La falta de oportunidades en educación para más de dos millones de niñas en México es un desafío en el que hay que trabajar, destacó Malala Yousafzai, Premio Nobel de la Paz.

“Necesitamos trabajar en México porque (la educación) todavía es un desafío muy grande. Más de dos millones de niñas no estudian en el país y la mitad de ellas cuando van a la escuela salen antes de terminar la educación secundaria”, señaló la joven de 20 años durante el Foro México Siglo XXI, de Fundación Telmex.

Respecto a la educación en América Latina, comentó que la situación no es tan subrayada como en Siria o en África, aunque es cierto que existe desigualdad en todos los países, incluso en aquellos que son defensores de los derechos humanos.

“Por lo general, las chicas son discriminadas. Cuando hay menores fuera de la escuela, casi todas son niñas, pero en los últimos años eso ha cambiado y vemos que se ha avanzado. Sin embargo, eso sigue siendo un desafío, pues todavía hay 130 millones de niñas (en el mundo) que no reciben educación”, comentó.

PUBLICIDAD

Lee también: Los gobiernos no van a hacer nada por ustedes: Malala

La defensora de los derechos de los niños señaló que educar a las niñas trae beneficios como el desarrollo económico en todos los países del mundo.

“Mi sueño es ver que cada vez más niñas tengan educación y que se vean empoderadas. Las mujeres tienen potencial. El educar a las niñas es beneficioso para todos los países, para el progreso y desarrollo económico. Debemos despertar nuestra mente y darnos cuenta de cómo podemos beneficiarnos cuando las niñas se eduquen”, agregó la activista, una de las 100 personas más influyentes según la revista Times.

A los 17 años, Malala recibió el Premio Nobel de la Paz, luego de perdonar a un hombre que le disparó mientras estaba a bordo de su autobús escolar en el distrito paquistaní de Swat, en 2012.

 

Siguientes artículos

Transparencia Internacional pide a EU confirmar extradición de Martinelli
Por

El juez Edwin Torres en la ciudad de Miam, decidió conceder la extradición del expresidente Ricardo Martinelli.