Tim Harford es uno de los economistas que más me gusta leer. Tengo varios de sus libros. He leído por ejemplo “The Undercover Economist” (incluso lo tengo en mi oficina para repasarlo de vez en cuando). El libro es una nueva explicación de los principios fundamentales de la economía moderna, iluminada por ejemplos tan diversos y reales como los rascacielos en auge de Shanghai o los canales de Brujas. Es un libro que explica y exponer que la economía, y particularmente la microeconomía, nos acompaña todos los días.

El libro que estoy leyendo actualmente es el que publicó hace dos semanas en Londres, “50 Things That Made The Modern Economy”. En este libro, Tim discute los inventos que han transformado las formas en que trabajamos, jugamos y vivimos. Desde el arado hasta la inteligencia artificial, desde la afeitadora desechable de Gillette hasta la librería Billy de Ikea, cuenta la historia memorable de cada invención y presenta a los personajes que las desarrollaron, se beneficiaron de ellas y las arruinaron.

Hace un par de semanas ha escrito otro excelente post acá. Él menciona que las herramientas de análisis están cambiando la forma como los economistas están trabajando. Menciona que no solamente las herramientas son las que cambian, sino la Data con las que están trabajando. Ilustra como desde las investigaciones innovadoras del Nobel Kuznets, hasta nuestros días, en donde los economistas investigan sobre “administrative data”. No podría estar más de acuerdo, mi propia tesis de doctorado en economía aplicada fue escrita sobre información recabada de archivos no sistematizados, en donde analicé durante dos años, uno a uno, cada proyecto de inversión que tuvo beneficios fiscales en Uruguay entre 1970 y 2010.

Incluso Harford va más allá y analiza como hoy las investigaciones en economía se valen de nueva Data no estructurada, como lo son las imágenes, para demostrar evidencia sobre temas tan diversos como desigualdad, desarrollo económico, economía del crimen y comercio internacional. Incluso, la Data proveniente del consumo de celulares es hoy base fundamental para presentar papers en los principales journals de economía a nivel internacional.

PUBLICIDAD

Lo que me viene a la mente es cómo están cambiando la disciplina de la economía a consecuencia de las nuevas herramientas y nueva Data, y qué dispar es su aprovechamiento en el sector privado. En América Latina la cultura empresarial sobre el Data, o sobre la utilización de información alternativa para tomar mejores decisiones innovadoras, aun no está muy extendida. Muchas veces se confunden las herramientas, otras se confunden las necesidades, y otras se mezclan las herramientas a utilizar con la data a usar. Este problema hace que se tomen decisiones con información errónea, o en el mejor de los casos, con información incompleta.

Las empresas, y los ejecutivos, no tienen que perder tiempo. No tienen que deslumbrarse con la tecnología solamente, tienen que saber claramente qué data alternativa o complementaria genera entropía de la información (entropía de Shannon), para entender claramente qué innovaciones se pueden generar a través del data analytics. Esto es lo que les va a generar ventaja competitiva, la tecnología no es determinante única. Si no se cumplirá la máxima de Maslow “si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo”.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @diego_vallarino

LinkedIn: diegovallarinonavarro

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

reforma-telecomunicaciones-epn
EPN: Fin de ciclo | El sexenio perdido en crecimiento económico
Por

Se esperaba que con las reformas estructurales la economía crecería de un 3.5% en su nivel inercial a 5.3% en 2018. La r...