Por Kate Vinton

Los estudiantes comienzan jóvenes en las escuelas del multimillonario chino Zhang Bangxin. Los niños pequeños, algunos de no más de 2 años, cursan clases de 90 a 120 minutos (típica lección: matemáticas para principiantes) que costaron a sus padres alrededor de 20 dólares la hora (para poner las cosas en perspectiva, el obrero chino promedio gana alrededor de 2 dólares por hora). Algunos de estos estudiantes se quedaran con los tutores de Zhang hasta la preparatoria, aprendiendo historia, matemáticas, chino, inglés y mucho más.

El TAL Education Group de Zhang es uno de los principales jugadores en el espectro de educación privada en China. Los ingresos de sus 301 escuelas en China continental han subido casi 300% en cuatro años, desde los 434 millones de dólares (mdd). La compañía está listada en la Bolsa de New York y sus acciones han subido 200% desde su salida a bolsa en octubre de 2010, elevando al tímido Zhang, de 36 años de edad, CEO de TAL, al estatus de billionares, con una fortuna de 1,500 mdd.

El camino de Zhang a su fortuna de 10 dígitos tuvo un comienzo poco propicio. Después de graduarse de la Universidad de Sichuan, en 2001, Zhang tuvo siete empleos a tiempo parcial, incluyendo la tutoría, para mantenerse a flote como un estudiante de doctorado en Ciencias de la vida con problemas de liquidez en la Universidad de Pekín. La tutoría fue tan exitosa que Zhang decidió iniciar un negocio a tiempo completo en 2003. Cuatro años más tarde, abandonó el programa de doctorado para enfocarse en su nueva compañía, TAL Education Group.

PUBLICIDAD

Ahora, menos de 10 años más tarde, la empresa de Zhang se ha convertido en una de las cinco principales empresas de clases particulares en el fragmentado mercado de la educación privada de China –valuado en 100,000 mdd–, alcanzando a 1.5 millones de estudiantes en 24 ciudades chinas. Aunque la compañía aún se enfoca en la expansión física (buscan entrar en al menos dos nuevas ciudades cada año), su compromiso con la educación en línea le ha permitido mantener su posición en el mercado chino y crecer, según un informe de Deloitte.

TAL comenzó a ofrecer cursos en línea en enero de 2010, y puso en marcha los cursos en línea en vivo en 2012. La compañía puso en marcha una nueva experiencia de “aula invertida” en marzo de 2015, que permite a los estudiantes interactuar con sus compañeros de clase en vez de sólo ver una grabación. TAL también ha lanzado recientemente una aplicación móvil que permite a los estudiantes comunicarse con los tutores en cualquier momento del día.

“Trabajamos duro  para ampliar nuestra oferta online”, escribió Zhang en una reciente presentación de la empresa. TAL afirma que sus ofertas en línea representan casi un tercio de la tutoría en línea de China. Mientras que los cursos en línea sólo representaron 3.6% de los ingresos netos totales de TAL en 2015, los ingresos en línea han aumentado en más de 1,000% desde 2011.

Además de mejorar su propia tecnología, TAL se ha enfocado en comprar e invertir estratégicamente para expandir su huella digital. En septiembre, TAL adquirió Firstleap Education, una empresa china que provee tutoría en línea y fuera de línea para niños entre 2 y 15 años. Un mes más tarde, TAL invirtió 30 mdd en Phoenix E-Learning, que opera la mayor plataforma de educación en línea de China. Y en enero, TAL anunció una inversión estratégica en la empresa educativa Knewton, con planes para integrar la tecnología del líder adaptable a la propia plataforma de educación en línea de TAL. “Queremos estar justo en la cúspide, donde la educación se encuentra con la tecnología”, dijo Zhang a los inversionistas en julio.

 

Siguientes artículos

Acciones de América Móvil caen casi 10% tras reporte trimestral
Por

América Móvil reportó ayer una caída de 41.7% en su utilidad neta durante el primer trimestre de 2016.