Por Ernesto Piedras*

Desde el inicio de la historia, el hombre ha empleado todo su conocimiento, técnicas y tecnologías para allegársela, para preservarla, desalinizar, captar, potabilizar, desinfectar y un sinfín de aplicaciones más, para tenerla accesible para todos.

Desde los acueductos romanos hasta la ductería contemporánea, pasando por técnicas de desazolve y purificación, nos hemos enfocado a contar con este vital líquido.

Con los albores del Internet de las Cosas (IoT), empezamos a vivir una creciente cotidianeidad en la que es cada vez mayor el número de aplicaciones disponibles que resultan en impactos sociales complejos, pero a la vez generalizados, para expandir la calidad de nuestra vida.

El caso del agua no es ajeno a estos beneficios del Internet de las Cosas (IoT).

Recién se presentó en Mérida un ejercicio pionero, un programa piloto que demuestra el potencial de una solución de IoT aplicada al monitoreo de calidad del agua.

Efectivamente, la Ciudad de Mérida y la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Yucatán (JAPAY), autoridad local de agua, son los anfitriones de esta iniciativa denominada “Smart Water

¿Qué es Smart Water?

El proyecto Smart Water utiliza sensores inteligentes habilitados con tecnologías inalámbricas que miden, en tiempo real, parámetros de calidad del agua desde los depósitos de agua operados y administrados por la JAPAY, con lo que alimenta con información clave a una aplicación para dispositivos móviles llamada “Dime H2O”.

Con esta aplicación tecnológica, la autoridad cuenta con una alternativa asequible, fidedigna y expedita para acceder a información de calidad del agua que, adicionalmente, minimiza prácticamente a cero el margen de error humano.

Pero el proyecto no se detiene ahí.

Familias de la Colonia Popular Dolores Otero y circundantes en Mérida, son alentados a participar en campañas educativas dedicadas a promover la cultura del agua, especialmente sobre la calidad del agua.

Con ello, un programa de tecnología aplicada para la salud expande sus alcances, para contribuir también a la educación en torno al agua.

App Dime H2O: Índice de Calidad de Agua

Foto:The Social Intelligence Unit para la Iniciativa Smart Water

Adicionalmente, el programa Smart Water ha contribuido a capacitar a la población para utilizar esta sencilla aplicación, Dime H2O, para consultar el Índice de Calidad del Agua (ICA), diseñado para el singular sistema acuífero kárstico de la Península de Yucatán.

El ICA permite a la ciudadanía contar con acceso a información de parámetros críticos de calidad del agua que generan los sensores de una manera didáctica y amable con el usuario, y con ello, constituye un ejercicio efectivo de transparencia a través de una solución tecnológica basado en el IoT.

Proyecto Smart Water

Foto:The Social Intelligence Unit para la Iniciativa Smart Water

Beneficios de la Iniciativa

Iniciativas como estas son una muestra directa del impacto de IoT en nuestras vidas, a la vez que se alinean y fortalecen los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Entre los resultados medibles de este programa piloto, se encuentra que Smart Water y su aplicación Dime H2O permitieron al personal de JAPAY ahorrar 80% del tiempo destinado a la recolección de muestras de parámetros asociados a la calidad del agua como turbidez, cloro residual, conductividad y pH.

Así, por ejemplo, en un lapso de tan sólo tres días, permite recolectar más de dos mil mediciones de parámetros como nitratos, carbono orgánico disuelto y carbono orgánico total. De esta forma, 99% de la comunidad participante ha reportado mayor confianza en su conocimiento sobre la calidad del agua, entre muchos otros beneficios.

De forma indirecta, el proyecto Smart Water se alinea con el objetivo de salud y bienestar, tal que la iniciativa busca el empoderamiento de las personas para que busquen acceso a agua de mejor calidad. Agua Limpia y Saneamiento es el otro objetivo compatible, al enfocarse en promover no sólo el acceso al agua como derecho humano, sino también el acceso a agua de buena calidad.

Finalmente, el proyecto Smart Water también se encuentra en línea con el ODS de proteger, restaurar y promover un uso sostenible de los ecosistemas terrestres, sostenibilidad, manejo de bosques, combate a la desertificación y la interrupción de la degradación terrestre, al igual que con el objetivo de la interrupción de la pérdida de biodiversidad. Todo ello, al crear consciencia en la población sobre las fuentes de agua y las acciones necesarias para preservarlas.

Estamos en la época donde la abundancia de hallazgos tecnológicos es continua y acelerada. Es menester encausarlos hacia el beneficio social, el desarrollo económico y la sustentabilidad.

Este recurso fundamental para la vida, lo es también para las personas y las comunidades. De la humanidad en su conjunto. Tiene efectos transversales en toda la operación económica y social y es a la vez, condición sine qua non para el desarrollo integral.

Con todo, Smart Water es un ejemplo detonador del poder de las Tecnologías de la Información (TIC) aplicadas a contribuir al bienestar y a la cada vez mejor evolución de toda la humanidad.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ernestopiedras

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Te recomendamos: ‘Es necesario pensar en una economía verde’: jefe de la ONU

 

Siguientes artículos

COP25, crisis del clima y la moda
Por

La agenda de la cumbre del clima COP25 ha tenido entre sus protagonistas a las empresas, la banca y los inversores. ¿Don...