El premio Nobel de Economía 2017, Richard H. Thaler ha desarrollado su trabajo sobre comprender cómo las personas toman de decisiones económicas. Específicamente Thaler profundizó sus trabajos sobre la racionalidad limitada, las preferencias sociales y la falta de autocontrol, en las decisiones que toman los agentes. En sus trabajos, el Nobel demostró cómo estos estados psicológicos humanos afectan sistemáticamente a las decisiones que tomamos en la economía individual, así como a los mercados exteriores.

Por su parte, ya Selten, Nobel de economía en 1994 (compartido con Nash y Harsanyi), sostenía que las decisiones económicos de los agentes son, con información parcial, en situaciones en las que no existe certidumbre y donde los agentes desconocen los objetivos de los demás jugadores. También Daniel Kahneman trabajó sobre la toma de decisiones en momentos de riesgo e incertidumbre. Su trabajo le permitió ganar el Nobel de Economía en el 2002, teniendo la característica de que era la primera vez que lo ganaba un “no economista”, un psicólogo.

Un ejemplo claro es el efecto señuelo “es el de incluir un plato muy caro en la carta de un restaurante; puede que nadie lo pida, pero es muy probable que varias personas se decidan por el que le sigue en precio, que también es caro en términos relativos”.

Ahora, imagínese que se encuentra en uno de los centros de investigación empírica sobre el comportamiento de las personas a la hora de tomar decisiones sobre consumo, los supermercados o grandes retailers. Estos “centros de investigación” son gran generados de datos, de información, de entendimiento del comportamiento individual y grupal. Hace unos años con seleccionar muestras parciales, o desarrollando experimentos específicos, se podría comprender el comportamiento de los agentes.

PUBLICIDAD

Pero hoy con la cantidad de datos transaccionales, con información que surgen de las pantallas de las cámaras del supermercado, de los datos que surgen de los censores, de los datos que surgen de las etiquetas inteligentes, el volumen de información permite acceder a insights de valor para las personas y para las empresas (tanto el supermercado como para los proveedores del mismo).

Por este motivo, los proyectos de Big Data, requieren profesionales versados en economía conductual, con capacidad para comprender de qué manera perciben las personas los problemas a los que se enfrentan, cómo usan la información y analizan los datos para desarrollar soluciones, ideas y finalmente conocimiento.

Como ha mencionado Dan Ariely, profesor de la universidad de Duke, no sólo cometemos errores de manera habitual a la hora de tomar decisiones, sino que cometemos siempre los mismos. El hecho de que nuestra irracionalidad sea predecible es un consuelo, pues si es predecible la podemos controlar y contrarrestar como consumidores y anticipar como vendedores.

El Big Data y la Inteligencia Artificial aplicada permiten comprender el comportamiento de las personas. Conocer el comportamiento irracional, antes de que la persona sepa qué hará para satisfacer tu necesidad o deseo, también, casi siempre, no muy racional. Esto es fundamental al momento de entender como optimizar y generar valor en el negocio del Retail. ¿Quién compra?, ¿Cuándo compra?, ¿Qué productos compra?, ¿En qué momentos compra?, ¿Por qué compra unos productos y no otros?, ¿está pagando la disposición a pagar? Son todas preguntas que se pueden contestar con el Big Data, utilizando a toda la población del supermercado, reduciendo al mínimo el error muestral.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @diego_vallarino

LinkedIn: diegovallarinonavarro

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Trabajo doméstico y de cuidados no remunerado
Por

El cuidado de niños, personas mayores y personas enfermas o con alguna discapacidad, así como el cuidado de la casa es t...