El doblaje es una industria con un valor estimado de más de 60 millones de dólares (mdd) en México, país que se destaca por ser un pionero en la industria y por su calidad.

Actualmente México acapara el 70% del doblaje neutro (doblaje latino) que se utiliza a nivel mundial; Estados Unidos es el principal país que utiliza el doblaje nacional.

Con el fin de proteger y fortalecer la industria nacional del doblaje, los estudios Caaliope Dubbing & Distribution, Dubbing House, Labo y Macías Group conformaron el Consejo de Empresas Mexicanas de la Industria del Doblaje (CEMID).

“Estamos en una etapa en la que es necesario elevar la calidad, elevar la eficiencia y ese es el momento en el que estamos actualmente. Debemos perfeccionar la industria y es por eso es que nos unimos”, destacó Carlos Sánchez, vicepresidente del CEMID.

El objetivo principal del Consejo se divide en cuatro ejes: 1) establecer estándares de calidad, seguridad, infraestructura, transparencia y ética de trabajo a nivel internacional; 2) promover el doblaje mexicano en mercados extranjeros; 3) fomentar el desarrollo del talento y actores de doblaje y 4) desarrollar un Acuerdo General de Servicios.

El sector genera alrededor de 7,000 empleos directos e indirectos y los trabajos se centran en series y películas producidas en Estados Unidos. Por ejemplo, el estudio Caaliope Dubbing & Distribution trabaja con History Chanel, FOX y en algunos de los principales proyectos de Netflix.

Aunque en décadas pasadas las series japonesas ocupaban un lugar predominante en los trabajos de los artistas nacionales de doblaje, ahora las series coreanas están ganando terreno.

“Caaliope trabaja mucho material de Corea”, destacó el vicepresidente del CEMID.

Una «sana» competencia

Los países de América Latina como Chile, Argentina, Venezuela y Colombia son la principal competencia para la industria del doblaje de México. Incluso muchos directores de doblaje se han formado en el país.

“Lo que ahora urge es proteger la industria nacional. En los últimos años hemos visto que nuestros colegas de América Latina, que son como nuestra competencia, están ofreciendo precios más bajos que los de México”, dijo Carlos Sánchez.

De acuerdo con el vicepresidente del CEMID, es necesario contrarrestar eso con calidad y certificaciones. En sus propias palabras su objetivo no es buscar una industria monopólica “ni gansteril”.

“Respetamos a la competencia, pero tenemos que competir con calidad, pero en los últimos años se ha perdido entre 25 y 30% del mercado nacional por precios cuando la calidad en el país es mucho mejor”, destacó Sánchez.

Te recomendamos: 

Última llamada: Estas series tendrán su temporada final este año

 

Siguientes artículos

El Tren Maya puede ir, pero sin descuidar la promoción turística: industria
Por

A finales de 2018 se anunció que desaparecerá el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), para destinar los recu...