Aunque las tomas clandestinas rompieron récord en 2017, el gobierno no cambiará la estrategia contra el robo de combustibles en México, sino que va a profundizarla.

“La nueva estrategia la vamos a profundizar, no la vamos a cambiar”, dijo el titular de la Secretaría de Energía (Sener), Pedro Joaquín Coldwell, durante una conferencia de prensa.

Su comentario se produce después de que Petróleos Mexicanos (Pemex) registró 10,363 puntos de extracción clandestinos durante 2017, 50% más comparados con 2016.

El funcionario admitió que existen más tomas registradas porque la empresa productiva del Estado cuenta con un sistema de detección más preciso.

PUBLICIDAD

La estrategia que implementó el gobierno comenzó el año pasado, dijo Coldwell, y consiste en la coordinación entre Pemex y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) cruzando información de inteligencia financiera y compra de combustibles que permiten detectar dónde se generan los robos, además del apoyo con autoridades estatales.

Lee también: Los 5 Estados con más tomas clandestinas de combustibles 

El titular de Sener dijo que el número de volumen decomisado a las personas que roban el combustible, conocidos como huachicoleros, ha aumentado. Pemex informó ayer que recuperó 15 millones de litros de combustible robado.

Además, Coldwell recordó que la empresa que dirige Carlos Treviño ha suspendido suministro a más de 70 gasolineras por vender combustible robado desde la mitad de 2017.

 

 

 

Siguientes artículos

banxico
Banxico cumple con lo esperado y aumenta tasas de interés
Por

Los analistas daban por descontado que la Junta de Gobierno subiera la tasa de interés.