Ricardo Monreal, el hombre que dirigirá al grupo parlamentario de Morena en el Senado –que por primera vez estará conformado por una mayoría de izquierda–, se asume como una persona distraída.

“He perdido más de seis sacos” asegura al arribar a las oficinas de la calle General Prim, en donde atiende sus obligaciones previas a su toma de protesta en el Senado de la República el 1 de septiembre, pero enseguida advierte que su condición de olvidadizo es propia de las personas con muchas ocupaciones.

No se trata de una afirmación a la ligera, el tres veces diputado federal, dos veces senador, exdelegado de Cuauhtémoc y gobernador de Zacatecas de 1998 a 2004, está por asumir una de las tareas más complejas de su carrera política, presidir a la bancada más numerosa del Senado, la misma que pretende integrar cambios profundos en el Legislativo, como el programa de austeridad y la puesta en marcha de una agenda de 12 puntos establecida por el propio Andrés Manuel López Obrador.

Pero el mayor desafío del puesto que está a punto de desempeñar es apoyar a la transformación de un México convertido en un océano de sangre y un gobierno enfocado en privilegiar a su clase política, afirma.

PUBLICIDAD

“Es una etapa histórica, por primera vez en la vida del país la izquierda tendrá mayoría en ambas cámaras. La población le entregó el apoyo completo al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, entonces es un desafío enorme porque hay una gran expectativa en la población de que las cosas cambien, de que las cosas sean distintas y esto implica un peso muy fuerte para los que somos legisladores y que provenimos de este movimiento social”, asegura Monreal en entrevista con Forbes México.

Te puede interesar: AMLO y Monreal van por plan de austeridad en el Senado

Tan sólo en los primeros tres meses de funciones de la LXIV Legislatura esperan poder integrar un plan de austeridad que elimine los privilegios de los funcionarios de la cámara alta, con el que se ahorraría alrededor de 1,500 millones de pesos; aprobar las reformas necesarias para la creación de la Secretaría Seguridad Pública; y la designación de los Fiscales general, anticorrupción y electoral.

Estas tareas, que son fundamentales para arrancar con el proceso de “la cuarta transformación”, se tendrán que completar con la integración de todos los grupos parlamentarios, misma que se buscará a través del dialogo, afirma Monreal. Sin embargo, no descarta “ejercer la mayoría de manera responsable” cuando sea indispensable y necesario por el bien de la República.

Los primeros cien días de un gobierno se establece como un periodo en el que se identifican las prioridades de una administración, desde su perspectiva: ¿De qué vamos a ser testigos en este periodo que puede dar cuenta que se está iniciando el proceso de transformación?

Van a fijarse las bases. Andrés Manuel recibirá un país hecho pedazos con una gran corrupción con una deuda de 10 billones de pesos, con problemas a punto de estallar como son las pensiones, con una burocracia dorada pesada, aparte de la inseguridad pública, el desempleo, la crisis económica, la crisis en educación, en salud.

El país está hecho pedazos y obviamente seis años se antojan pocos para poder iniciar un proceso que pueda revertir todas estas carencias. Pero Andrés es muy perseverante, va a lograrlo, va a dar ejemplo, va a ser uno de los mejores presidentes que ha tenido el país.

 

López Obrador ya acordó con la actual administración enviar una serie de reformas para la creación de la Secretaría de Seguridad Pública y sus propuestas para presidir la Fiscalía General, ¿estas tareas se van a concluir antes de que tome protesta como Presidente de la República?

Confió en que sí, abonaremos con nuestros mejores oficios de que esto es lo más conveniente. Que la reinstalación de la Secretaría de Seguridad Pública y el nombramiento del Fiscal General son urgentes para rescatar la tranquilidad y para pacificar al país.

Yo sí creo que Andrés Manuel, desde el primer día, se va a dedicar de tiempo completo como un objetivo central en lograr la seguridad pública que todos merecemos, porque actualmente estamos en un océano de sangre, en un océano de asesinatos, es un problema gravísimo, territorios completos en donde ya se perdió el control institucional y que están a disposición de los capos y en cárteles de la droga.

Este es un problema grave al que Andrés se va a enfrentar como presidente y va a lograr que aminore, que descienda, que logremos niveles de estabilidad.

Son indispensables, por eso creo que estamos en un momento clave y después de la designación del Fiscal General, vendrá el Fiscal Anticorrupción y el Fiscal Electoral. En este momento no hay fiscales en el país, no hay procuradores de justicia, está ausente esta figura y el problema de la inseguridad en el país es muy grave.

 

¿Cómo se va a garantizar la autonomía del Fiscal General si AMLO integró ya sus propuestas a la lista de los 10 que se analizaran en el Senado, donde Morena es mayoría?

No le quitará peso, primero porque se requiere mayoría calificada, no mayoría simple, se requiere que otras fuerzas políticas avalen el nombramiento del fiscal general; segundo (vamos a vigilar) que sea una personalidad autónoma, con prestigio, con honestidad, con capacidad, porque este puesto es fundamental para la República.

Ténganlo por seguro, tengan la seguridad de que habremos de hacer el mejor de los esfuerzos por seleccionar, decidir y elegir al mejor elemento que nos garantice a todos que se actuará estrictamente conforme a la ley, con autonomía con profesionalismo y una actitud de prestigio.

 

¿Cómo está visualizando la participación de Morena como partido mayoritario en ambas Cámaras y su relación con los demás partidos?

Se va a dialogar mucho, en el Senado, aunque tengamos mayoría actúan otras fuerzas políticas, no aplicaremos una mayoría automática que la tenemos, sino que intentaremos privilegiar el consenso y platicar muchos con los otros grupos parlamentarios para lograr el mayor consenso y mayor oportunidad de coincidencias de todos los grupos parlamentarios.

Cuando sea indispensable y necesario por el bien de la República y ejercer la mayoría de manera responsable lo haremos, generaremos consensos y acuerdos.

 

¿Qué hay de la relación que se va a establecer con el próximo presidente Andrés Manuel López Obrador y la Cámara de Senadores? ¿Se va a establecer una línea entre el poder legislativo y el ejecutivo?

Habrá autonomía, tendremos una autentica colaboración de poderes no de subordinación, menos de supeditación. Andrés no lo quiere, el Presidente de la República no lo quiere, él se ha pronunciado por un equilibrio de poderes, se ha pronunciado por una República, por una división autentica de los poderes.

 

12 puntos de AMLO prioridad en agenda legislativa

Aunque no serán los únicos temas de la agenda legislativa, la prioridad del grupo parlamentario de Morena en el Senado será atender el plan de 12 puntos para reformar el país que presentó AMLO el pasado 12 de julio a los legisladores de ese partido.

La agenda de López Obrador incluye reformas para considerar delitos graves el robo de combustible y los delitos electorales, elaborar la ley para trasladar el Estado Mayor Presidencial a la Secretaría de Defensa, revocar la reforma educativa, elaborar el proyecto de reforma para terminar con fueros y privilegios.

Monreal advierte que el objetivo de generar “un cambio profundo” no será bien recibido y encontrará resistencias.

Todos los cambios, los inicios del cambio de régimen tiene resistencias, éste no estará exento, pero tenemos la razón, el enojo contra los políticos es enorme por esta situación de privilegios, salarios insostenibles, eso es parte de lo que nosotros llevamos a la plataforma política de Morena de la coalición por eso vamos a estar en consecuencia, afirma.

 

Siguientes artículos

AMLO y Monreal van por plan de austeridad en el Senado
Por

De acuerdo con Ricardo Monreal, próximo coordinador de los senadores morenistas, aplicando una política de austeridad pr...