No han sido pocas las veces en las que Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, muestra a sus contrincantes encuestas de preferencias electorales en las que rebasa hasta por 20 puntos a sus contrincantes como una prueba de que vencerá en las elecciones del 1 de julio.

Pero las encuestas que se elaboran para medir el sentimiento de los votantes durante las campañas no predicen el futuro, sino que se limitan a describir el presente, advierte Francisco Gándara, director general de Sigma Dos México, empresa especializada en Investigación de Mercados y Opinión Pública.

Lo anterior tampoco significa que estas técnicas de soporte científico con base en la estadística y matemática, no sean confiables, por el contrario, se trata de una observación parcial del universo que conforma a la sociedad para poder inferir sus preferencias los gustos y las expectativas.

“Una encuesta se hace a partir de la observación parcial de un todo, pero esa parte refleja perfectamente el todo. Es como cuando tienes un asunto clínico y vas al médico a diagnosticarte y el médico no necesita revisar todos los órganos para saber de un posible padecimiento, te toma una muestra representativa de sangre para diagnosticar”, apunta el especialista en entrevista con Forbes.

PUBLICIDAD

Te puede interesar | AMLO mantiene distancia, pese al avance de Anaya: encuesta El Financiero

Pero en procesos electorales las encuestas no se limitan a diagnosticar, sino que generan un efecto en sus lectores y en ese sentido pueden ser utilizadas como una estrategia para influir.

“En esta gran fuerza para influir aparecen multiplicidad en estas empresas que sin el contexto adecuado generan información y pretenden provocar una reacción para favorecer en una encuesta o influir en sus decisiones”, advierte Gándara.

En ese sentido apunta que el Instituto Nacional Electoral (INE) reguló a empresas que generan este tipo de información, mismas que deben de presentar una ficha metodológica que indique cómo se hizo la investigación y qué técnica de levantamiento de información se llevó a cabo.

Además de dar un panorama a los votantes respecto a las preferencias electorales de una nación, las encuestas revelan un dato valioso para los integrantes y estrategas de las campañas electorales: los indecisos.

Estos votantes, que aún no tienen claro que decisión tomaran al momento de llegar a la urna, son el objetivo de los estrategas de las campañas que buscan generar las propuestas y técnicas de persuasión más eficaces para sumar más votos.

Los resultados que muestran las elecciones de preferencias en los candidatos a la presidencia del país, son tan determinantes, que es muy poco probable que tengan margen de error.

“Si hiciéramos una encuesta de encuestas, que es muy recurrente para eliminar estos extremos en cada una de las posibles desviaciones, regularmente nos da un mismo resultado que da con mucha claridad y consistencia el ordenamiento de los actuales candidatos quién es el primer lugar, quién es el segundo y quién va en tercero, aunque algunas observen de manera distinta”, afirma Gándara.

Lee también | AMLO lidera con pérdidas; Anaya y Meade crecen: encuesta México Elige/SDPNoticias

 

Siguientes artículos

#Verificado2018 | ¿Es viable la propuesta aeroportuaria de AMLO?
Por

Hasta ahora, López Obrador y sus asesores no han presentado un estudio técnico actualizado, sobre que es factible que op...