso es por la percepción de que no hay la visibilidad de largo plazo en las reglas del juego, hay modificaciones y la incertidumbre de la pandemia, ha sido un elemento de incertidumbre global importante” dijo el director de BofA.

Y es que, consideró, “no todo es rosa”, hay una baja en la estadística de la confianza de la inversión privada, la cual está por debajo de lo deseado de 23 o 25% del PIB, a fin de tener mayor crecimiento.

“Esto es los que nos impide a crecer a tasas de doble dígito, este año por encima de 10% y el que sigue igual, si logramos recobrar esa confianza en la inversión privada”.

Precisó que la estimación de BofA es que la economía mexicana crezca entre un 5 y 6% en 2021, y si bien es probablemente se retrase la apertura por las nuevas olas de Covid-19, no creen que esto vaya a descarrilar de manera importante el crecimiento esperado.

“Las recuperaciones como las caídas no son en líneas rectas o lineales, pero la tendencia es positiva, la reapertura económica va a ser una realidad, el control del virus es una realidad, las vacunas están funcionando, especialmente las occidentales, y esto nos permite ser muy optimistas de que vamos a ver la caída de los contagios y hospitalizaciones de manera muy importante”.

De hecho, destacó que BofA  está incrementando su apuesta en México, por medio de la ampliación de la cobertura a empresas globales medianas, cosa que no habían hecho.

La confianza en México es a largo plazo, estamos claros en este camino, probablemente es distinto a otros bancos, pero lo hacemos con total convicción y responsabilidad, es una medida de largo plazo, no para los próximos 2 o 3 años, es para los siguientes 50 años”.

Sigue la información de los negocios en nuestra sección especializada

 

Siguientes artículos

medicamento
Compra de antipiréticos y analgésicos para tratar síntomas leves de Covid-19 crece hasta 7%
Por

La pandemia impulsó el crecimiento de entre el 4 y 7% en la compra de antipiréticos y analgésicos para tratar los síntom...