En estos últimos meses, el mundo ha visto como los votantes mundiales han tomado decisiones en contra de toda la lógica institucional y/o “racional”: Gran Bretaña, Colombia, Nicaragua, Estados Unidos y hace unos días Italia, entre otros. Esto, desde la lógica del poder, se podría pensar que la sociedad está cegada y está votando en contra de toda la lógica y las instituciones, pero más bien hay que analizar que esta situación, desde una visión global, se debe ver como una llamada de atención a todos los gobiernos actuales por parte de la población, si así lo entendiéramos, la pregunta correcta debería ser ¿qué mensajes en conjunto son los que los pobladores de mundo están mandando a los dirigentes?

Definitivamente, un mensaje central sería que el sistema financiero no está funcionando, las crisis bancarias, que aún no terminan, y los grandes débitos de las bancas, no están ayudando al desarrollo de los países; los gobiernos no hacen caso a las instituciones financieras mundiales, los bancos centrales juegan con el tipo de cambio y los bancos internacionales encarecen sus tasas y sus servicios, mientras tienen grandes utilidades en los países más subdesarrollados y nadie sale adelante. En las grandes crisis financieras a ellos los defienden, nadie va a la cárcel y los gobiernos vía impuestos pagan los rescates de estas empresas.

Otro mensaje relacionado con este sistema es el hecho que en estas operaciones hay un gran endeudamiento de los países, grandes actos de corrupción y ganancias exageradas por parte de los inversionistas.

Esto deriva en otro gran problema que es una queja mundial generalizada, la inequidad en los sistemas económicos, lo que genera una gran brecha entre pobres y ricos, no hay crecimiento económico, no hay trabajo, los gobiernos no pueden con las cargas sociales, la población envejece en pobreza, y los jóvenes no encuentran trabajo ni oportunidades.

PUBLICIDAD

Si analizamos el crecimiento de los sistemas nacionalistas, puede ser una respuesta lógica de ciertos grupos y personajes políticos que al darse cuenta de este descontento juegan con él y presionan desde los congresos para generar los referéndums desde donde están descarrilando los sistemas políticos; técnicamente, estamos viendo la revolución del descontento con diferentes caras y filosofías políticas. Se está tratando de generar un nuevo orden mundial.

El problema es que esto está pasando en occidente y una parte de oriente, ¿sabemos qué ha pasado en el Medio Oriente?, en donde sólo vemos que sus guerras intestinas están generando un gran problema de migración, que también está jugando como un gran factor, en medio de todos estos problemas mundiales junto con el cambio tecnológico de las energías mundiales, que hace que los humanos huyan de sus países en donde el suelo que pisan están llenos de una riqueza que el mundo tiene que dejar atrás. Y esto hace que regresemos a viejas situaciones entre Oriente y Occidente, el eje de Constantinopla vuelve a ser un factor vital en la historia de la geopolítica mundial. En la región de América, México toma ese miso papel, por eso las grandes similitudes sociales, políticas y económicas entre los países.

Un factor nuevo en todo este esquema, que en su momento derivo en dos guerras mundiales, es la revolución digital y las comunicaciones globales, ahora no se sabe si juega un factor ecualizador o va a ser un detonante para lo que sigue, que en realidad nadie sabe que será.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

nicaragua-moneda
Ésta es la fórmula de Nicaragua para atraer inversiones
Por

El país centroamericano está de moda y una muestra de ello son las inversiones de Europa hacia la nación, como la llegad...