Por Orlando Jorge Mera*

En el año 2017, fue posible demostrar los avances tecnológicos de Internet como nunca; pero, igualmente, fue el año en el que se destapó su lado oscuro. Por décadas, la red ha sido una fuerza democrática que ha permitido logros trascendentales para la libertad; sin embargo, los abusos a la hora de utilizarla están retando la noción convencional que hay en torno a sus beneficios.

Preciso es recodar que, en República Dominicana, las leyes que norman Internet datan de los años 90, pero, en Estados Unidos y Europa, sus respectivas normativas vienen desde los 70 y los 80, con importantes actualizaciones. El impacto de lo que suceda en Estados Unidos, por su potencial influencia en el mundo de las comunicaciones y la tecnología, marcará tendencias en otros países.

Llama, por tanto, a preocupación, cómo recientes incidentes demuestran que, en Estados Unidos, el tema ha llegado a su punto máximo, y los reguladores están deseosos de revisar políticas viejas para proteger a sus ciudadanos de un Internet que ha tenido un uso muy distinto al de los fines para los que fue creado. La gran pregunta es cómo será en el futuro. Es difícil de predecir.

PUBLICIDAD

Un repaso al año pasado demuestra los abusos públicos de Internet causados por malos actores, que alcanzaron grandes titulares en los medios de comunicación.

Como nunca, ha existido una mayor cantidad de violaciones al uso de la información personal, lo que expone informaciones financieras de consumidores, correos electrónicos y compras históricas, entre otras; situaciones que, se pensaba, estaban protegidas con códigos y llaves de seguridad.

Abundan casos como el de Equifax, que fue víctima de asaltos de identidad a una cantidad determinada de clientes en línea. Se estima que el robo de identidad lo padecieron alrededor de 41 millones de personas en Estados Unidos en 2017.

Extranjeros han usado robots o cuentas falsas de redes sociales para incursionar en temas internos de Estados Unidos, como sucedió en la elección presidencial de 2016, lo cual ha dividido a esa nación.

También ha habido grupos apoyados por rusos para gestionar cientos de miles de dólares en anuncios ilegales en Facebook, Twitter, Google y otras plataformas. Como consecuencia, más de 126 millones de estadounidenses fueron expuestos a propaganda rusa en Facebook.

Terrorismo y amenazas a la seguridad nacional se están desarrollando en plataformas oscuras de Internet, con mensajes de odio y destrucción, con el propósito de radicalizar a gente en su propio terreno. Además, YouTube experimentó su mayor boicot de estadounidenses con respecto al uso de anuncios extremistas.

Nacionalistas, discriminadores y neonazis han encontrado casa en Internet, y han organizado y colectado sumas de dinero en chats privados y en redes sociales, hecho que ha retado los valores y principios de la sociedad.

Hay estudios que demuestran que los jóvenes adolescentes sufren depresión y ansiedad debido a las redes sociales y que los teléfonos inteligentes hacen que muchos jóvenes se sientan aislados, inmaduros y con tendencias suicidas.

Pornografía de niños y contenido no aceptable se profundiza en línea, lo que hace que la web sea un lugar muy peligroso para los menores de edad. YouTube publicó, en noviembre, un blog que describía su estrategia para proteger mejor a familias y niños ante la colocación de videos inapropiados.

Si esto ha sucedido en Estados Unidos, igualmente ha ocurrido en América Latina, Europa, Asia y África. El año 2017 ha sido terrible para internet; su lado oscuro se ha reflejado más que su lado positivo.

Sin duda, la regulación irá por más transparencia en los algoritmos y también por más rendición de cuentas en una industria que no estaba acostumbrada a ello.

Como ha dicho Margrethe Vestager, jefa de Regulación de Competencia en Europa: “Ésta es la mayor alerta que jamás hemos tenido. Si no reaprendemos a confiar en la tecnología, entonces nunca obtendremos lo positivo de su potencial”.

Éste es uno de los grandes retos que tendremos en el año 2018.

*Socio Gerente de Jorge Mera & Villegas y Presidente del Indotel (2000-2004).

 

Contacto:

Twitter: @orlandojm

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

La letra chiquita no sólo está en los contratos
Por

Para darte una tarjeta de crédito y fomentar que las uses, los bancos te ofrecen promociones especiales, pero la mayoría...