En política no hay casualidades. La liberación de la maestra Elba Esther Gordillo, justo el día de la declaración de presidente electo para Andrés Manuel López Obrador, implica no únicamente un juego de noticias, donde la segunda se ve ya opacada por la primera, sino también de significados para el futuro de diversos actores políticos. Surgen entonces dos preguntas en una ¿qué harán la maestra y AMLO con respecto a uno y otro?

En una primera instancia, la administración de AMLO no podrá ignorar el peso no únicamente de los maestros, sino de sus liderazgos en el contexto de la nueva transformación de la educación que se proponen. El magisterio es diverso y en ese sentido también los líderes, e intereses que les mueven, pero no son ajenos a los procesos de negociación que se dan en diversas dimensiones, que van desde su presencia en el legislativo federal (la más disminuida de su historia para la siguiente legislatura), las estatales, las áreas educativas, así como otros espacios de impacto social y político. Podemos ver no únicamente diversas expresiones dentro del SNTE, sino también organizaciones magisteriales más pequeñas, pero no menos importantes para los espacios estatales donde se mueven.

La maestra entiende muy bien esa diversidad, por lo que su liderazgo iba más allá del propio SNTE, moviéndose hacia otros espacios y buscando asegurar influencia a través no únicamente de las legislaturas y los ejecutivos, sino también a partir de la configuración de un partido político, que ahora perdió el registro.

Todo es le permitió no únicamente tener capacidad de control, sino también generar beneficios para el magisterio que no se han repetido. Incrementos salariales mayores al 6% en promedio, cuando en el resto del país el promedio era 3.5%, así como aumentos en prestaciones y un sistema de estímulos que reconfiguraron la formación de los maestros y potenciaron sus ingresos. La inefectividad de la dirigencia actual, con solo un 3.4% de incremento en este año, ha llevado a muchos maestros a asumir que actualmente tienen dirigentes que son gestores, pero no líderes que vean por ellos, añorando otros momentos. Si bien la relación de la maestra con la CNTE es tirante, no es inexistente y también planteó espacios de negociación, así como con otros sindicatos menores. Pero cabe otra pregunta, ¿hasta qué punto conviene a la maestra reasumir la dirigencia de un sindicato que tiene condiciones muy distintas a las que ella dejó?

PUBLICIDAD

La acumulación de poder siempre genera ansiedad entre los demás, por lo que fue el preludio de su denostación, así como la coyuntura que se le planteó a Peña Nieto. Es factible que la maestra busque incrementar su incidencia en las decisiones educativas, aunque es muy probable que no vuelva a tener el poder que tuvo antes. Ante ello ¿cuál será la posición de AMLO? Si bien una reunión entre ambos no es improbable, tendría costos políticos para él, desde hoy, presidente electo. No únicamente en términos de su alianza con otros actores como la CNTE, sino del mensaje que enviaría con ello, después de la crítica recibida por el nombramiento de Manuel Bartlett, entre otros.

A pesar del acercamiento con la maestra en la campaña, la posición de gobierno es distinta. Es posible que AMLO diversifique su diálogo con los actores del magisterio, donde la maestra será una interlocutora fundamental, pero también le conviene potenciar a otros líderes que generen contrapesos, a partir de incentivos diferenciados, pues será la única forma en que evite un sobre control de alguno de esos actores.

La relación de AMLO con el magisterio en su conjunto será compleja, tal vez mucho más que con cualquier otro actor, pues tendrán que alinearse a un proyecto educativo del que aún se sabe poco. A esto hay que sumar las posiciones de otros actores no magisteriales dentro y fuera de Morena, pues algunos ya han planteado posiciones para la próxima legislatura, que no son las que el próximo secretario de educación ha dicho.

 

Contacto:

Twitter: @aglopezm

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

elba-esther-gordillo
Elba Esther, de la cúspide sindical a un sexenio en prisión
Por

Vista como la representación de un poder fáctico que controlaba la educación en el país, tocó fondo al inicio del actual...