El nuevo acuerdo al que llegó Estados Unidos y México en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) obliga al sector automotriz mexicano a innovarse y adaptarse a cambios que, principalmente, obedecen a los objetivos iniciales del gobierno estadounidense de Donald Trump, coincidieron especialistas.

“En la parte automotriz hay un incremento de contenido regional y nacional, así como una composición de salarios que en estricto sentido es lo que él (Donald Trump) buscaba, generar mayor contenido de lo hecho en Estados Unidos”, comentó a Forbes México José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC).

Entre los puntos que más destacan de este acuerdo en el sector automotriz se encuentra que las cuotas de contenido de América del Norte, en las manufacturas automotrices, pasarán de 62.5 a 75%. Además, el 40% del total tendrá que provenir de zonas de altos salarios (donde se pague al menos 16 dólares la hora).

En México, el actual salario es de entre 8 y 10 dólares la hora en algunas ramas del sector automotriz.

En conferencia con medios, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía y quien estuvo involucrado en la renegociación, señaló que no se descarta que en un futuro con el fortalecimiento de los salarios mexicanos se pueda participar en ese 40%, aunque actualmente se tiene un 60% de esa integración.

Te recomendamos: ¿Cómo se resolvieron las diferencias de México y EU en el sector automotriz?

“Al final, el acuerdo se modificó hacia donde Donald Trump quería, por lo tanto, me parece que obtuvo un mayor beneficio. Para México el área de oportunidad es que si cambia su política económica para que sea un mayor productor de insumos intermedios, es decir, que en México se produzca parte de lo que tendría que dejarse de importar, sobre todo del este asiático, me parece que existiría un posible beneficio. Sin embargo, en términos generales me parece que Tump logró que se avanzara la parte sustantiva de su agenda”, comentó de la Cruz.

Por lo anterior, México debe buscar ser atractivo y competitivo, así como generar mayor valor agregado para tener mejores salarios en el sector y pasar de ser un ensamblador a una industria con mayor innovación.

“Es la única manera de generar un empleo en el que se pueda pagar mejor y sin que ello genere un encarecimiento en los costos de producción, además no se debe olvidar que México deberá resolver cómo incrementar el contenido nacional y regional cuando firmó el Acuerdo Transpacífico, donde en esencia ello disminuía”, añadió el especialista del IDIC.

Por su parte, Manuel Padrón, de Baker McKenzie, comentó que el acuerdo da mayor certidumbre para que las empresas puedan comenzar a planificar una vez que se formalice el tratado.

Te puede interesar: Esta es la ruta a seguir en el acuerdo comercial entre México y EU

“Está claro que existe la libertad de que las empresas decidan pagar a la mano de obra en 16 dólares por hora, es improbable que se tenga una distorsión en el mercado de ese tamaño para satisfacer la regla de origen, sin embargo, sí hubo un componente adicional porque ya se permite incluir la posibilidad de contar el trabajo de investigación y desarrollo tecnológico y quizá en ello los salarios que se paguen en México sí lleguen a esos niveles”, comentó Padrón.

Lo anterior generaría nuevos centros de investigación y desarrollo en el sector automotriz, añadió el experto.

En conferencia telefónica con medios, Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, indicó que México debería disminuir costos en seguridad y logística y generar zonas de mayor salario.

Lee también: 

Visita de Trump a México, hoy tiene resultados positivos, dice Peña Nieto

 

Siguientes artículos

tlcan-banderas
TLCAN: una polémica relación de 1.3 billones de dólares
Por

Te presentamos un breve recuento de los números más relevantes del acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Cana...