La Secretaría de Movilidad del Estado de México autorizó a los concesionarios del transporte público de la entidad subir en dos pesos la tarifa a partir del primero de enero de 2020.

De esa manera, el pasaje mínimo costará 12 pesos, por los primeros cinco kilómetros, y subirá 25 centavos por kilómetro adicional. La actual tarifa base de 10 pesos estaba vigente desde hace poco más de dos años.

“Dicha determinación, publicada este jueves en la Gaceta del Gobierno del Estado de México, se alcanzó luego de varios días de diálogo en el marco de la Comisión Revisora, donde los concesionarios presentaron casi un centenar de estudios de costos, en los que solicitaron un ajuste de hasta 4.50 pesos, al tomar en cuenta un incremento en el precio de los insumos para la operación de las unidades entre 38 y 45% desde septiembre de 2017 a la fecha”, indicó la dependencia en un comunicado.

Con la medida, consideró la Secretaría, se evitará irregularidades en el cobro, así como paros y movilizaciones que hubieran perjudicado a alrededor de 6 millones de usuarios en el Estado de México.

El titular de la depenencia, Raymundo Martínez Carbajal, aseguró que el ajuste no significa un “cheque en blanco”, pues a cambio del aumento, los concesionarios deberán certificar a 100,000 choferes anualmente y concluir al 100% el proceso de renovación de sus unidades con más de 10 años de antigüedad.

Los transportistas también se comprometieron a equipar al 100% las unidades con kits de seguridad que consisten en cámaras de video, botón de pánico y geolocalización, así como a cumplir con la cromática respectiva.

Además, deberán enviar a los choferes a capacitación y certificación bajo los estándares de competencia EC0246 que imparte el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep).

El funcionario destacó que en el Estado de México, a diferencia de otras entidades, no hay subsidios al transporte de mediana capacidad, por lo que todos los gastos para mejorar el servicio corren a cargo de los propios concesionarios.

En este sentido, advirtió que serán sancionados los operadores que no acaten las disposiciones y excedan el cobro de manera deliberada.

Según Martínez Carbajal, a la fecha se han renovado más de 43,000 unidades y se instalaron 13,000 sistemas de seguridad con cámaras de video, botones de pánico y sistemas de geolocalización.

Pese a lo anterior, la inseguridad en el transporte público mexiquense ha aumentado y en los tres años pasados, los asaltos subieron en 700% en el municipio de Nezahualcóyotl y 234% en La Paz.

No te pierdas: García Luna no piensa declararse culpable, afirma su abogado

 

Siguientes artículos

López Obrador nombra a Raquel Buenrostro como titular del SAT
Por

En la Oficialía Mayor quedará Thalía Lagunas Aragón quien se desempeñaba en la Coordinación Técnica de la Presidencia de...