Sin embargo, en la actualidad, los millones de dispositivos conectados mediante Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) recopilan información a través de sus sensores y, en lugar de tomar decisiones rápidas, envían la información a la nube para su procesamiento. Esto desveló a más de un ingeniero, razón por la que surgió la Edge Computing.

¿De qué se trata? “La Edge Computing permite que todos los datos tomados desde los dispositivos de IoT sean procesados en el lugar de recolección, evitando así enviar grandes cantidades de información innecesaria a la nube o los centros de datos”, explica Pablo Azorín, CTO y co-fundador de BairesDev, la empresa de desarrollo de software de mayor crecimiento en Latinoamérica que, además, cuenta con el Top 1%  del talento IT de la región. “Es un sistema que no va en contra del Cloud Computing sino que lo complementa y hace que toda la operatoria se vuelva más eficiente y ágil, dos valores que hoy toda empresa busca y desea”, continúa el experto.

Esta tecnología cambiará el modo de producir y de brindar servicios. Por ejemplo, permitirá que las empresas analicen en tiempo real las tendencias de compra de los consumidores, que mejoren las experiencias de juego online, que mejoren el rendimiento de los vehículos autónomos, y que las fábricas tengan un mantenimiento predictivo instantáneo, entre otros beneficios.

“La interacción con los clientes será más y más fluida. Las compañías tendrán suficiente información en tiempo real para poder determinar cuál es el momento y el espacio ideal para contactar a cada consumidor. Esto es vital porque, ante el aumento de competencia y los constantes estímulos a los que cada persona está expuesta, es sumamente difícil dar con ese instante en el que la marca puede tener toda su atención”, explica Azorín.

Hay que tener en cuenta que, así como los mercados son cada vez más dinámicos, los clientes también serán más exigentes y momentáneos en su relación con las marcas. Los consumidores querrán que las empresas los satisfagan instantáneamente y de un modo cien por ciento personalizado. Estar preparado para satisfacer estas demandas será la clave para seguir siendo una compañía atractiva.

La Edge Computing hará más simple la vida de todos, sobre todo la de los usuarios finales. Un smartphone podrá analizar aún más información que la que procesa hoy, o conectar con más dispositivos de formas más eficientes, según los estilos de vida de cada uno.

Por ejemplo, procesar datos en tiempo real hará que los vehículos sin conductor se vuelvan aún más eficientes y seguros, pues no será necesario que dichos datos viajen hasta un centro de análisis para convertirse en información accionable. Del mismo modo, hará más rápidos los sistemas de diagnósticos en hospitales y clínicas. 

Además, les permitirá a las empresas almacenar y enviar datos importantes de un modo más eficiente y sin correr tantos riesgos. Cuanto menos información se transmita, menos chance de robo.

Otro beneficio es dejar de depender de un centro de datos para procesar grandes cantidades de información. Ahora numerosos dispositivos se encargarán de ello. Esto descongestiona y acorta los tiempos de procesos, algo que redunda en una reducción de costos. Por otro lado, las áreas con conexiones inestables, como las rurales, se verán beneficiadas al poder realizar el procesamiento en su lugar de origen. Así, cada dispositivo podría retener los datos hasta contar con una conexión confiable y segura, sin que nada se pierda.

Con la Edge Computing empresas y consumidores entran en una nueva era.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/pabloazorin

 

*El autor es CTO y co-founder de BairesDev.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

No te pierdas: Así roban los datos de tus tarjetas de crédito usando la imagen de Netflix

 

Siguientes artículos

Tendencias tecnológicas 2020 (Parte 3)
Por

El ciberespionaje ocasionará más censuras a productos tecnológicos