Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora, se entregó esta mañana a las autoridades para enfrentar cargos en su contra por corrupción.

También reveló que demandará a Arely Gómez, extitular de la Procuraduría General de la República (PGR) y actual secretaria de la Función Pública,  por abuso de autoridad,  “mala fe y acusarme dos veces del mismo delito”.

Durante una entrevista radiofónica con Grupo Fórmula, en el espacio de Ciro Gómez Leyva, dijo que es un perseguido político y que entregará todas las pruebas.

Padrés comentó que se trata de una guerra de acusaciones donde la nueva administración priista en la entidad gobernada por Claudia Pavlovich ha encarcelado a colaboradores “inocentes”, a los que, dijo, se les ha sembrado droga e inventado delitos.

El exgobernador advirtió que el expediente del caso llegó “rasurado” con el juez,  donde se omitió el contexto general sobre el caso.

 

 

Siguientes artículos

Republicanos propondrán a Trump plan alternativo sobre muro
Por

El plan alternativo para construir el muro considera mayor número de vallas y más agentes federales en la frontera sur d...