Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora, se entregó esta mañana a las autoridades para enfrentar cargos en su contra por corrupción.

También reveló que demandará a Arely Gómez, extitular de la Procuraduría General de la República (PGR) y actual secretaria de la Función Pública,  por abuso de autoridad,  “mala fe y acusarme dos veces del mismo delito”.

Durante una entrevista radiofónica con Grupo Fórmula, en el espacio de Ciro Gómez Leyva, dijo que es un perseguido político y que entregará todas las pruebas.

Padrés comentó que se trata de una guerra de acusaciones donde la nueva administración priista en la entidad gobernada por Claudia Pavlovich ha encarcelado a colaboradores “inocentes”, a los que, dijo, se les ha sembrado droga e inventado delitos.

El exgobernador advirtió que el expediente del caso llegó “rasurado” con el juez,  donde se omitió el contexto general sobre el caso.

 

 

Siguientes artículos

luz
Gobiernos estatales se resisten a la política energética de AMLO
Por

Controversias constitucionales, amparos e impuestos "verdes" forman la estrategia de gobiernos estatales y empresarios c...