Por Pierre-Claude Blaise*

No cabe duda de que emprender es una tarea que demanda valentía y constancia. No basta una gran idea para ofrecer un servicio o un producto, requiere mucha energía constituir un negocio y, en una economía globalizada como en la que vivimos cada vez son más necesarias las destrezas digitales para ser realmente competitivo.

Un análisis realizado por Google y Endeavor detectó que una de las habilidades más solicitadas en 2018 por empleadores fueron las habilidades tecnológicas y de programación. Los emprendedores no deben estar exentos de esto, es esencial que ellos también adopten estas skills, sobre todo si consideran que el comercio electrónico es el futuro de cualquier servicio o producto que pretendan comercializar.

El e-commerce tiene que convertirse en un pilar sólido en la planeación de cualquier comercio emergente, no sólo porque es la forma más efectiva de diversificarlo y llegar a más consumidores. Es el primer paso para hacerle cara a mercados altamente competitivos como los son el estadounidense y el chino.

De acuerdo con eMarketer, el valor del comercio electrónico en Estados Unidos asciende a 521 mil millones de dólares y en China alcanza los 1.5 billones de dólares. Mientras tanto, en México apenas supera los 7,800 millones de dólares.

Vivimos una etapa emergente del comercio electrónico en el país, pero ello no significa que los emprendedores no deban mantenerse a la vanguardia y mirar a largo plazo, lo cual, en el día a día significa diseñar tareas operativas que consoliden la línea del negocio en el mundo digital.

Algunas de las razones básicas que cualquier emprendedor tiene que tomar en cuenta para el desarrollo de su plan de e-commerce son: llegar a mercados potenciales; la posibilidad tanto para el comercio como para los consumidores de interactuar 24/7, los 365 días del año y la recopilación de información que permite conocer mejor a los consumidores.

En tanto, para los consumidores resulta atractivo porque tienen a la mano mayor transparencia en cuanto a los precios; tienen a su disposición una mayor oferta de productos y servicios, así como la comodidad e inmediatez, además de la practicidad de recibir sus compras a su domicilio, lo que, a su vez, les genera un ahorro de tiempo.

Los datos no mienten. En la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO) hemos detectado un incremento en la frecuencia con la que los usuarios recurren al comercio en línea, convirtiéndolo cada vez más en parte de su estilo de vida.

Por ejemplo, las compras semanales se han visto impulsadas sobre todo por la adquisición de servicios. Mientras que Moda y Electrónicos siguen siendo las categorías más relevantes al momento de comprar en línea, la comida a domicilio y el supermercado comienzan a tener mayor frecuencia de compra por internet.

Otra de las tendencias que deben tomar en cuenta los emprendedores es la omnicanalidad que ejercen los consumidores. Con el aumento en la oferta, tanto en el canal físico como digital, los consumidores eligen complementar su experiencia de compra mediante alguna de estas tres opciones:

  • Webrooming: Buscar y comparar precios en internet, pero después comprar directamente en la tienda.
  • Showrooming: Buscar y comparar precios en la tienda física pero después comprar por internet.
  • Boomerooming: Primero buscar el producto por internet, luego ir a la tienda a verlo y tocarlo para finalmente comprarlo por Internet.

Esto nos demuestra que el comercio tradicional encuentra en el comercio electrónico un complemento y un impulso. Un ejemplo contundente es lo que hizo el gigante chino del e-commerce, Alibaba, al comprender que las tiendas físicas juegan un papel indispensable para el consumidor y, al emplear la tecnología y los datos logran insertarse en la economía digital de manera exitosa.

Mediante el plan A100, Alibaba pone a disposición de comercios de distintos tamaños herramientas para ayudarlos en su digitalización. Mediante su sistema operativo empresarial planea mejorar las capacidades digitales de los comercios adheridos al programa, tales como la innovación de producto con base en el análisis de datos o el marketing digital.

Con 650 millones de usuarios activos al mes, Alibaba tiene las herramientas para ayudar a los comercios a capitalizar su crecimiento, y no sólo eso, también impulsar el crecimiento de la clase media, algo que, sin duda, tiene un impacto positivo en la economía.

*Director de la Asociación Mexicana de Venta Online

 

Contacto:

Twitter: @amvomexico

Facebook: AMVOMEX

Página web: amvo.org.mx

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El fin del líder o cuando el liderazgo no funciona
Por

Sabemos que un líder está enfrentando su ocaso cuando no muestra habilidades de comunicación efectiva. Cuando, en su rel...