Por Graciela Nichols*

En días recientes el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Asociación de Bancos de México (ABM) anunciaron la implementación de un nuevo servicio de facturación que será instantánea, esto gracias a que se realizará la impresión de las facturas a través de las terminales bancarias. Pero, ¿Cómo funciona? ¿Qué implicaciones tiene? ¿Traerá ventajas o complicaciones?

En lo referente al tema del funcionamiento el contribuyente primero tendría que registrar de manera manual su RFC en una terminal bancaria, quedando así registrado en el sistema de tarjetas; permitiendo esto que cada vez que el contribuyente vaya a usar una de estas terminales, pueda obtener de manera automática su factura.

Ahora bien, de esto surge un tema que es importante para los contribuyentes. ¿Todas las compras tendrán siempre que facturarse? La respuesta es NO, al menos así lo plantea el SAT para la primera etapa de la implementación de este nuevo tipo de facturación. 

Este sistema se tiene previsto que llegue primeramente a las tiendas de conveniencia, gasolineras y restaurantes (donde existe mayor demanda de facturación diaria); así mismo el contribuyente podrá elegir qué compras quiere que emitan estas facturas. 

En cuanto a los bancos, aún no existe una obligación formal para que habiliten sus terminales, aunque el SAT hace mención que esperan que, si el periodo de prueba de 4 meses funciona de manera correcta, todos los bancos tengan ya esta opción disponible. 

Muchos se preguntarán que pasará con el sistema tradicional de facturación, y para su tranquilidad este no desaparecerá.

Este nuevo método de facturación viene propuesto con la idea de agilizar el sistema de obtención de facturas, así como para combatir el tema de la evasión fiscal; sin embargo, a pesar de los aparentes beneficios podría también traer serías repercusiones. 

El alto índice en robo de identidad a través de las tarjetas tanto de débito como crédito, crea una intranquilidad respecto a este tema. Imaginemos el siguiente escenario: “A usted contribuyente le roban su cartera con todas sus tarjetas bancarias, antes de que se percate o tenga tiempo de reportarlas, la persona que las sustrajo, realizó diversas compras y se emitieron facturas automáticas.” ¿Qué es lo que sucede con estas facturas? Si bien es cierto que los bancos ofrecen procedimientos para aclarar las compras no reconocidas, estos pueden tardar meses e incluso una vez concluidos, el resultado puede llegar a no ser favorable debido a las políticas de los bancos.

Así que lo anterior puede causar serios problemas a los contribuyentes, ya que el sistema financiero mexicano actual tiene muchos problemas en cuestión de controles de seguridad.

Por lo tanto, consideramos que a la par de la implementación de este nuevo tipo de facturación, se mejoren también los controles de seguridad para así evitar situaciones como la expuesta en el párrafo de arriba. 

Así que mientras el SAT no lo vuelva obligatorio, le recomiendo que se prepare para este 2020 y use una tarde para reflexionar si va a registrar su RFC para obtener sus facturas automáticas, si seguirá con su sistema tradicional de facturación e inclusive si es que seguirá utilizando tarjetas bancarias. 

 

Contacto:

LinkedIn: Graciela Nichols

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Te recomendamos: La evolución de los chatbots llega a tu banco

 

Siguientes artículos

Cierra más tratos y aumenta tus ventas con esta fórmula infalible
Por

Todo ejecutivo de ventas de cumplir con una cuota, eso una realidad. Pero, ¿cómo lograrlo de forma efectiva? Aquí te dar...