Por Manuel Grajales

Convertirse en alguien exitoso era el objetivo que, con tan sólo 18 años de edad, llevó a Raúl Beyruti Sánchez a dejar su natal Puebla, en la región centro de México, para irse a vivir a la capital del país.

Era 1973. Entonces, el futuro parecía prometedor, pero las cosas no eran tan fáciles: tuvo que conseguir su primer trabajo como obrero en una fábrica, mientras que, con dificultades, se pagaba sus estudios de Contaduría Pública.

Menos de una década después, esos esfuerzos comenzaron a rendir frutos. En 1981 creó GINgroup, empresa que surgió como un despacho de asesores fiscales contables y administrativos.

PUBLICIDAD

“Al paso del tiempo, nos dimos cuenta que, en el tema de la administración del capital humano, había una gran oportunidad, porque no estaba siendo bien atendida por los proveedores de entonces”, cuenta Beyruti, presidente de GINgroup.

Puedes leer: Tigo quiere digitalizar a las pymes centroamericanas

Treinta y cinco años después la compañía tiene 8,000 empleados directos, cerca del 25% del mercado de capital humano o outsourcing en México y proyecta cerrar 2017 con una facturación aproximada de 28,000 millones de pesos mexicanos (1,400 mdd, aproximadamente) y cerca de 150,000 empleos administrados, no sólo en la República Mexicana, sino también en Panamá, Colombia y República Dominicana.

“Si todo funciona como lo tenemos planeado, en dos o tres años seremos la mayor empresa de capital humano a nivel Latinoamérica”, resalta el ejecutivo.

Desde hace algunos años, basado en México, GINgroup administra personal en países de Centro y Sudamérica, y cuenta con dos centros en República Dominica, donde administra a cerca de 2,000 personas. Ahora la empresa tiene planes, este año, para iniciar operaciones directas en Perú, Colombia y Panamá, naciones en donde espera que el tema de la tercerización de personal crezca de manera importante.

Además, busca comprar alguna empresa del sector en Estados Unidos, con el propósito de iniciar operaciones en ese territorio el primer trimestre de 2018.

Lo que comenzó como un despacho contable, es ya un conglomerado de 30 compañías. Además de la tercerización de recursos humanos, que representa el 98% de los ingresos del grupo, participa en otros sectores: restaurantero, con marcas propias; clubes sociales y deportivos, sociedades financieras y consultoría en tecnologías de la información, entre otros.

El futuro 

La subcontratación de personal en América Latina alcanza los 47,800 mdd, indica un estudio de Staffing Industry Analysts. De acuerdo con estimaciones del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi), tan sólo en México, el outsourcing creció 155% entre 2004 y 2016.

“Esto va a crecer al grado que, posiblemente, el día de mañana las empresas solamente serán dueñas de la marca, porque toda la operación será subcontratada a empresas especializadas”, resalta Beyruti.

El ejecutivo comenta que una de las ventajas de GINgroup para consolidar su presencia en esta industria se debe a que generaron un sistema conocido como “miGIN”, el cual está registrado en propiedad industrial. Esto les permite ofrecer diversas soluciones de capital humano, apoyo al personal, estructura y perfiles de puestos, administración de nómina, asesoría legal laboral, así como asesoría contable fiscal.

“Son herramientas que creamos, que no existen en el mercado”, explica el directivo.

Al no operar bajo el sistema de franquicias, como lo hacen otras firmas extranjeras del sector, pueden ofrecer mejores precios por sus servicios. Además, la firma no cobra el reclutamiento, siempre y cuando ella administre al personal.

“La mayoría de las empresas que se dedican a hacer outsourcing cobran por ese servicio”, dice Beyruti.

 

Siguientes artículos

Redefiniendo la relación para la prosperidad de Norteamérica
Por

El Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales presenta su propuesta para conducir la relación bilateral México-Estados...