El 27 de agosto, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía de México, apareció en conferencia de prensa para anunciar que al fin se había alcanzado un acuerdo comercial entre las partes estadounidense y mexicana en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sin embargo, el mercado nacional todavía tiene un largo camino por recorrer, al menos en el sector automotriz.

Entre los acuerdos destaca que el contenido regional debe pasar del 62.5% al 75%, donde el 40% del total tiene que provenir de zonas de altos salarios, en las que se pague al menos 16 dólares la hora (en México es de entre 8 y 10 dólares la hora en algunas ramas del sector automotriz).

Los productos que ingresan a algunos de los países que conforman el tratado tienen ciertos derechos y cuotas preferenciales por sobre los bienes procedentes de otras naciones con los que no se cuenta un acuerdo comercial, lo cual se establece como las reglas de origen, de acuerdo con un análisis de Monex.

Te recomendamos: Trump se salió con la suya en acuerdo automotriz entre México y EU

PUBLICIDAD

¿México podrá adaptarse a ese incremento en el contenido regional? José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), opina que la meta es alcanzable, sin embargo, se deberá implementar una política industrial que permita incrementar la fabricación de insumos intermedios que actualmente importa de otras regiones.

Los vehículos que no cumplan con ese contenido regional tendrían que pagar un arancel de 2.5%. Participantes de la industria estiman que el 30% de los autos que se envían al mercado estadounidense no se apegan a dicha regla.

“Sin embargo, el riesgo es que Estados Unidos pueda elevar aranceles si en un momento deciden aplicar el criterio relacionado con una afectación en la seguridad nacional…De acuerdo con información preliminar, (el mercado nacional) se podría tardar alrededor de cinco años para lograr la adaptación, en ese espacio se deben realizar mejoras”, comentó de la Cruz.

Según el especialista, esta política industrial debe enfocarse en:

-Mayor innovación tecnológica, pues la falta de este elemento ha ocasionado que se compre maquinaria e insumos intermedios de otras naciones en las que hay un progreso tecnológico.

-Capacitación de los trabajadores.

-Mejorar los niveles educativos en la parte técnica y de ingeniería ante las mayores necesidades del sector automotriz.

-Mejorar la infraestructura y seguridad en el transporte, pues los robos y violencia restan competitividad.

-Mejorar el financiamiento para que las empresas puedan renovar maquinaria y equipo.

-Generar una política de integración en las cadenas productivas.

-El sector energético debe incrementar su capacidad productiva, para que genere energía eléctrica y otros recursos que son necesarios para la industria automotriz.

En anterior entrevista, Manuel Padrón, de Baker McKenzie, señaló que la economía global se mueve rápidamente en lo que a tecnología se refiere, por lo cual México necesita de mayor inversión.

Por otra parte, de la Cruz agregó que, para alcanzar las exigencias de la mejora en los salarios, se deben producir más insumos intermedios que hoy se traen de otras partes del mundo

 

Siguientes artículos

burberry-reuters
Burberry dejará de usar pieles animales y de quemar la ropa que no vende
Por

Burberry admitió en julio haber quemado ropa no vendida valorada en 28.6 millones de libras en un solo año para que no f...