El Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) ha detectado 654,000 viviendas abandonadas en todo el país, por lo que ya trabaja en un programa de recuperación en colaboración con la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Estos inmuebles quedaron deshabitados debido a que los derechohabientes no pudieron pagarlos o porque estaban demasiado alejados de los centros urbanos. Al cierre de 2018, el Instituto contabilizaban cerca de 60,000 créditos en estas condiciones. Sin embargo, se estima que podría haber más de cinco millones de casas con esta problemática en el país.

“Hasta hace poco, Infonavit no tenía una estadística confiable sobre el tema de vivienda abandonada”, explica en entrevista con Forbes México Carlos Martínez Velázquez, titular del organismo.

Lee también: Consejos para añadir valor a tu casa al venderla

Ahonda que, en el pasado el Instituto realizaba una recuperación jurídica de las propiedades para después subastarlas. Generalmente, los lotes eran comprados por empresas que se dedicaban a revender las propiedades y, en muchos casos, en un mismo fraccionamiento podía verse una sección de casas recuperadas y otra que seguía en abandono.

“Con el tiempo, esas casas recuperadas se volvían a abandonar”, afirma. Incluso, en 2018 el esquema de recuperación de viviendas generó pérdidas por más de 240 millones de pesos para el Infonavit.

El nuevo proyecto de recuperación requiere trabajo en equipo. Martínez Velázquez dice que el organismo a su cargo ya colabora con la Sedatu para que los inmuebles recuperados sean subastados con una reglamentación distinta al pasado.

“El plan busca licitar desarrollos enteros, pero el proyecto de inversión deberá venir acompañado de espacios públicos y esquemas de transporte. Será necesario que los municipios actualicen su plan de desarrollo urbano y vivienda, que se pongan los equipamientos, que haya inversión de todos los involucrados”, detalla el funcionario.

Nueva visión

En 2018, Infonavit otorgó 544,000 créditos, principalmente entre derechohabientes con sueldos inferiores a 5 Unidades de Medida y Actualización (12,251 pesos mensuales). El directivo puntualiza que la nueva visión busca que el Instituto deje de ser considerado como un mero organismo de otorgamiento de créditos.

Para ello, dice que se deberán alinear las políticas de otorgamiento de crédito con la política nacional de vivienda.
“Esto nunca se había hecho porque tradicionalmente el Infonavit se veía como una institución financiera únicamente y no importaba la política que hiciera el gobierno federal al respecto, ahora hay mucha comunicación con la Sedatu, que es la responsable de la política nacional de vivienda y la idea es que esos lineamientos los introduzcamos en la política de otorgamiento de crédito”, expone.

Así, para dar nuevos financiamientos, el Infonavit deberá asegurarse, con ayuda de la Sedatu, que los inmuebles sean adecuados, cercanos a centros de trabajo y que no estén construidos en zonas de riesgo.

“El tema de vivienda no es un problema que deba enfrentar sólo Infonavit, sino que refleja la falla de muchos actores, desde nivel municipal y federal, el Infonavit mismo, son muchos agentes que han estado involucrados”, añade.

Selección 2018 | ¿Cuánto tienes que ganar para comprar una casa en la CDMX?

 

Siguientes artículos

Economía
Así prevén ITAM, Tec y UNAM la economía mexicana (y si habrá recesión)
Por

Economistas de estas casas de estudio coinciden en que el crecimiento del PIB del país no será tan elevado como anticipa...