Con una inversión de 250,000 dólares, Gustavo Villatoro, exjefe de la Unidad Contra el Crimen Organizado de El Salvador, creó Smart 912, una empresa que desarrolló una aplicación del mismo nombre la cual, a través de geolocalización y de los teléfonos inteligentes, vende información a los gobiernos locales salvadoreños para que ataquen los delitos.Actualmente, esta tecnología es utilizada con TeclaApp, en el municipio de Santa Tecla, ubicado a 10 kilómetros de la capital, San Salvador, además de que su creador espera llegar a territorios de Sudamérica como Argentina y Chile: “La sorpresa que nos llevamos es que en los primeros cinco meses de implementada la aplicación, ésta desbancó al teléfono como el medio de comunicación del ciudadano con su gobierno municipal. Todo mundo hacía las gestiones por la app para denunciar situaciones como basura acumulada, falta de alumbrado público, reparación de casas, ventas ilegales y robos”, cuenta el empresario.

El antecedente de este proyecto data de los inicios del nuevo milenio, cuando el exfiscal Villatoro trabajaba en una estrategia para reducir el número de secuestros en el país, debido a que, como revelan datos de la Fiscalía General de la República, se registraba uno cada tres días. En ese momento intuyó que la tecnología podría ayudar a combatir el problema.

Puedes leer:  Panamá impulsa conectividad aérea con Shanghái

Villatoro comenta que Smart 912, nacida en el año 2011, mezcla el GPS y los teléfonos inteligentes para hacer frente al crimen en tiempo real, gracias a la geolocalización, ya que de esta forma se tiene un mejor mapeo y los gobiernos pueden implementar mejores planes de prevención en las ciudades salvadoreñas. A través de la aplicación, que tiene 200 descargas al día y es gratis, la población notifica sobre hechos de violencia como robos, personas sospechosas, puntos de asaltos, robo de vehículos y violencia doméstica.

PUBLICIDAD

Además, el sistema brinda la opción para denunciar alertas sobre servicios municipales y comunitarios, tales como fallas de luz, postes de tendido eléctrico caídos, calles en mal estado, poda de árboles, recolección de basura, alcantarillas sin tapaderas, entre otros.

Villatoro explica que el costo del servicio depende del tamaño de la ciudad, por ejemplo, si un municipio es pequeño el precio puede ser de 5,000 dólares al año, mientras que para uno más grande es de arriba de 40,000 dólares anuales.

“No competimos con el 911. Somos una herramienta útil para que las autoridades posean el mapeo de cómo se comporta el crimen y diseñen una estrategia. Lo que busca Smart 912 es elevar el costo al delincuente: que le sea difícil delinquir”, detalla.

 

Siguientes artículos

Banco Central salvadoreño aprueba normas para invertir fuera de la bolsa
Por

Las Normas persiguen la inversión en proyectos empresariales a mediano y largo plazo y establecen las disposiciones apli...