El corte de medio año de la industria musical, realizado por Nielsen y Billboard, demuestra que el streaming de audio y video está creciendo a tasas más aceleradas de las esperadas, muentras que las de mp3 van a la baja.

 

Por Zack O’Malley Greenburg

 

PUBLICIDAD

El líder de Radiohead, Thom Yorke, y el productor Nigel Godrich pueden no ser fans de Spotify, pero a juzgar por reportes recientes, el servicio de streaming musical y sus hermanos están aquí para quedarse.

De acuerdo con el informe de la industria musical de medio año 2013, realizado por Nielsen y Billboard, los primeros seis meses del año se registraron 50,000 millones de streams de audio y video, un aumento de 24% respecto al mismo periodo del año pasado.

“El streaming sigue siendo mostrando una tremenda tasa de crecimiento”, explicó en un comunicado David Bakula, vicepresidente senior de Nielsen Entertainment. “… No sólo estamos viendo [un] gran volumen de streams, sino que seguimos viendo crecimiento sobre una base comparable de proveedores.”

Mientras tanto, un informe de Siemer Associates muestra que los ingresos mundiales de música digital crecieron un 63% durante la última década y las previsiones de crecimiento hasta 2016 son de 12.1%. Los ingresos por concepto de transmisión aumentaron un sorprendente 40%, a 1,100  millones de dólares, en 2012.

Los analistas de la industria previeron desde hace mucho tiempo un crecimiento continuo en el streaming, pero el medio parece estar tomando el control más rápido de lo esperado —y ya podemos ir comprándole al mp3 un boleto para la misma casa de retiro en la que está el CD—. El informe de Nielsen revela que las ventas de canciones digitales cayeron 2.3% en el primer semestre del año, mientras que las ventas de CDs se hundieron un 14.2%.

La tendencia refleja el deseo de muchos consumidores a renunciar a la idea de tener una colección de música —física o virtual—. Ese cambio, incluso ha puesto en duda el dominio de la todopoderosa iTunes Store, de Apple.

“La gente ha construido sus bibliotecas, sin embargo, la funcionalidad de algo como Spotify y el hecho de que funcione a través de múltiples dispositivos reduce el interés en la compra de canciones a través de iTunes y le quita puntos de diferenciación a Apple”, explicó Walter Piecyk, de BTIG, a Forbes a principios de este año.

Afortunadamente para los accionistas de la compañía, Apple tiene un elemento de cambio largamente esperado bajo la manga.

“Pandora, iHeartRadio y otros servicios seguirán creciendo”, dice el informe de Siemer. “Pero [ellos] comenzarán a enfrentar la competencia de iRadio de Apple y sus competitivas tasas de regalías.”

En un giro interesante a la historia de streaming, el impulso del medio parece ser parte de un resurgimiento más grande del álbum. Mientras que el mp3 alentaba a los usuarios a escoger ciertas piezas, llevando a un mercado más enfocado a los sencillos, los consumidores que optan por el streaming escuchan discos en su totalidad.

Por ejemplo, los que escucharon pistas sueltas del Random Access Memories de Daft Punk en su primera semana en Spotify sumaron unas 500,000 reproducciones, cifra que palidece antes las 8 millones de reproducciones que tuvo el álbum completo en su semana de lanzamiento.

Y mientras que las ventas de canciones individuales cayeron en toda la industria, las ventas de álbumes digitales subieron un 6%.

Tal vez entonces no debería ser una sorpresa que el único medio físico que sigue creciendo es vinilo, cuyas ventas han aumentado un 33.5% en comparación con los primeros seis meses del año pasado.

 

Siguientes artículos

10 consejos para startups de las letras del Hip-Hop
Por

Más de dos expertos en emprendimiento y negocios acostumbran dar lecciones a los fundadores de startups a través de las...