Por Hugo Salvatierra Arreguín

Francisco González, presidente de BBVA, subió al estrado en la universidad de Harvard y dijo: “Muchos bancos convencionales se van a quedar en el camino, y los que tengan éxito ya no serán bancos, sino compañías de software, que competirán con los actores digitales y tendrán una propuesta de valor completamente diferente.”

El discurso dado en la presentación del libro Reinventar la empresa en la era digital, el 22 de marzo de 2015, dice más de lo que parece. Los números del banco español le dieron a su líder el derecho de hablar como lo hizo, pues duplicó sus clientes digitales entre 2011 y marzo de 2015, al alcanzar 12.5 millones; del total, 50% utiliza tecnologías móviles.

En otra parte del mundo, en el Innovation Jam Miami, que tuvo lugar el 11 de marzo, presentaron un robot que daba asesoría financiera en productos para invertir, tras analizar con un algoritmo las circunstancias del individuo, como su capacidad de riesgo crediticio.

PUBLICIDAD

 

Impulso millennial

Hay una revolución en las formas de acercarse a los clientes, entre ellos los millennials, que esperan algo nuevo de los bancos y sus servicios. Los nacidos entre la década de los ochenta y la primera mitad de los noventa no conciben que abrir una cuenta implique llenar una cantidad de formularios, y antes que el banco con la tasa de interés más baja, quieren uno con un portal accesible o cupones de puntos para comprarse un café.

Hay otros ejemplos afortunados. La aplicación BBVA Wallet, dirigida a millennials que manejen tarjeta de crédito, tuvo 300,000 descargas en pocos meses, según el banco. En tanto, BBVA Send, para el envío de dinero sin tener que teclear la cuenta del destinatario, en dos años permitirá acceder a un crédito sin ir a una sucursal.

“Vamos a llegar a hacer cosas impensable. Por ejemplo, en el momento en que tú deslices tu tarjeta en un comercio y llegues a 80% de tu límite, te voy a mandar una notificación push a tu celular y te voy a decir: ya se te está acabando tu línea de crédito, ¿quieres más”, cuenta Hugo Nájera, director de Banca Digital de BBVA Bancomer.

Hay otras innovaciones. Por ejemplo, cuando Visa detecta que no hay opciones para pagos electrónicos en algún país se dedica a proveer soluciones mediante los teléfonos y el uso de diferentes APIS (códigos para comunicar aplicaciones entre sí). En India, un territorio con mucho efectivo, pero sin infraestructura suficiente, emplea un código QR o un mensaje de texto para realizar pagos.

 

Siguientes artículos

Dan con señal de cajas negras de vuelo EgyptAir
Por

Las cajas negras del avión emiten una señal para su localización durante 30 días; el accidente ocurrió el 19 de mayo en...