La mayoría de las respuestas de Claudia Sheinbaum son breves y claras, incluso cuando se formulan cuestionamientos respecto a temas controversiales o que provocarían un tono enfático de cualquier político.

A la precandidata de Morena para Jefa de Gobierno parece que la descolocan pocas cosas y responde con la misma tranquilidad cuando se le cuestiona sobre su plan para bajar los índices de inseguridad en la Ciudad de México en caso de que resulte victoriosa en las urnas el próximo 1 de julio, que cuando se le mencionan los señalamientos de omisión en la clausura y demolición del colegio Rébsamen antes que se derrumbara en el sismo del 19 de septiembre, lo cual costó la vida de 19 niños y siete adultos.

En enero de este año, un grupo de padres de las víctimas del colegio exigió que la precandidata y exdelegada de Tlalpan compareciera ante la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México; además, sus adversarios políticos señalan constantemente su presunta omisión.

Pero Sheinbaum afirma que está del lado de las víctimas, que ha actuado con total transparencia al entregar a cada padre de la escuela un libro de los documentos disponibles en la delegación referentes a la construcción y no está preocupada ante la posibilidad de que el tema le reste puntos en el proceso electoral.

PUBLICIDAD

“No me preocupa porque tenemos claro lo que hicimos y voy a ser siempre muy responsable, muy abierta, además es un tema delicado y por convicción siempre vamos a estar de lado de las víctimas y la justicia, si uno quiere gobernar la Ciudad de México tiene que estar necesariamente del lado de la justicia”, señala en entrevista con Forbes México en su casa de campaña, una vivienda de tres plantas, provista únicamente con mesas y sillas de plástico como mobiliario para un reducido grupo de apoyo, ubicada en la colonia Portales.

Su propuesta de gobierno se basa en la “honestidad y la innovación” y no se desmarca de ninguno de los planes del candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, incluso en propuestas como la de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, misma que ha sido calificada de irresponsable y riesgosa tanto por funcionarios como otros contendientes en el proceso electoral.

En varios actos públicos de su precampaña se presentaron grupos a violentar a los asistentes y con el objetivo de evitar que se llevaran a cabo, tomando en cuenta eso. ¿Qué balance hace de este proceso y que espera?

No veo la campaña como difícil, hemos recorrido más de 100 colonias, barrios y pueblos de la Ciudad de México, la aceptación es cada vez mayor y de parte de la gente hay mucho entusiasmo. Tuvimos el problema de Coyoacán, la agresión que sufrimos, pero fuera de eso y que nos han querido impedir tener eventos en un lugar, nos movemos a otro punto, no hemos caído en ninguna provocación y el entusiasmo es muy grande.

Y pese a estos actos violentos, los integrantes de Morena y usted se pronunció en contra de integrarse al Pacto de Civilidad promovido por el Gobierno de la Ciudad de México.

Querían que nos sentáramos a firmar un pacto con el grupo que nos había agredido sin que hubiera justicia de por medio, y por eso nosotros decíamos “a ver para que se cumpla la ley no necesitamos un pacto de civilidad”. Y quien ha actuado con civilidad es Morena, no hemos actuado con violencia, hemos respetado la ley entonces lo que pedíamos es que se hiciera justicia no un pacto de civilidad con los agresores.

Ahora bien, ¿considera que la elección se va a definir entre Alejandra Barrales y usted? ¿Serán dos mujeres entre las que se disputará la jefatura de gobierno de la Ciudad de México?

Sí, evidentemente es entre dos mujeres, pero más bien es entre dos proyectos.

Uno de continuidad que ha sustentado el gobierno actual en la corrupción, la compra del voto, el fraude, uno con el que la ciudadanía está muy descontenta con el actual gobierno de la Ciudad porque las cuentas que ha entregado son negativas en la mayoría de los casos.

Y el otro proyecto de innovación que rescata la Ciudad de la Esperanza de Andrés Manuel López Obrador, pero que presentamos un proyecto innovador en términos de nuevas tecnologías, en conocimiento, el vínculo con la academia y la ciencia, para generar un plan de ciudad que nos permita sacar adelante a la Ciudad en los problemas más grandes como inseguridad, movilidad, servicio de agua potable.

Entonces estamos construyendo este proyecto sobre la base de la innovación, la honestidad y nos coloca en un proyecto de continuidad e innovación reconociendo las virtudes de un gobierno como el que fue el de Andrés Manuel López Obrador.

 

El aeropuerto no va

La investigadora y miembro del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU habla de hacer un diagnóstico de diversas problemáticas de la Ciudad con el objetivo de implementar proyectos que las mitiguen, incluso tomando en cuenta políticas públicas de otros países.

En lo que Sheinbaum no tiene duda es en apoyar el proyecto de López Obrador para cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, que de acuerdo con declaraciones de Federico Patino, director general del Grupo Aeroportuario de la Ciudad, para 2018 llevaría un avance en las obras de 50% y que revocar su edificación sería renunciar a 3.3% del PIB.

El tema del aeropuerto no goza de la aceptación del licenciado López Obrador es un proyecto muy grande y por otro lado quedaría un espacio disponible que podría transformar el mapa de la Ciudad ¿Qué postura tiene usted?

Tengo una posición que hemos construido conjuntamente para el país y la Ciudad, estoy convencida que Andrés Manuel López Obrador va a ser presidente de México y va a ser muy fácil la decisión y el tema es que se conserve el aeropuerto actual y que se construya un aeropuerto ligado en (la base militar de) Santa Lucía y que se pare el proyecto del nuevo aeropuerto que no es de la Ciudad de México sino del Estado de México.

Esto porque tiene muchos problemas técnicos, aun cuando lleva cierto avance, va a tener problemas gravísimos de mantenimiento y operación porque es una zona que se está hundiendo, zona arcillosa que tiene hundimientos diferenciales. Además, se está generando un impacto ambiental que se podría catalogar como ecocidio, porque se desecó el lago Nabor Carrillo, que era un espacio en donde las aves migratorias llegaban y hoy no están llegando, para poder rellenar el terreno se han hecho minería de material en lugares cercanos que generan gravísimos impactos ambientales y que no van a parar por las características del suelo en ese aeropuerto se van a tener que seguir nivelando y por otro lado es el impacto económico de la Ciudad al quitarle el aeropuerto a la Ciudad de México.

Y el otro gran tema del espacio que va a quedar y que todo mundo dice que va a estar perfecto, pero y ¿quién lo va a pagar? Se tiene que descontaminar los suelos, ¿con que recursos? ¿Va a ser un desarrollo inmobiliario, o sea recursos privados, quien pague lo que se va a desarrollar ahí? ¿Con qué agua, con qué drenaje?

Construir un área verde en ese tipo de suelo contaminado requiere miles de millones de pesos. Desde mi perspectiva es un error la construcción del aeropuerto.

Pero se trata de una gran inversión del extranjero, ¿no serían señales muy negativas la cancelación?

No, es cuestión de hablar con ellos, el diálogo y acuerdos son indispensables en estos temas. Santa Lucía cuesta menos de la mitad del Lago de Texcoco, no se habla de parar los contratos sino se trata de ver las características, ver cómo se redireccionan las inversiones.

Pero el tema aquí es que se está haciendo una gran inversión que va a tener un costo de mantenimiento y operación muy alto e impactos ambientales gravísimos, que generalmente se revierten.

El otro aeropuerto está planteado que en su primera etapa va a tener el mismo número de pistas que el actual, es decir es un proyecto para 2050 casi y es mucho más rápida la construcción de Santa Lucía, hay técnicos que han revisado esto, no es una ocurrencia.

 

Contra la corrupción, funcionarios honestos

Uno de los principales objetivos de Sheinbaum en caso de llegar a la Jefatura de Gobierno es contener la corrupción y los “gastos suntuarios” de la actual administración.

Según la secretaria de Medio Ambiente de la administración de AMLO, el primer paso para tener un gobierno honesto es integrar funcionarios honestos.

¿Cómo planea generar este combate a la corrupción que menciona constantemente? ¿Se tendría que hacer una limpia a funcionarios públicos e investigar a los de la administración actual?

Tiene que haber funcionarios honestos, no puede haber gobierno honesto sin funcionarios honestos y es cuestión de escoger perfectamente a los funcionarios con capacidad, liderazgo, trabajo y al mismo tiempo una trayectoria honesta y hay mucha gente así en México.

Segundo, se tienen que generar esquemas de contrapesos ciudadanos de información pública que permitan realmente saber y controlar que no se está cometiendo ningún acto de corrupción.

Y tercero, el tema de la impunidad en actos de corrupción no le corresponde necesariamente al ejecutivo sino al orden judicial y creo que el Sistema Anticorrupción que votó la Asamblea Legislativa es un sistema con más de 150 puestos nuevos, no creo que se requiera aumentar la burocracia para disminuir la corrupción y en todo caso lo que se requiere son los controles necesarios, la obligación de la transparencia y rendición de cuentas, nosotros hablamos de gobierno abierto, es decir que se abra la información y al mismo tiempo que la ciudadanía pueda participar en las decisiones para poder tener buen control.

La mujer que actualmente es puntera en las encuestas de preferencia de voto para la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México afirma que se siente tranquila incluso con las largas jornadas que una campaña electoral plantea, pero ello no implica que se desentienda de dar una fuerte batalla en las campañas.

“Estoy muy tranquila porque veo la respuesta de la gente, me estoy ocupando, mi mayor preocupación es construir un proyecto de ciudad, claro que bien planeado, con la ciudadanía que nos permita saber desde el primer momento qué tenemos que hacer y cómo los tenemos que hacer, si nos critican o no es parte de la campaña y me siento muy tranquila por la respuesta de la gente. Hay un entusiasmo muy grande por transformar la ciudad que se acompaña de este tema por transformar el país”.

Lee también: Entrevista | Barrales reconoce que permeó la corrupción en CDMX

 

Siguientes artículos

mancera-cdmx
Mancera sigue sin definir fecha para dejar Gobierno de la CDMX
Por

El jefe capitalino señaló que aún hay varios temas legales que analizar y que la ley marca que tiene hasta finales de ma...