«Roma» dio un paso más para competir por un Oscar al ganar el premio a Mejor Película en la edición número 24 de los Critics’ Choice Awards. Muchos fueron los factores para que la película ganara el premio, uno de ellos fue el sonido.

El largometraje del cineasta mexicano Alfonso Cuarón no cuenta con ningún tipo de música, no hay ninguna partitura, es sólo sonido. Lograr capturar a la audiencia y transportarla dentro de la época y la atmosfera de la película fue el trabajo y reto de Sergio Diaz, supervisor y editor de sonido de «Roma».

“Quería transmitirles el amor que sentía yo por hacer cada escena de la película. Envolver a la gente y ponerla en el contexto de lo que estaba sucediendo en cada secuencia. De lo que estaba sucediendo en esa época. Por qué en cada secuencia, sin importar a donde iba la cámara, siempre hay sonido”, comentó en entrevista con Forbes México Sergio Diaz.

De acuerdo con Guillermo del Toro, también exitoso cineasta mexicano creador del Laberinto del Fauno, y Hellboy II: El ejército dorado donde Díaz también trabajó, el sonido es preciso.

“Si ROMA cifra su narrativa en imagen y sonido, la pista sonora -escuchada en cine- es dinámica, envolvente y sutil- pero precisa”, escribió Del Toro en Twitter.

El trabajo de un editor de sonido consiste en recopilar todos los sonidos que suceden en pantalla, además de recrear los que no se ven en pantalla.

“Editorialmente un editor va construyendo todas las escenas dependiendo las necesidades y el perfil del proyecto. Es básicamente un editor de todo el universo sonoro de la película. Es como preparar un platillo”, dijo Díaz.

Durante todo el proceso, Sergio Diaz tenía una atención plena de todo lo que hacía, estaba enfocado y no le importaba mucho lo que estuviera pasando a su alrededor, por eso cuando llegó el final del trabajo le sorpendió mucho la reacción de Cuarón.

“Lo más placentero para mí fue el final, cuando Alfonso se acerca a mí y literal me ve a los ojos y me dice: hiciste un gran trabajo cabron y debes estar orgulloso por lo que hiciste, muchas felicidades. Se dio la vuelta y se fue”, destacó Díaz que aun al hablar de ese momento se le sigue poniendo la piel chinita por la emoción y la impresión.

La primera vez que Sergio Diaz vio la película terminada, en julio de 2018, tuvo una reacción de llorar, se siento liberado por haber logrado el trabajo.

Incluso la reacción del público le sorprende, ya que, aunque esperaba que alguna escena impactará en la gente, no esperaba el recibimiento y mucho menos las buenas críticas a su trabajo.

“Me emocionaba más porque todo el tiempo no paraban de hablar del sonido, realmente tuvo esa conexión, eso fue lo que más me gusto”, dijo Diaz.

Sergio Diaz tiene proyectos en el tintero y algunos que ya están en desarrollo, son proyectos tanto nacionales como extranjeros. Pero lo que ahorita desea es disfrutar del éxito de «Roma».

Y aunque la película esta más cerca de ganar un Oscar, eso no le quita el sueño a Díaz, ya que para él, haber hecho este proyecto a lado de Cuarón ya es un triunfo.

El rodaje

Para Sergio Diaz trabajar con Alfonso Cuarón fue espectacular, ya que, según sus palabras, lo llenó de un enorme aprendizaje y de una concentración absoluta.

“Alfonso Cuarón tiene un nivel de excelencia extraordinario, el cual logra llevarte a niveles que uno no creía posible alcanzar”, dijo Diaz.

Durante la filmación existió una guía para trabajar, pero en general, Cuarón le dio libertad a Díaz para proponer.

“Encontrando ese balance yo entendía lo que él quería y mandaba esa propuesta y él decidía si necesitaba la opción 1, la 20 o la opción 50. La intención era tener diferentes opciones”, explica Diaz.

Para capturar los sonidos de «Roma», Sergio buscó los momentos perfectos para trabajar y un par de anécdotas lo demuestran. Por ejemplo, capturó sonidos de Ciudad de México el 25 de diciembre de 2017, cuando hay más silencio ya que ciudad es muy industrial.

“Una vez que teníamos esa cama, podíamos ir grabando diferentes sonidos de diferentes locaciones”, destacó.

Y cuando era imposible trabajar con la tranquilidad que hubiera deseado, Sergio Diaz tenía que trabajar un poco más para depurar los sonidos, como en las escenas en los campos de futbol de Neza.

“Pase todo un domingo grabando los partidos y cuando terminamos tuvimos que quitar todas las palabras guey, porque en el tiempo de «Roma» no se decía”, conto Díaz.

Es casi imposible contabilizar cuantos sonidos se utilizaron para «Roma», pero de acuerdo con su editor se tienen en total más de 70 terabytes de sonido. Pero no todo en la película es sonido, otra parte fundamental es el silencio, ya que marca una dinámica dentro del contexto de la película.

“El silencio no existe como tal si no lo sabes construir. Hay muchos momentos en la película que son muy silenciosos”, destacó Diaz.

Una escena que muestra perfectamente como Diaz quiso utilizar el silencio es la escena del parto de Cleo, donde Sergio Díaz grabo los sonidos de trabajo reales de doctores y enfermeras.

“Todos estos sonidos y la atmósfera los filtró de tal forma en el canal central y es cuando se forma esa sensación de vacío”, dijo Diaz.

“En mi opinión el «silencio» de Cleo es usado como herramienta dramática para el arco de su historia y nos lleva a revelar su dolor más íntimo- revelado por el agua- «No quería que naciera». Cleo se calla y sofoca su emoción y culmina en esta explosión”, escribió Guillermo del Toro en su cuenta de Twitter.

 

Retos

A pesar de enfrentarse a un proyecto de suma importancia, Sergio Diaz asegura que disfrutó mucho hacer «Roma».

“Para mí el reto mayor fue entrar a la memoria de Alfonso Cuarón y poder llegar exactamente a lo que él quería. Porque si bien hacer una película de época es complicada, más aún entrar a las memorias del director”, destacó Díaz.

En cada escena, asegura Diaz, había algo que Alfonso le pedía. Su tarea se centraba entonces en mostrar opciones y más opciones y recrear y recrear durante un periodo de 18 meses continuos, tiempo en que duro el rodaje de «Roma».

En el proceso del rodaje, en cada escena, Diaz tenia que centrarse en ciertos sonidos, como el de un puesto ambulante, el sonido de un avión, de cierto motor de un coche, de ciertas aves y de infinidad de sonidos que sucedían.

“Fue un proceso difícil, estresante y de un nivel de exigencia brutal. Cumplir con las exigencias de Alfonso”, destacó Diaz.

Una de las escenas más complejas de sonorizar fue el final de la película. Lograr condensar todo lo que estaba pasando en Ciudad de México en la escena final cuando Cleo sube las escaleras.

“Vemos el cielo mientras escuchamos todos los sonidos de la ciudad, uno tras otro en una armonía perfecta en donde sucede como un mantra. Armar esa secuencia me tomo muchos días de estar sentado con Alfonso. Fue de los más complicado y es de lo más orgulloso me siento”, destacó Diaz.

 

Siguientes artículos

Confidencias | Esta empresa de mariguana prepara su primera fábrica en EU
Por

Tras los buenos resultados de 'Dragon Ball Super: Broly', 20th Century Fox México ahora espera una buena taquilla de 'Al...